La candidata de Unidas Podemos al Congreso por la provincia de Cádiz.
La candidata de Unidas Podemos al Congreso por la provincia de Cádiz. - Francis Jiménez
ELECCIONES GENERALES 28- Abril

Noelia Vera: «VOX es el Partido Popular desmelenado»

La cabeza de lista de Unidas Podemos por la provincia de Cádiz reivindica al PSOE como único posible compañero de viaje y le pide que se aclare

CádizActualizado:

Sostiene que ya pasó la etapa de mayorías absolutas, que la provincia de Cádiz está en situación de «emergencia social» y que el voto útil es la papeleta a Unidas Podemos. Noelia Vera (El Puerto de Santa María, 1985), diputada nacional y portavoz de Podemos, cabeza de lista al Congreso por la provincia de Cádiz en las próximas Elecciones Generales mira al 28 de abril con el foco puesto en conseguir un Gobierno de izquierdas con el PSOE.

Están centrando sus mensajes de campaña en las eléctricas, las 'cloacas' del Estado y los partidos conservadores. Pero ¿qué hay de Cádiz?

En esta legislatura Cádiz por primera vez ha estado en el foco en el Congreso de los Diputados por muchas cuestiones. Es la primera vez que hemos visto al Presidente comparecer para contar qué pasa con el empleo, con las corbetas, con Astilleros, etc. Nosotros tenemos una hoja de ruta muy clara con Cádiz.

¿Cuáles son los intereses de los gaditanos que Unidas Podemos proponen defender en el Congreso?

Nuestras propuestas se basan en justicia social y creación de empleo. En cuanto a empleo hemos presentado dos planes específicos, tanto para el Campo de Gibraltar (donde nos parece necesario hacer una transición energética, una moratoria que deje la industria pesada y cree empleo a través de la industria sostenible) como para la Bahía de Cádiz. Este último ha sido el resultado de una mesa de empleo que hemos tenido con los trabajadores y sindicatos durante estos tres años, que ha tenido como resultado 123 propuestas de empleo para la provincia que ya hemos llevado al Congreso. Hay que hablar también del ferrocarril, de medidas para el mundo rural para que la Cádiz vaciada vuelva a poblarse; hablamos también de derechos humanos y del cierre de los CIEs de Tarifa y Algeciras y de hacer una recepción basada en los derechos humanos de los migrantes cuando llegan a nuestras costas.

¿Cuáles son las inversiones públicas más urgentes que hay que hacer en la provincia?

Un plan de choque de empleo para la Bahía, porque creo que la Bahía de Cádiz tiene que considerarse que está en una situación de emergencia laboral. Un plan de transición energética que significa la rehabilitación de bastantes edificios en todas las ciudades para que además genere trabajo y mano de obra. Un plan diferente para las Aletas basado en el turismo sostenible. Y un plan para los Astilleros basado en rejuvenecer la plantilla, trabajar en I+D+I con la Universidad de Cádiz y crear otras industrias sostenibles y otra producción diferente que no sean la dependencia única y exclusivamente de la armamentística. El empleo es nuestro principal foco de trabajo para la provincia de Cádiz pero hay muchas cosas más que son medidas estatales que tienen una traducción importante en la provincia de Cádiz por las circunstancias específicas.

¿Por ejemplo?

Por ejemplo creemos que la mala situación del empleo tiene que ver no solo con la falta de empleo sino con la mala calidad del empleo que tenemos. Por ello proponemos un plan contra la precarización del empleo basado en una medida sencilla como es acabar con los contratos temporales y hacerlos indefinidos. También proponemos que la jornada laboral se minimice a 34 horas semanales o que la escuela infantil de 0 a 3 años sea gratuita, esta medida tendría un impacto muy alto en la calidad del empleo.

¿Cómo cambiaría la situación en el Campo de Gibraltar?

