Vanesa, en la escalera de su vivienda con múltiples humedades en sus paredes.
Vanesa, en la escalera de su vivienda con múltiples humedades en sus paredes. - ANTONIO VÁZQUEZ
VIVIENDA

«Llega el invierno y sigo sin tener una casa apta para los problemas de salud de mi hijo»

Un arquitecto certifica los problemas de ventilación de la vivienda donde habita el menor de 9 años, que padece afecciones respiratorias y alergias

CÁDIZActualizado:

Vanesa Vento no sabe ya a quién acudir. Vive con su pareja y sus dos hijos en una vivienda por la que recibe una ayuda municipal en el casco histórico de la ciudad (en la calle vea Murguía) y que cuenta con escasa ventilación y numerosas humedades tanto en su interior como en toda la finca. Esta situación cobra aún más importancia cuando uno de sus hijos, de nueve años de edad, padece afecciones respiratorias y varias alergias que hacen que su estado de salud se vea día a día más deteriorado.

A los informes médicos, que aseguran que su hijo tiene problemas de «asma grave de riesgo vital» recomendándole que evite ambientes húmedos y poco ventilados, se une un nuevo informe de un arquitecto que certifica que esta vivienda «no es apta para ser utilizada por personas con afecciones respiratorias».

Vanesa asegura que no para de llamar a la puerta del Ayuntamiento, de pedir ayuda «y la única concejal del equipo de Gobierno que se ha dignado a venir a mi casa para comprobar la situación en la que vive mi hijo es Eva Tubío (responsable de Vivienda)».

Añade que «ella misma me dijo que, como madre, sacara a mi hijo de aquí. Aunque me dice que busque una nueva vivienda y que me ayudarían a pagarla desde el Ayuntamiento, me he pateado todas las inmobiliarias de la ciudad y no hay ninguna casa que se adapte a mi circunstancias económicas y a las necesidades de mi hijo. Además, muchas de ellas no se fian de que paguen a tiempo».

Vanesa muestra su preocupación ante el paso del tiempo y la próxima llegada del invierno sin encontrar una solución al problema de su hijo. «Hasta ahora he contado con la ayuda de mi familia, que incluso me ha costeado los servicios de un arquitecto ajeno al Ayuntamiento» que ha elaborado un informe técnico que certifica que la vivienda en la que habitan Vanesa y su familia no es apta para ser utilizada por personas que tienen problemas respiratorios dado que se encuentra «taponada la ventilación en el patio principal, que es hacia donde dan los dormitorios».

Ante esta situación, la solución que se les buscó desde Procasa, que inspeccionó la vivienda, es que el menor durmiera en el salón de la casa, única habitación que cuenta con ventanas hacia el exterior.

En el informe encargado por la familia de Vanesa se apunta que «la colocación de la montera en el patio principal impide la ventilación del mismo, por lo que la función de ventilar a las tres habitaciones que dan a esta galería es practicamente inexistente».

Nula ventilación

El técnico indica que esta montera debería disponer de los laterales practicables o encontrarse levantada sobre el nivel del suelo, permitiendo la ventilación perimetral ya que actualmente «la ventilación es nula».

El informe señala a su vez que «no es de extrañar que en el interior de las tres habitaciones que ventilan directamente a través de la galería a este patio presenten humedades de condensación en sus parámetros más alejados de la puerta y que no sean actualmente aptas para alojar a personas con afecciones respiratorias agudas».

El arquitecto ofrece una serie de soluciones para que este problema de ventilación se solvente, aunque tendría que ser la propiedad de la vivienda la que se hiciera cargo de los mismos. Entre ellas que los paños laterales acristalados fueran practicables para permitir la ventilación del patio.

Por otro lado, la colocación de una ventana en la pared que colinda con el patinillo y, por último, pintar con pintura plástica fungicida para evitar las humedades.