Toallitas acumuladas en la playa. - Ecologistas en Acción

Los ecologistas denuncian una auténtica plaga de toallitas en las playas de Tarifa

Verdemar señala que toneladas de estos residuos se acumulan en las playas de Los Lances y la Concha

Actualizado:

Verdemar-Ecologistas en Acción ha denunciado de nuevo el grave problema que las toallitas húmedas para higiene personal representan para el medio ambiente gaditano. En este caso, afirman que las toallitas han apariciónen Tarifa (Los Lances) y en Algeciras (cerca de la playa de la Concha).

«Muchos ciudadanos ven en las toallitas húmedas que se venden como papel higiénico uno de los mejores inventos para los niños pequeños. Tanto para los que están aprendiendo a ir solos al baño como para los que ya van pero no se limpian del todo bien, al estar humedecidas y ser fáciles de utilizar, han pasado a sustituir al papel higiénico. Y no solo entre niños; las toallitas húmedas son también un artículo cada vez más usado por los adultos», inciden desde la asociación conservacionista..

Ecologistas en Acción-Verdemar hace hincapié en que «como nos las venden como desechables por el WC, creemos que son lo mismo que el papel higiénico y no somos conscientes de la amenaza ambiental que representa su uso. Por eso, aunque la publicidad diga que son como papel higiénico, no son biodegradables por lo que no deben tirarse al inodoro».

Análisis de las toallitas

Verdemar-Ecologistas en Acción quiere recordar que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un nuevo análisis para comprobar si las toallitas húmedas que se venden como papel higiénico húmedo cumplen lo que afirman en su etiquetado, que son desechables (se pueden arrojar al retrete) y 100% celulosa (tienen un impacto limitado en el medio ambiente). Los resultados de este análisis, al igual que otro realizado con anterioridad, desmienten las afirmaciones de los fabricantes.

En noviembre de 2016, OCU realizó un análisis de 19 toallitas húmedas para niños, que se venden como sustituto del papel higiénico. Las pruebas de laboratorio demostraron que ninguno de estos productos era desechable ni biodegradable y, por tanto, en ningún caso deben arrojarse al wáter como el papel higiénico.

«Recomendamos volver al papel de toda la vida, que se descompone muy fácilmente. Es el que encontramos en la mayoría de baños públicos, también en las escuelas, así que nos conviene que los pequeños aprendan a lavarse con papel porque tarde o temprano, tendrán que hacerlo así. Ah, y existe papel reciclado, que tiene el mismo aspecto que el de celulosa virgen y en cambio no contribuye a la sobreexplotación de los bosques», explicaba la asociación ecologista.