Momento de la reunión mantenida el martes en Madrid entre la dirección de los astilleros y los sindicatos
Momento de la reunión mantenida el martes en Madrid entre la dirección de los astilleros y los sindicatos - LA VOZ
INDUSTRIA

Casi 800 trabajadores de los astilleros de Cádiz serán jubilados en cuatro años

Los centros de trabajo de Navantia votarán la semana que viene la propuesta de la empresa, que incluye la salida a partir de los 61 años

CÁDIZActualizado:

Los astilleros se preparan para dar salida a sus trabajadores más mayores. El plan estratégico que se ha negociado durante 2018 en Madrid entre los portavoces sindicales, la dirección de Navantia y la cúpula de la SEPI dio el martes un importante paso al frente al contar con un principio de acuerdo. La octava reunión, la tercera con el nuevo equipo, permitió la fumata blanca, aunque resta ahora someter la propuesta a votación en los distintos centros de trabajo. La fecha que se baraja para la asamblea es el 17 de diciembre, de tal forma, que si el resultado de la misma es positivo, se prevé la firma del acuerdo definitivo para el 20 de este mes.

Entre las novedades del plan destaca, por un lado, la aplicación de un convenio colectivo único para los astilleros públicos. Se trata de un acuerdo histórico, ya que Navantia contaba con varios marcos laborales que variaban según el centro de trabajo. El plan permite ahora la reunificación tanto del articulado, como de niveles y salarios..

Los sindicatos negocian ahora las condiciones, pero se prevé que será con todas las garantías, igual que en 2004 con Izar

Sin embargo, uno de los mayores logros de la negociación ha sido el preacuerdo para favorecer la salida de los empleados de más edad y permitir con ello el acceso a la savia nueva, es lo que se ha denominado como plan de rejuvenecimiento.

Aplicación de un ERE

El responsable de Recurso Humanos de la empresa, Francisco Ramírez, que fue fichado el pasado año de Airbus para pilotar este complicado y costoso proceso, ha presentado una propuesta sin precedentes con salidas a los 61 años. Navantia prevé que entre 2019 y 2022, fecha de vigencia del plan, abandonen el tajo unos 2.200 empleados, de los que casi 800 corresponden a las factorías de la Bahía de Cádiz. Este proceso se hará en dos fases. Entre 2019 y 2020 se aplicará un ERE, mientras que, entre 2021 y 2022, se aplicará la ley de relevos, ya que el contingente que abandonará la empresa es menor.

En este mismo periodo de tiempo se prevé la incorporación de 1.658 personas, que supondrá el ingreso de 563 personas el primer año y de 546, durante el segundo. El segundo reemplazo de ingresos afectará a 390 personas en 2021 y a 150 en 2022. La comparativa de salidas y ingresos arroja un déficit de plantilla de casi 600 personas, pero tanto la SEPI como Navantia se han comprometido a cubrir el agujero en función de las necesidades y la carga de trabajo.

Contratos indefinidos

Los representante de los trabajadores de Navantia aseguran que el 75% de las salidas anticipadas se cubrirán con contratos indefinidos y el resto, el otro 25%, con contrataciones temporales, tal y como les han trasladado en las primeras horas de este miércoles, 5 de diciembre, a los operarios de la empresa naval publica, a través de un comunicado.

Se limpia así la plantilla de mayor edad y se da paso al plan de rejuvenecimiento paulatino de la empresa

Precisamente de carga de trabajo también hace referencia el Plan Estratégico y pone sobre la mesa la construcción en Puerto Real del tercer BAM, en este caso de apoyo a submarinos, para la Armada española. Igualmente, el texto recoge la construcción en esta factoría del buque-ferry logístico para el transporte de tropas del Ejército de Tierra

La edad media de los trabajadores de Navantia ronda los 55 años. Casi la mitad del contingente ha superado el ecuador laboral y muchos de ellos ya orientan su futuro más inmediato hacia la soñada jubilación. El rejuvenecimiento de la plantilla era una de las asignaturas pendientes de la dirección de Navantia.

Las tres plantas de la Bahía suman 1.800 empleados, de los que el 48% son operarios, un 28% forman parte del personal administrativo y de gestión y el 24% restante corresponde al cuerpo de ingenieros y técnicos. El contingente más numeroso de la plantilla se concentra en la planta de Puerto Real con el 53%, seguido de la factoría de San Fernando, con el 18%, y un 14% en la unidad de reparaciones del astillero de Cádiz. El 15% restante forma parte de los servicios compartidos.

Aumento de los ingresos

El Plan Estratégico ha sido diseñado para reforzar las capacidades de la compañía líder del sector naval español que se asientan en el área comercial y de operaciones, en la eficiencia operativa y en el programa de rejuvenecimiento de la plantilla. El objetivo de este Plan pasa por aumentar los ingresos en los próximos años mediante el impulso de la contratación en el ámbito de la Defensa Nacional y de exportación, lo que implicará atender las necesidades de la Armada española así como el fomento de los modelos de negocio que aporten mayor valor añadido.

Navantia y los representantes sindicales están de acuerdo también en impulsar un plan de eficiencia operativa que permita desarrollar los principios del Astillero 4.0 y modernizar los centros mediante el uso de las nuevas tecnologías. Para facilitarlo, se reorganizará la compañía para focalizar en la cuenta de resultados la visión del negocio, habrá una mayor optimización de los procesos productivos y se digitalizarán los astilleros preparando sus instalaciones para los nuevos programas.

El 75% de las salidas anticipadas en Navantia se cubrirán con contratos indefinidos

En el capítulo de inversiones, el plan trasladado a la representación sindical prevé una media anual estimada de 95 millones de euros. En su mayor parte, irán destinados a la transformación digital y optimización de los procesos a través de las nuevas tecnologías, el apoyo a los programas, así como a la modernización de los astilleros.

Estos objetivos requerirán también un rejuvenecimiento de la plantilla con nuevas. El plan de salidas anticipadas alcanzaría 2.200 efectivos y sería de aplicación a todos los centros afectando de forma obligatoria a aquellos trabajadores en activo que cumplan o hayan cumplido 61 años a partir del próximo 1 de enero y hasta el 31 de diciembre de 2022, siempre que tengan una antigüedad mínima reconocida en la empresa de cinco años. Navantia podrá retrasar la salida de aquellos trabajadores en puestos claves, durante un periodo máximo de seis meses, para mantener la transferencia de conocimiento dentro de la compañía.

Este proceso llevaría aparejado un ambicioso plan de formación en el que se emplearán 900.000 horas y del que se beneficiaría también la industria auxiliar.