Las toallitas ocasionan un grave perjuicio para el medio ambiente.
AGUAS DE CÁDIZ

El 'monstruo' que han pescado en las cloacas de Cádiz

Las toallitas húmedas que se lanzan al inodoro continúan siendo un problema medioambiental y suponen un enorme coste económico

CádizActualizado:

El monstruo de Cádiz. Ya se le ha bautizado así. Es ese espectro informe que reside en las cloacas de la ciudad, bajo nuestros pies, formado por las toallitas húmedas que se lanzan al inodoro y resisten sin inmutarse. Generando un perjuicio para el medio ambiente y, sobre todo, moldeado por el ser humano y su agresiva acción contra la naturaleza.

Cada año, miles de kilos de residuos sólidos se extraen por parte de los operarios de Aguas de Cádiz. ‘Hay un Cádiz que no conoces y que alimentas. Las toallitas no se diluyen’, insisten, para informar de los peligros de tirar estos pañuelos al váter.

Este miércoles, Aguas de Cádiz ha subido a sus redes sociales una imagen curiosa que ilustra lo que se forma por culpa de este comportamiento incívico. «A este monstruo lo 'pescamos' en una calle de Cádiz no hace ni una semana. Una imagen que se repite demasiadas veces... #mejoralapapelera», apuntan,

Hasta 60 toneladas de basura han sacado del alcantarillado de Cádiz y casi todo son toallitas húmedas. Kilos y kilos que se arrojan por el inodoro y acaban ahí. Un enorme coste económico y medioambiental, ya que estos productos pueden tardar años en descomponerse. Solo en Cádiz, el año pasado se recogieron más de 430.000 toneladas de este producto.

Aunque las empresas que elaboran estas toallitas, aseguran que son biodegradables, su composición invita a pensar lo contrario. Pueden contener poliéster, madera, fibras textiles, algodón y productos químicos que están compuestas de aceites y grasas que impiden que se disuelvan en el corto espacio de tiempo que hay desde que se tira al váter hasta que llega a red de saneamiento, recorre tuberías y pasan por estaciones de bombeo antes de enviar las aguas fecales a la depuradora.