La concejal de Asuntos Sociales, Ana Fernández, junto con técnicos de la delegación.
La concejal de Asuntos Sociales, Ana Fernández, junto con técnicos de la delegación. - LA VOZ
ASUNTOS SOCIALES

Kichi refuerza los servicios sociales después de más de tres años de gobierno

A seis meses escasos de las Municipales, Podemos incorpora a casi 40 trabajadores ante el desbordamiento y la necesidad de la delegación

CÁDIZActualizado:

Era una de sus banderas en la campaña electoral de las pasadas Elecciones Municipales. Los Servicios Sociales serían una prioridad para Podemos y su alcalde, José María González Santos.

La pasada semana presentaban el Plan Estratégico de la Delegación 2019-2022, «un documento que marca el camino para tener una delegación que ofrezca servicios de calidad adecuado a las necesidades actuales de la ciudadanía», subrayó la concejala del ramo, Ana Fernández. Unas necesidades diferentes a las de los últimos años.

Tras la presentación de este informe, la edil de la formación morada, acompañada por técnicos de varios servicios de esta delegación ha anunciado que ante las necesidades de la delegación era necesario el refuerzo de casi 40 trabajadores, que -a su juicio- repercutirá directamente en el cambio de gestión» dando paso de una atención asistencialista a una garantista en la que se podrá hacer una intervención real y efectiva».

Ana Fernández ha asegurado a su vez que este refuerzo repercutirá en todos los programas de la delegación y «permitirá ofrecer una atención personalizada y seguir avanzando en esa evolución que comenzamos, donde además de las prestaciones de las ayudas sociales podamos realizar una labor de intervención desde la raíz».

Con el aumento de personal, «se mejorarán los servicios de refuerzo educativos, la creación de equipos multidisciplinares en el SIVO, se duplicará el personal en el área de dependencia y se agilizar la atención que se ofrece en cada uno de los centros de atención a la ciudadanía».

Un total de 22 trabajadores contratados dentro de la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión y la Inclusión Social (Eracis) que busca la implantación, ejecución y desarrollo de los planes locales de intervención en zonas desfavorecidas de los barrios del Cerro del Moro, Guillén Moreno, La Paz y Loreto ya se han incorporado a la delegación.

Así, según explicaron los técnicos, se incorporará el servicio de primera atención que ya se ofrece en la calle Zaragoza al resto de centros de atención «agilizando los trámites y desatascando el volumen de trabajo de las unidades de Trabajo Social ya que permitirá filtrar las demandas de los usuarios y se resolverán cuestiones en el mismo día».

Asimismo, los equipos de atención pasarán a estar compuestos por dos o tres personas «que darán una atención más completa».

Insistieron en que «hasta ahora tan solo nos podíamos centrarnos en lo urgente y ahora podremos además realizar labores de intervención con las familias con un itinerario socio laboral personalizado».

Además, se creará la figura del técnico de enlace que se encargará de resolver los posibles conflictos o incidencias que puede haber en cada centro de trabajo.

Aumento de la demanda

En el área de Familia, el Programa de Zona de Necesidad de Transformación Social pasa a llamarse tras ser asumido por el Ayuntamiento como Programa de Refuerzo Educativo y contará con cinco profesores, un coordinador, dos monitores y un educador.

Recordaron que «desde 2008 hemos venido sufriendo una merma debido al aumento progresivo de la demanda. Han sido años bastante duros que ahora cambian con la incorporación de estos nuevos trabajadores».

Por otro lado, será posible ofrecer estabilidad durante los próximos cuatro años al programa puesto en marcha en 2017 de Aula de Convivencia para dar una respuesta a los alumnos que son expulsados de los centros escolares.

En lo que respecta a la dependencia, ayuda a domicilio y Mayores, se duplica el personal pasando de tres a seis personas. Así, el personal técnico señaló que «hemos realizado más de 1.800 intervenciones en este año en 870 familias, un número muy significativo».

Además de estas 22 personas, también se incorporará en los próximos meses el personal del centro de baja exigencia, que consta de personal de limpieza, educación social y monitores en función de las necesidades, además de un trabajador más en el albergue municipal.

Se creará también un equipo de calle con tres personas para atender a las personas sin hogar.

Además, Fernández apuntó que se está tramitando la incorporación de ocho auxiliares administrativos para poder agilizar la parte burocrática.

Al refuerzo de personal, la concejal de Servicios Sociales añadió la habilitación de la nueva sede de la calle Isabel La Católica para dar más espacio a los usuarios de la calle Zaragoza.