La situación en el Campo de Gibraltar es alarmante. Vemos a todo el mundo preocupado con el aumento del narcotráfico y el tráfico ilegal de drogas y no se pone el foco en que lo que hacen falta no son más policías sino crear empleo y que los chavales jóvenes no se vean tentados a hacer otras cosas ilícitas a las que no se deberían dedicar. Estamos en una situación de emergencia. Creo que la provincia de Cádiz no ha salido nunca de la situación de emergencia. Cádiz ha sido abandonada siempre sistemáticamente por la Junta y por cualquiera que gobernara en el Estado.

Llevamos años hablando de la carga de trabajo de Astilleros ¿Cómo piensa transformarla?

Vamos a presentar dentro de muy poco un estudio que hemos hecho con las universidades y expertos de todas las disciplinas para presentar propuestas concretas. Tenemos recursos naturales (para energías renovables) y recursos humanos (gente preparada) de sobra pero hay que tomar medidas ya. No puede ser que Navantia se alimente prácticamente de las subcontratas y que las subcontratas estén en condiciones laborales muy inferiores de las que están los trabajadores de la plantilla. Eso hay que regularlo de alguna forma. También es necesario crear una oficina que cree contratos de trabajo estables. No tenemos una oficina comercial que busque contratos. Una de las grandes medidas estatales del programa de Unidas Podemos tiene que ver con aprovechar nuestra industria actual y nuestras capacidades de recursos humanos actual para la producción de energías renovable, de maquinaria para las enerrgías renovables. En la provincia de Cádiz se podría hacer con voluntad política.

Unidas Podemos es un partido abiertamente feminista. ¿En qué se diferencia de otros por serlo?

Es entender el momento en el que vivimos. El 8 de marzo pasado y anterior fue un punto de inflexión en el feminismo en este país. La mitad de la población no nos sentíamos representada. Ahora somos Unidas Podemos y es el tiempo de las mujeres. Tenemos propuestas muy concretas, por ejemplo, que todos los órganos de la administración pública sean paritarios y estos se tengan que adaptar en cuatro años. Esto también sirve para organismos que dependen de subvenciones públicas como la Real Academia de la Lengua Española, que es inaceptable que esté formada por un 80% de hombres. Quien no se adapte, perdería la subvención. Otras medidas tienen que ver con la lucha contra la violencia machista, la conciliación laboral y la justicia social y laboral pero también con que estemos representadas.

Hace cuatro años eran Unidos Podemos. ¿En qué se diferencia el Podemos de 2015 del de 2019?

Se parecen en todo. Hemos cambiado muy poquito y hemos sido autocríticos. En este tiempo hemos cometido fallos. Hemos pecado de dos cosas. Por un lado, de hablar demasiado de nosotros mismos y en público; y por otro lado de habernos institucionalizado más rápido de lo que deberíamos. De no haber estado nunca en las instituciones a de repente gobernar en ayuntamientos como el de Cádiz, estar en el Parlamento andaluz o en el Congreso de los Diputados hace que te institucionalices más rápido quizás de lo que deberías. Quizás pensamos y nos creímos que podíamos hacer muchos más cambios y más rápido y luego te das cuenta de que la institución no funciona la ritmo de tu voluntad política.

¿Cómo se lleva eso?

Genera frustración aunque se han conseguido muchas cosas siendo la tercera fuerza política si bien es cierto que no tan rápido como hubiésemos querido. Un ejemplo, las negociaciones del salario mínimo interprofesional, los derechos de maternidad y paternidad o echar a Mariano Rajoy.

Las encuestas le conceden un descenso de votos. ¿Qué valor le otorga a las encuestas?

Las encuestas las cogemos con pinzas porque nunca nos han tratado bien o nunca han acertado. Para el 20 de diciembre nos daban un peor resultado del que nos dan ahora y luego resulta que sacamos el doble. Para el 26 de junio nos pasó lo contrario. Por tanto, no nos fiamos ni para bien ni para mal. Sin embargo sí hay cosas que indican que parece que se van a cumplir. Todas coinciden en que mayorías absolutas no va a haber y va a ser necesario dialogar, pactar y llegar a acuerdos.

