Museo arqueológico de Carteia (San Roque).
Museo arqueológico de Carteia (San Roque). - Ayuntamiento de San Roque
Provincia

10 yacimientos arqueológicos para ver en la provincia de Cádiz

Conjuntos pertenecientes a la época romana, fenicia e incluso prehistórica

Cádiz Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cádiz es una de las provincias con mayor riqueza arqueológica de España. A lo largo de la historia, distintas civilicaciones aprovecharon su situación de enclave en el Mediterráneo para asentarse.

De hecho, la capital es la ciudad más antigua de Occidente, fundada hace cerca de tres mil años por los fenicios. Los diferentes pueblos que se asentaron en Cádiz dejaron una impronta cultural, cuya influencia aún perdura en el carácter de los gaditanos.

Con la llegada del verano, miles de turistas visitan distintos lugares de la provincia de Cádiz y su patrimonio cultural es otro de los grandes atractivos. Estos son algunos de los yacimientos arqueológicos más destacados.

12345678910
  1. Yacimiento de la ciudad romana de Ocuri (Ubrique)

    Yacimiento de Ocuri

    Situado a apenas un kilómetro del centro de Ubrique, este municipio prerromano y romano fue muy importante en la época. Así lo demuestra la monumentalidad de los restos arqueológicos conservados tras el descubrimiento a finales del siglo XVIII.

    Algunos investigaciones han logrado fijar sus orígenes al menos en el siglo VI a.C., aunque la mayoría de los restos corresponden a la época romana de la ciudad, con un momento de máximo esplendor en el siglo II d.C. En los extramuros de la ciudad, como dictaban las leyes sanitarias romanas, se encuentran la necrópolis y su monumento más importante: el mausoleo, sin parangón en Andalucía.

  2. Yacimiento arqueológico de Doña Blanca (Puerto de Santamaría)

    Junta de Andalucía

    Los restos más antiguos encontrados en éste yacimiento pertenecen a una fase tardía de la Edad del Cobre, de finales del III milenio a.C. Se trata de un conjunto arqueológico que ha sido fundamental para investigar la protohistoria en el Mediterráneo, especialmente para el estudio de la presencia fenicia en Cádiz.

    Tras abandonarse algunas cabañas, el yacimiento permanece deshabitado hasta la primera mitad del siglo VIII a.C., hasta la llegada de la Segunda Guerra Púnica. Hasta la época mediaval islámica no volverá a ocuparse el terreno, cuando se instauró una alquería almohade.

  3. Museo Arqueológico de Carteia (San Roque)

    Ayuntamiento de San Roque

    Carteia fue la primera colonia latina fuera del territorio de Roma. Y es que en el s. IV a.C. los cartagineses o púnicos, descendientes de los fenicios -que en el siglo VII se habían establecido a unos 2 km, en el Cerro del Prado- fundaron esta ciudad, que fue conquistada cuando Roma venció a Cartago en las Guerras Púnicas en el siglo III.

    Como los hijos de hispanas y soldados romanos no eran reconocidos como población romana, se solicitó una solución a este problema y el Senado le concedió el título de Colonia. El yacimiento se encontró a escasos metros de la playa de Guadarranque.

  4. Necrópolis de los Algarbes (Tarifa)

    La Necrópolis de los Algarbes es uno de los complejos arqueológicos más importantes de la provincia de Cádiz. Correspondiente al Calcolítico y la Edad del Bronce, da hacia fines del III milenio a.C. Y está situado en Tarifa.

    El conjunto está formado por medio centenar de estructuras funerarias y cuevas artificiales en forma de cámara circular con entradas a diversos niveles. Destaca también una gran construcción megalítica con un amplio corredor tallado en la roca arenisca, que se puede relacionar con los enterramientos megalíticos de galería cubierta. Fueron encontrados ajuares de gran riqueza, entre los que abundan las vasijas de cerámica.

  5. Hornos romanos de El Rinconcillo y Parque Arqueológico de las Murallas Meriníes (Algeciras)

    Turismo de Cádiz

    La puerta de Europa esconde dos yacimientos arqueológicos de importancia en la provincia. En primer lugar, el Parque Arqueológico de las Murallas Meriníes está integrado por 100 metros de muralla -con cuatro torres de origen bajomedival y dos de origen desconocido-, un foso bien conservado de unos nueve metros de profundidad y un puente de mampostería en excelente estado de conservación que permitía salvar el foso en la llamada Puerta de Gibraltar. El tramo de muralla medieval, que data del siglo XIII, fue restaurada y acondicionada para su integración en el espacio urbano como Parque Arqueológico, el cual abarca unos 6.000 metros cuadrados.

