TURISMO

Dos estudios sugieren una alianza Cádiz-Sevilla en turismo de cruceros

Ambos grupos de investigación, de la Universidad de Sevilla, proponen un binomio para atraer a un número cada vez mayor de «megacruceros»

Actualizado:

Dos estudios del Grupo de Investigación Applied Economics & Management, con sede en la Universidad de Sevilla (US), definen las tendencias del turismo de cruceros, incluyendo las amenazas para el turismo convencional y su potencialidad para este tipo de turismo en Sevilla y Cádiz.

Estos dos estudios analizan las principales tendencias de este importante segmento turístico. Estos trabajos han sido financiados, en convocatoria competitiva, por el Ministerio de Economía y Competitividad. Los autores de los mismos son los investigadores José Ignacio Castillo Manzano, Lourdes López-Valpuesta y Mercedes Castro-Nuño.

Según el profesor Castillo, «nuestras estimaciones demuestran que el gigantismo de los buques está creando una nueva experiencia, pero también que dicha experiencia, masificada, es menos satisfactoria que la que proporcionan los buques tradicionales». Para el investigador, las mejoras e innovaciones productivas en los astilleros, que han llevado al gigantismo de los buques, han obligado a las navieras a buscar un modelo de ocio con el que rellenar la abundante oferta de espacio de estas nuevas ciudades flotantes.

En muchos de estos barcos, se ha abandonado el modelo de lujo clásico, «como de falsa primera clase del ‘Titanic’» para copiar, con bastante precisión, el modelo de parque temático familiar de los grandes resorts o casinos de Las Vegas. Según la profesora Castro-Nuño, la mayoría de las navieras ya no se centran en el mercado de pasajeros de edad avanzada y renta alta, junto a novios en viaje de boda, sino que buscan favorecer un turismo de masas familiar de clase media.

Precedentes en Italia

Con todo, lo más llamativo de los estudios es que abogan por una alianza entre los puertos de Sevilla y Cádiz para el crecimiento del turismo de cruceros en ambos. «Independientemente de que se drague o no el puerto de Sevilla, no podrán atracar los grandes barcos».

Por ello, la estrategia óptima pasa obligatoriamente por colaborar con Cádiz. «Primero para que su puerto atraiga el máximo número de megacruceros, y, en segundo lugar, para que sus cruceristas puedan contratar atractivas excursiones, que les compense el trayecto de 80 minutos de autobús». El binomio Cádiz-Sevilla tiene, según los expertos, múltiples precedentes en este sector, como Livorno-Florencia o Civitavecchia-Roma. «Cuantos más mega buques atraquen en Cádiz, más oportunidades de atraer cruceristas para nuestra ciudad», concluye.

Dentro de la oferta de este tipo de grandes buques, para la profesora López-Valpuesta los mega cruceros tienen multitud de similitudes con los resorts de Las Vegas que van más allá de la existencia de un casino: se abandona el tradicional código de vestimenta formal por uno claramente informal, incluso en navieras premium; los barcos han multiplicado la oferta de tiendas y, sobre todo, la gastronómica, por tener el buffet más exuberante.

Del mismo modo, señala que el turista disfruta de espectáculos similares, desde los estilo Cirque du Soleil hasta los mismos ilusionistas y cantantes, así como de grandes instalaciones de entretenimiento relacionadas con piscinas. Por este motivo, ambos modelos turísticos comparten un mismo modelo de negocio basado, tras un proceso de concentración empresarial, en un oligopolio, donde unas pocas empresas, realizan ofertas muy agresivas.