Un policía patrullando las calles de Cádiz.
Un policía patrullando las calles de Cádiz. - LA VOZ
POLICÍA NACIONAL

Fin a la última ola de robos en Cádiz: de televisiones a pestañas postizas

La Policía Nacional esclarece los 18 robos con fuerza en comercios perpretados en los últimos meses y detiene a una pareja. La semana pasada detuvo al cómplice.

CádizActualizado:

Comercios tanto del casco histórico como de extramuros, objetos en su mayoría de poco valor económico, de noche y en moto. Esas cuatro claves describen los 18 delitos de robo con fuerza en establecimientos comerciales que se han producido desde octubre en Cádiz y que la Policía Nacional acaba de esclarecer y poner fin con la detención de dos personas el pasado 13 de noviembre como presuntos autores de doce delitos de robo con fuerza. Previamente, el 8 de noviembre, detuvo a su cómplice, un gaditano de 37 años que desde el pasado día 10 está en prisión por 6 robos del mismo tipo. De esta manera, la acción policial pone fin a la cadena de robos que el trío venía protagonizando este otoño.

La pareja detenida esta semana -un hombre y una mujer de 34 años, pareja sentimental- también habría sustraído dos motos que son las que utilizaban en los robos para huir. En los registros realizados en los domicilios de los detenidos se encontraron numerosos objetos sustraídos y elementos de prueba que les incriminan como presuntos autores de los hechos investigados. La justicia ya ha decretado su ingreso en prisión.

Botines muy diversos

Los delincuentes no actuaban en un barrio determinado de la ciudad ni sobre un tipo concreto de establecimiento comercial ni buscaban una mercancía concreta. Los atestados de las denuncias recogen que los robos se produjeron tanto en el casco histórico (calle Sagasta, Sacramento, Rosario, en el exterior del Mercado Central o en la plaza Mendizábal, entre otros) como en extramuros (calle María Auxiliadora, avenida Juan Carlos I, Pintor Zuloaga, avenida Guadalquivir, etc).

Entre los dieciocho establecimientos que robaron entre los tres detenidos figuran bares, bazares de todo a cien, tiendas de ropa, comercios de alimentación, una tienda de bicis, una relojería, un comercio de productos de estética y otro de artículos de electrónica. De ahí que los objetos sustraídos fueran muy dispares. La mayoría no tiene un valor económico alto. Por ejemplo, de una tienda de electrónica robaron los objetos más caros de los botines: un televisor de 40 pulgadas, un auricular, un monitor y un altavoz. De los bazares de ‘todo a cien’, los más diversos: dos máquinas cortapelos, tarjetas de memoria, pendrives, batidoras de plástico, altavoces, calentadores de aire, secadores de pelo, cargadores de móviles, cables USB o cajas de pilas.

La tienda de productos cosméticos fue una de las más saqueadas. Se llevaron desde lotes de pintalabios hasta cajas de pestañas postizas pasando por barras de cera roll-on, pastillas de cera depilatoria, una máquina de rayos uva para uñas de gel, uñas postizas, 56 botes de esmaltes de uñas, cremas faciales, botes de maquillaje, una tablet y 180 euros en efectivo. Entre los efectos robados en el resto de comercios hay prendas de ropa, un reloj, móviles e incluso un sable decorativo.

La investigación policial

La investigación se inició a raíz de los robos con fuerza en comercios que comenzaron en octubre y seguían un mismo patrón:actuaban de noche y se movían rápidamente con motos robadas para la ocasión. Eso determinó que eran los mismos autores. Los investigadores del grupo de delincuencia urbana de la Brigada de Policía Judicial se hicieron cargo de la investigación hasta dar con la identidad de los presuntos autores.

Las primeras pesquisas se centraron en dos hombres y una mujer, delincuentes habituales en este tipo de robos que habían salido recientemente de prisión. Fruto de las gestiones realizadas se recabaron pruebas incriminatorias hasta la localización y detención de los investigados. El primero de ellos un hombre de 37 años, nacido en Cádiz, fue localizado cuando trataba de sustraer una moto. En el registro de su domicilio se encontró numerosos efectos sustraídos y objetos que determinaban su presunta participación en 6 robos. Desde el 10 de noviembre está en prisión.

Lo otros dos investigados fueron localizados en Puerto Real, donde residían tras comenzar una relación sentimental. Cerca del domicilio se localizaron dos motos robadas y en el momento de la detención uno de ellos se disponía a conducir una. En ese momento los agentes detuvieron a su pareja, que estaba franqueando la puerta del domicilio. Los detenidos fueron puestos a disposición judicial y ya se ha decretado el ingreso en prisión para ambos.