¿Cómo se lleva ser azote del PSOE y al mismo tiempo único posible compañero de viaje?

Somos muy diferentes al PSOE pero hay aspectos programáticos en los que se puede llegar a acuerdos con los que no podríamos llegar nunca ni con Cs, ni con PP y mucho menos con VOX. No obstante, hay una diferencia muy clara entre el PSOE y nosotros y es que nosotros no tenemos mochilas. El PSOE tiene a muchos exministros y exdiputados sentados en Consejos de Administración de grandes eléctricas, de la CEOE, etc. Por eso decimos que el único voto útil para llegar a una agenda social de cambio es Unidas Podemos, porque no tenemos ninguna deuda con nadie. Nosotros damos la garantía de que cuando Pablo Iglesias se siente delante de una eléctrica o de un fondo buitre le podrá decir abiertamente que tiene que bajar el precio de la luz o de la vivienda. El PSOE eso no lo puede hacer.

Las encuestas vaticinan una caída de Unidas Podemos en la provincia de Cádiz pero al mismo tiempo se disputarían con VOX ser segunda fuerza. ¿Qué creen que han hecho mal para que VOX le vaya a la zaga?

Unidas Podemos y VOX competimos por electorados diferentes. Creo que VOX, Cs y PP compiten por el mismo electorado, y nosotros con el del PSOE. Lo que dicen las encuestas es que el PSOE se podría llevar uno de nuestros dos diputados actuales.

Pero reconocerá que la situación es extraña y voluble. ¿Qué análisis hace del escenario político actual en la provincia?

VOX ha irrumpido con fuerza en Andalucía y posiblemente lo veamos en el Congreso de los Diputados después del 28 de abril. Para mí VOX es el Partido Popular desmelenado. Es el mismo discurso del PP pero yendo más de frente en asuntos en los que el PP no se atrevía: migración, memoria democrática o la Reconquista, como dice Abascal. Los programas electorales en economía o justicia social son los mismas prácticamente. Me pone los pelos de punta que estén consiguiendo (VOX) convencer a gente.

¿Cree que su caída de votos se debe a la lucha intestina de su partido?

Haciendo un ejercicio de autocrítica que no hacen otros partidos, hemos cometido dos fallos: hablar mucho de nosotros en público y creernos que podíamos cambiar las cosas más rápido. Eso hace que nos hayamos parecido a un partido más y eso nos ha pasado factura. Pero no creo que la culpa sea solo nuestra. La actualidad demuestra que ha habido un interés de los poderosos de este país por destruir cada vez más a Unidas Podemos y, en concreto, a Pablo Iglesias. Ya hemos visto que ha habido una parapolicía a sueldo del ministerio del Interior para perseguirnos, espiarnos y construir pruebas falsas contra nosotros.

Hay mucha gente en Cádiz que está indecisa. ¿Qué le diría?

Que valoren lo que hemos hecho hasta ahora y lo que ha hecho el PSOE, el PP y CS. Yo creo que Cádiz nunca ha estado tan bien situada, al menos en la agenda política, como ahora. Hay tres alternativas: que gobierne PP con Cs y Vox como en Andalucía; que haya un Gobierno de derechas de PSOE con Cs o una tercera alternativa que sería un Gobierno en el que UP tire del PSOE y consigamos hacer las cosas que ellos nos se atreven a hacer.

Pone usted al PSOE de partido desideologizado que es de derecha o de izquierda dependiendo de con quién gobierne. Sin embargo todas las encuestas indican que será el más votado...

