INDUSTRIA

La firma Tarba Energía reactiva un proyecto gasista en Cádiz

La sociedad de capital inglés y australiano investiga el yacimiento de Tesorillo

SEVILLAActualizado:

La compañía Tarba Energía está dando pasos adelante para extraer gas natural en los yacimientos de Tesorillo y Ruedalabola, en las comarcas gaditanas de La Janda y el Campo de Gibraltar. El pistoletazo de salida para este proyecto se dio a fines de 2017, cuando el grupo británico Prospex Oil firmó una opción de compra sobre el 49,9% de los derechos sobre estos pozos a la firma Schuepbach Energy (sociedad de capital australiano). Tras este movimiento corporativo Schuepbach Energy ha cambiado su denominación por la de Tarba Energía, que en los próximos meses espera obtener la información geológica y los permisos necesarios para acelerar la puesta en marcha de esta explotación.

Los yacimientos gaditanos pueden contener 830.000 millones de pies cúbicos de gas (una cantidad que equivale a casi un año del consumo de esta fuente de energía en España), aunque en el mejor de los escenarios la cifra podría ser casi el triple de la estimada. Tarba Energía ya ha contratado a dos empresas especializadas —GeoProSys y GeoGnosia— para iniciar los primeros trabajos de investigación de la geología del subsuelo. «Estas tareas comenzarán en el corto plazo, tan pronto como se pueda obtener acceso a la tierra una vez que finalice la temporada de cosecha excepcionalmente tardía de este año en el sur de España», indican en un comunicado los promotores del proyecto.

«Cuando se complete la toma de datos por parte de estas dos firmas, continuarán las siguientes fases de procesamiento e interpretación de esta información, para lo cual se espera que los resultados definitivos estén a finales de 2018». Tarba Energía también está entablando contactos con la Universidad de Granada para completar estos estudios y «mantiene discusiones técnicas muy avanzadas con potenciales subcontratistas para hacer las tareas de perforación».

Inversión

Tarba Energía está desarrollando todo el proceso de evaluación de impacto ambiental, para lo cual también ha contratado a una consultora especializada de Sevilla (de la cual no cita el nombre). Esta fase conllevará una inversión de cuatro millones de euros.

El presidente no ejecutivo de Prospex, Bill Smith, cree que el Proyecto Tesorillo es un yacimiento relevante que cuenta, además, con un «excelente acceso a las infraestructuras de distribución para abastecer al mercado local». A diferencia de otras iniciativas de Prospex en Italia o Rumanía, «los recursos potenciales en Tesorillo están en una escala mucho mayor y el éxito aquí sería, por lo tanto, un cambio de escenario para la compañía».

Una de las pruebas evidentes de que este grupo de inversores internacionales está acelerando sus planes en Andalucía está en los cambios organizativos que han realizado últimamente. Desde 2008, Schuepbach Energy (la empresa que solicitó originalmente estos permisos) era tan solo una sociedad unipersonal. En julio la compañía ha constituido un consejo de administración, en la cual se encuentran representados todos los accionistas, e inició el cambio de denominación por el de Tarba Energía. También está en proceso de elaboración de una nueva página web para explicar los detalles del Proyecto Tesorillo.

Los yacimientos de Tesorillo y Ruedalabola son contiguos y se extienden a lo largo de 34.000 hectáreas en los términos municipales de Los Barrios, Vejer, Medina, Benalup o Alcalá de los Gazules. En la década de los sesenta la compañía Valdebro efectuó cuatro proyectos de perforación a profundidades de entre 1.100 y 3.450 metros cuadrados, con lo cual hay evidencias previas de recursos en la zona. Desde el inicio de esta nueva iniciativa, el proyecto Tesorillo ha despertado la oposición de los grupos conservacionistas, como Verdemar Ecologistas en Acción.