El coronel Jesús ÁngelCampuzano en la exposición con motivo del 150 aniversario del RACTA 4.
El coronel Jesús ÁngelCampuzano en la exposición con motivo del 150 aniversario del RACTA 4. - FRANCIS JIMÉNEZ
CORONEL JESÚS ÁNGEL CAMPUZANO

«El RACTA 4 es parte de Cádiz y como tal nos sentimos»

El Regimiento de Artillería de Costa nº 4 celebra su 150 aniversario en Cádiz y su jefe, el coronel Jesús Ángel Campuzano, hace un repaso por el pasado y presente de esta unidad

CádizActualizado:

«En nuestras filas han servido y sirven cientos de gaditanos y gaditanas, tanto de su capital como de la provincia, que aportan a la unidad las virtudes y la riqueza de carácter de esta tierra», afirma el coronel Jesús Ángel Campuzano, jefe del Regimiento de Artillería de Costa nº 4 (RACTA 4). La unidad conmemora su 150 aniversario. «150 años de experiencias compartidas entre nuestra unidad y la ciudad. Por eso hemos intentado poner el foco de la conmemoración en las personas», destaca el coronel.

150 años en Cádiz, concretamente en San Fernando. ¿Cómo llegó el RACTA 4 a aquí?

El Regimiento de Artillería de Costa nº 4 es uno de los más antiguos de España. Su historia comienza en 1710 con la fundación del Regimiento de Real Artillería de España por el Rey Felipe V. Nuestra unidad es heredera directa del primer batallón de ese Regimiento.

Son más de trescientos años de historia. En ellos la unidad ha tenido varias guarniciones en España, como Zaragoza, Barcelona, Valencia, Alicante… Será a finales de 1868 cuando el Regimiento es asignado a Cádiz, y desde entonces su historia ha estado vinculada a la ciudad donde estaba el coronel y buena parte de sus componentes, precisamente en el cuartel de ‘La Bomba’, y en diversas posiciones como el castillo de San Sebastián, San Felipe, la Soledad o Balanzat.

Según fueron dejando de ser necesarios para la defensa, estos espacios se fueron devolviendo a usos civiles, por ejemplo, en 1978, tras 110 años, el Regimiento se trasladó del cuartel de ‘La Bomba’ al acuartelamiento ‘General Varela’, también en Cádiz. Con el tiempo nuestro antiguo cuartel llegaría a ser el Aulario de la Universidad de Cádiz. En la actualidad, aunque el Regimiento está en San Fernando, en el acuartelamiento de Camposoto, y no quedan elementos de la unidad en la ciudad de Cádiz, se sigue manteniendo un gran cariño a la misma.

¿Qué supone para usted, como jefe del Regimiento y, además, Comandante Militar de Cádiz y Gobernador Militar del Campo de Gibraltar, poder conmemorar este 150 aniversario?

Las unidades militares suelen celebrar los aniversarios desde su creación. En este caso, se trataba de algo diferente, de conmemorar los 150 años de la llegada del Regimiento a Cádiz, 150 años de experiencias compartidas entre nuestra unidad y la ciudad. Hemos intentado poner el foco de la conmemoración en las personas. Por eso, la actividad central elegida fue la jura de bandera de personal civil, que da a los ciudadanos la posibilidad de asumir un compromiso personal con la defensa de España.

Esa misma intención está detrás de la exposición fotográfica, reflejar las vivencias de las personas que forman el Regimiento a lo largo de los años, junto con la experiencia de la población de la ciudad que apoya las diversas actividades que se desarrollan, que llora junto a los soldados fallecidos y de cuyas instituciones recibe sus sucesivas banderas, en 1931 y en 1938, y sus estandartes en 1969, y el actual de 1983.

La organización del conjunto de actividades ha sido todo un reto, ya que no hemos parado las labores de preparación del Regimiento, que es nuestra misión principal.

Todo se ha hecho con trabajo adicional de nuestro personal y la ayuda de sus antiguos componentes. Sin su esfuerzo, y sin la colaboración de las instituciones de la ciudad y las personas que en ellas trabajan no hubiera sido posible realizarlo. Me siento muy orgulloso de lo que juntos, civiles y militares, hemos conseguido.

El regimiento celebra en el baluarte de la Candelaria hasta el 28 de noviembre una exposición fotográfica por su 150 aniversario

¿Cuáles son las misiones del RACTA 4?

El Regimiento de Artillería de Costa nº 4, junto con los Regimientos de Artillería de Burgos y de Astorga (León), forma parte del Mando de Artillería de Campaña que tiene su cuartel general en León. Sin embargo, la nuestra es una unidad única por sus capacidades. Por una parte tiene capacidades de artillería de campaña, es decir, de proporcionar apoyos de fuego a unidades terrestres. Pero además tiene capacidades para operar como artillería de costa y actuar contra objetivos navales.