Nosotros tenemos muy claro nuestro proyecto de país. El PSOE no tiene claro dónde está. Un día dice que es necesario pactar con UP y al otro le mandan un mensaje a Rivera para que gobierne con ellos. Ellos son los que no se deciden. No se trata de quién tiene el mejor proyecto para el 28 sino también qué va a pasar el 29. Es muy injusto con la gente que si vas a votar al PSOE no sepas qué va a pasar con tu voto el día después. Nosotros estamos siendo muy abiertos y transparentes con esto, queremos un bloque de gobierno progresista exclusivamente. No queremos un proyecto como Cs en ese Gobierno. Yo lo estoy dejando claro, le pediría lo mismo al partido socialista y al señor Marlaska, que a veces parece un ministro del PP y otras del PSOE.

¿Qué opinión le merece Marlaska como homólogo suyo del PSOE en estas elecciones?

Yo no tengo ningún problema en entenderme con él. Lo que le diría es que entendiera que la situación en el Campo de Gibraltar no se va a solucionar poniendo más policías y fuerzas de seguridad sino evitando la exclusión social, haciendo justicia social y creando empleo. También le diría que como ministro del Interior está feo que viole lo que nos están diciendo desde el Tribunal de Derechos Humanos de Europa y siga haciendo devoluciones en caliente de los migrantes y se niegue a cerrar el CIE de Algeciras, que es una cárcel encubierta. Y también creo que tiene que entender que a los trabajadores de la Bahía de Cádiz no se le puede imponer elegir entre vivir, trabajar y construir armas para Arabia Saudí teniendo 123 propuestas de empleo entregadas por nosotros en los ministerios competentes para diversificar la producción que podría aplicar con voluntad política.

En las elecciones andaluzas influyó mucho el debate sobre Cataluña. ¿Cómo cree que encajan los gaditanos la propuesta de su partido sobre un referéndum pactado en Cataluña?

Somos un estado plurinacional con diversas identidades y diferentes maneras de sentirnos y estar dentro de España. Creo que hay que hacer política e investigar nuevas formas de convivencia que nos permitan vivir y convivir en fratenidad.

¿Pero cómo cree que lo encajan los gaditanos?

Creo que hay un interés claro de partidos que se alimentan de ese conflicto pero creo que Cádiz es (somos) un pueblo fraterno, dialogante, de gente solidaria que entendemos la situación y entendemos que las cosas se solucionan con política y no a base de martillazos.

Pablo Iglesias hablaba el otro día de la utilización política de los medios de comunicación. ¿Es consciente de que Podemos pudiera estar haciendo eso mismo en la provincia de Cádiz?

Nosotros decimos que hay presiones políticas a los medios de comunicación, sobre todo a los públicos; y luego está la situación de los medios de comunicación privados, que creo que tienen una relación muy clara con las grandes empresas. Cuando eso interfiere en el contenido informativo puede hacer daño a la democracia.

¿Y cree que eso puede estar pasando con Podemos en algunos municipios? Es decir, presiones a los medios a través de la publicidad institucional por ejemplo.

No me consta. Nosotros pensamos que la publicidad institucional hace mucho daño a la democracia en general. El gobierno de quien sea, y eso se da a todos los niveles: nacional, autonómico y local. Por eso yo creo que la publicidad institucional hay que regularla.

El slogan de Unidas Podemos es 'La historia la escribes tú'. ¿Qué historia le gustaría para Cádiz?

Me gustaría una historia de justicia social y de recuperación de derechos. Creo que la provincia la han vaciado y el bipartidismo ha sido muy injusto con Cádiz. Estamos en unas condiciones sociales y laborales que no nos merecemos. No nos merecemos que trabajar en Cádiz sea casi un milagro para un joven nacido aquí. Que haya aquí empresas o estén en otras partes de España es resultado de una negociación política en Madrid, por tanto, lo que quiero para Cádiz es que la defiendan, que nos dejen defenderla.

Noelia Vera en un establecimiento del centro de Cádiz.
Noelia Vera en un establecimiento del centro de Cádiz. - Francis Jiménez