    Por su parte, los hornos romanos de El Rinconcillo, que formaban parte de el complejo de fabricación de ánforas de la ciudad de Portus Albus. En su día, la zona fue complementario de la industria de elaboración de garum de la ciudad de Iulia Traducta (actual Algeciras). Fueron descubiertos en 1966 en un solar en proceso de urbanización a unos 300 metros de la playa de El Rinconcillo. En la actualidad se encuentra soterrado a la espera de actuaciones arqueológicas.

  6. Cueva del Tajo (Benalup)

    Junta de Andalucía

    La Cueva del Tajo dispone de pinturas rupestres del denominado arte sureño que fueron encontradas en 1913, cuando Juan Cabré y Eduardo Hernández-Pacheco empezaron en esta cueva los primeros estudios del arte rupestre de la región.

    Este pequeño abrigo está situado en un paisaje de excepcional belleza y se caracteriza por la gran cantidad de pinturas rupestres, sobre todo de representaciones de aves, cuadrúpedos y antropomorfos. La mayoría de estas figuras datan del Neolítico y del Calcolítico.

  7. Conjunto arqueológico romano de Medina Sidonia

    Ayuntamiento Medina Sidonia

    Fue descubierto en el año 1996, cuando unas construcciones hidráulicas del siglo I d.C. realizaban una función como sistema de alcantarillado en la época romana fueron vaciadas sin tener en cuenta su valor arqueológico. En 1991 se puso en valor esta muestra de urbanización de la ciudad Assido-Caesarina, que contaba con tres estructuras distintas: cloacas, habitaciones romanas y criptopórticos.

    La verdadera dimensión del urbanismo asidonense de la antigüedad queda patente en las obras públicas hasta ahora localizadas, como la calzada romana o las cloacas.

  8. Yacimiento Arqueológico Fenicio de Gadir (Cádiz)

    Fue encontrado a nueve metros bajo lo que hoy es el Teatro de Títeres la Tía Norica. Es posible recorrer sus calles, utensilios y casas para resucitar la primera época de esplendor comercial de Gadir, 3.000 años después, en los inicios de la actual Cádiz.

    Además del Yacimiento Arqueológico de Gadir, se conservan construcciones de una factoría para la manufactura pesquera romana, con sus piletas para realizar pescado en salazón.

  9. Hornos púnicos y fenicios (San Fernando)

    Este conjunto arqueológico fue descubierto en 1987, cuando el Grupo Municipal de Arqueología de La Isla descubrió estos restos de hornos alfareros de origen fenicio y cartago-púnico. A día de hoy se encuentran expuestos en la Plaza de los hornos púnicos y fenicios, situada al noroeste de San Fernando.

    Estos dos importantes talleres alfareros asociados a la ciudad de Gadir, datados entre los siglos VI al I a.C, se dedicaban a la fabricación de ánforas y otros recipientes destinados al transporte de conservas de pescado, así como objetos de uso cotidiano y cerámicas protocampanienses.

  10. Baelo Claudia (Bolonia)

    Uno de los más importantes yacimientos arqueológicos de la provincia de Cádiz. Baelo Claudia, en la ciudad de Bolonia, está situado en plena ensenada. Esta ciudad romana nació a finales del siglo II a. C., siendo la heredera de un asentamiento bástulo-púnico más antiguo (Bailo, Baelokun).

    Declarado Monumento Histórico Nacional, esta ciudad-factoría romana sorprende por su estado de conservación. Fue importante en la época por sus conservas y salazones, origen de la salsa denominada garum, que era exportada a todo el imperio.

    Descubierta en unas excavaciones en 1917, los investigadores encontraron los restos de una ciudad próspera, construida según los cánones clásicos de Roma. Un terremoto en el siglo III d.C. le afectó hasta el punto de que perdió la mayoría de su población, aunque pervivió un pequeño núcleo hasta los inicios del siglo VII d.C.