Con estas capacidades, además de las misiones que pudiesen surgir como unidad de artillería de campaña, tenemos una misión muy específica, la de contribuir al control y defensa de costas y, especialmente, al control del Estrecho de Gibraltar. En esta misión trabajamos de manera permanente en estrecha coordinación con la Armada Española.

Además, como el resto de unidades del Ejército de Tierra, estamos en condiciones de participar en operaciones en el exterior junto a fuerzas de otros países. Podemos actuar, bien como unidad organizada como en Bosnia-Herzegovina en 2007 o Kosovo 2008, bien aportando personal cualificado como en Líbano, Irak o Somalia este mismo año.

En resumen, contribuir de manera permanente a proteger el territorio nacional y prepararnos para estar en condiciones de operar cuando, y donde sea necesario para la defensa de los intereses de España.

Además de en el acuartelamiento de Camposoto, el Regimiento también se distribuye entre el acuartelamiento de 'El Bujeo' y las instalaciones de 'Punta Camarinal', ambas en Tarifa. ¿Cuál es la importancia de estos emplazamientos y qué se hace en ellos?

Estas instalaciones se corresponden a antiguas posiciones del despliegue de defensa de costas. La gran mayoría de dichas posiciones fueron retornando a usos civiles según fueron dejando de ser de interés para la defensa. Otras por su posición o características siguen siendo de gran utilidad para nosotros, como las mencionadas. Allí están una parte de los elementos de detección de objetivos navales del Regimiento, junto con algunos elementos de transmisiones. La proximidad a la línea de costa en una zona con abundante tráfico marítimo facilita su adiestramiento continuo. Además de las unidades del RACTA, otras unidades del Ejército utilizan dichas instalaciones como zona de ejercicios o como punto de apoyo logístico. Me gustaría mencionar también el esfuerzo que las unidades militares allí destinadas hacen, en colaboración con otras instituciones, en la conservación del entorno natural de la zona.

El pasado 10 de noviembre realizaron una jura de bandera para personal civil en la plaza de la Catedral de Cádiz, con más de 200 jurandos, ¿cómo fue esa jura?

Fue una ocasión magnífica. En un marco incomparable como la Plaza de la Catedral de Cádiz, poder reunir al Regimiento, con sus componentes actuales y los que nos precedieron, a los jurandos, y a los ciudadanos de Cádiz que quisieron acompañarnos es algo memorable.

Los verdaderos protagonistas del día fueron los jurandos, son los ciudadanos que con un beso en el estandarte del Regimiento sellaron su juramento o promesa con la defensa de España. Fueron muy numerosos y de la más diversa condición: jóvenes y mayores, hombres y mujeres, de todas las razas, cada uno con sus circunstancias y sus propias ideas e intereses, todos dieron un paso adelante para dejar claro que creen en este proyecto común que llamamos España, y que están dispuestos a defenderla. Fue emocionante. Y por las cartas y correos electrónicos de agradecimiento que nos han ido llegando a la unidad, a ellos, a los protagonistas, les pareció «todo perfecto».

¿Sintieron entonces y se sienten en su día a día, queridos por los ciudadanos gaditanos?

Nosotros somos parte de Cádiz y como tal nos sentimos. San Fernando y Tarifa nos acogen y participamos activamente en su vida diaria y en sus actos institucionales. Y, por supuesto, no nos desligamos de la capital con la que seguimos manteniendo un fuerte vínculo muy difícil de romper.

¿Qué se puede ver en esta exposición, que permanecerá abierta hasta el próximo 28 de noviembre?

Hemos tratado de poner en valor la experiencia compartida entre el Regimiento y la ciudad de Cádiz. Por una parte, en 150 años muchos ciudadanos, unos de Cádiz y otros de otros lugares de España han contribuido a la defensa sirviendo en el Regimiento. Sus experiencias y vicisitudes merecen la pena ser contadas. Por otra parte, al estar casi toda la unidad en la misma ciudad, ésta se integra en la vida de la misma como el resto de instituciones que la conforman.

Hemos intentado reflejar la influencia mutua entre la unidad militar y sus componentes y la ciudad que los acoge. Mostramos una sucesión de acontecimientos acaecidos durante estos 150 años y las personas, civiles y militares, que los protagonizaron. Afanes diversos, unos de importancia histórica, como el refuerzo de las defensas de costa ante la posible llegada de la flota estadounidense en 1898, otros más cotidianos, como las actividades diarias en el cuartel o los actos militares desarrollados en las calles de la ciudad. Todos importantes para sus protagonistas, las personas.