SUCESOS

Luca, el narco italiano fugado que se escondía en una casa rural de los Caños

La Policía Nacional identifica y detiene a este prófugo condenado a 20 años de cárcel en Italia que había hecho una nueva vida en la pedanía barbateña

Actualizado:

Luigi había hecho vida en los Caños. Pero a sus 57 años, este italiano con grandes gafas negras de pasta y cara de no haber roto un plato, en realidad no era quien decía ser. Su nombre real era Luca, un delincuente buscado por la justicia italiana desde hace años por pertenecer a una red de narcos que introducía droga en Italia desde España. Decidió esconderse a la falda de los parajes naturales de la Breña, dedicándose a ser el mantenedor de unos apartamentos rurales que tiene su pareja. Hasta que este miércoles, la Policía Nacional se presentó allí en su búsqueda y, entonces, Luigi volvió a ser Luca.

Fue este mes de enero pasado cuando los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría Provincial de Cádiz recibieron la orden europea de detención para extradicción (OEDE) por Italia. Entonces, estos policías, que son expertos en la captura de fugitivos y tienen la competencia para ello, se pusieron manos a la obra para dar con él. Tenían pocas pistas. Se aportaba una posible dirección y una fotografía del prófugo en blanco y negro de hace al menos veinte años. Su identificación por tanto era más que complicada en un mundo además en el que el cambiar de aspecto físico es lo primero que se hace si te pisan los talones. Sin embargo, los agentes no cejaron en su empeño hasta 'cazarlo'.

Al recibir la orden fueron a la zona indicada. Allí encontraron un alojamiento rural, en un camino de difícil acceso, muy escondido y sin salida, lo que dificultaba aún más el trabajo policial. Le preguntaron a la propietaria del establecimiento hostelero si conocía de algo a este individuo. Y la respuesta fue rápida. «No. De nada», se apresuró a contestar. Sin embargo la investigación continuó avanzando poco a poco y finalmente determinó que esa mujer era la pareja del hombre que buscaban y que además había tenido dos hijos con él, de 20 y 6 años.

De 'conseguidor' a jardinero

Durante su vida delictiva, la otra vida, Luca se había especializado, según la sentencia que lo condenó en 2017, a aportar la logística fundamental a los narcos. Buscaba los coches que iban a servir para los portes, trazaba los recorridos, se aseguraba de que la mercancía llegara... y en ese tiempo, más de veinte años, había conocido perfectamente la costa de Cádiz. De ahí que eligiera los Caños para esconderse después de que lo pillaran en una macrooperación en Italia que desarticuló una banda dedicada al tráfico de drogas y en la que también cayeron españoles. Pero él huyó y volvió a esas tierras gaditanas que tanto había recorrido.

En los Caños hacía una vida aparentemente normal. Era el encargado de mantenimiento del alojamiento rural y paseaba por las calles como cualquier otra persona. En su cartera llevaba dos documentos falsificados como sus ‘amuletos’. Su carnet de conducir y la tarjeta de identificación italiana. En ellas por supuesto estaba rotulada su invención: Luigi.

Pero este pasado miércoles cuando el fugitivo salía como otro día sin más del establecimiento, los agentes de la UDEV que lo habían estado vigilando este tiempo lo pararon. Le pidieron que se identificara y el prófugo italiano sacó con cierta seguridad de su cartera sus dos aliados. Sin embargo no le sirvió de nada. Los policías se percataron de que esas identificaciones podían ser falsas por numerosas irregularidades que detectaron en ellas. Quizá en este tiempo, Luigi se había confiado demasiado.

Los agentes decidieron entonces trasladarlo a la Comisaría de Cádiz para verificar sus sospechas y le tomaron las huellas. A las pocas horas el engaño dio la cara. El SAID (el Sistema Automático de Identificación) no tuvo dudas en el cotejo. Sus dactilares no podían mentir como él. Luca R.S. quedaba detenido y ha sido trasladado a la Audiencia Nacional que será ahora la encargada de su extradicción a Italia para que este prófugo que amaba los Caños de Meca cumpla por fin su deuda con la justicia.