Juicio por violencia machista

Intenta matar a hachazos a una persona ante agentes de la policía en Puerto Real

Los hechos se produjeron en las dependencias del Juzgado de la localidad con motivo de la celebración de un juicio de violencia de género. El agresor ha sido detenido

CádizActualizado:

La Policía Nacional ha detenido en Puerto Real a un hombre como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa tras intentar matar a otro a hachazos. Los hechos se produjeron en las dependencias del Juzgado de la localidad con motivo de la celebración de un juicio de violencia de género sobre la mujer y la víctima también fue detenida como presunta autora de un delito de resistencia y desobediencia a la autoridad.

Según ha explicado la Policía en una nota, la intervención se inició tras recibir una llamada en la Sala Operativa del 091 para informar sobre una discusión con conatos de agresión entre dos familias que estaban esperando la celebración de un juicio por violencia de genero sobre la mujer.

La rápida actuación policial evitó que se cometiera un homicidio

Hasta los Juzgados de Puerto Real se desplazaron varios indicativos de los Grupos de Atención al Ciudadano, cuyos agentes tuvieron que calmar los ánimos. Así, mientras los policías se quedaban dentro dando seguridad y calmando a los familiares de una parte y de otra, de manera inesperada un hombre entró en el lugar y se paró justo enfrente de la puerta, para de una forma sorpresiva abrirse la chaqueta y sacar un hacha.

Con este hacha intentó agredir a un hombre que estaba asistiendo al mencionado juicio, no llegando a impactar totalmente debido a la rápida intervención de los policías nacionales que estaban presentes. Además, en ese momento de confusión, el varón agredido intentó hacerse con el hacha que estaba en el suelo, no deponiendo en su actitud violenta hacia el varón que le había agredido.

Por su parte, de forma reiterada y repetida los policías que intervinieron le indicaron que dejara el hacha en el suelo, que depusiera su actitud y que se tranquilizara, ya que la persona que había intentado agredirle estaba detenido. Finalmente, tras no colaborar y elevar su agresividad, fue detenido por un delito de resistencia y desobediencia.