Una señora revisa el contador de la electricidad.
Una señora revisa el contador de la electricidad. - LA VOZ
POBREZA ENERGÉTICA

Crece un 30% el número de gaditanos que no puede pagar la luz

Cada mes 2.000 familias de Cádiz acuden a servicios sociales porque no pueden pagar la factura de la luz, que sigue subiendo

CádizActualizado:

La pobreza energética en la ciudad de Cádiz se ha disparado y en los últimos tres años el número de hogares que no pudieron hacer frente al pago del recibo de la luz o necesitaron ayuda económica externa para pagarlo ha crecido un 30%. Esta es la realidad de la ciudad que se desprende de los datos de ayudas económicas para el pago del recibo de electricidad del Ayuntamiento de Cádiz desde el 2014 hasta la actualidad. La curva ascendente arroja dos datos significativos. Por un lado, el incremento constante cada año del número de solicitantes de ese tipo de ayudas en un diez por ciento aproximadamente. Y, por otro, que la situación empieza a ser crónica porque la dependencia de estas ayudas se alarga en el tiempo para una buena parte de las familias solicitantes.

De esta manera en 2014 el Ayuntamiento -gobernado entonces por el Partido Popular- invirtió 350.000 euros en ayudas al pago de la luz a 1.450 familias con escasos recursos económicos. En total se pagó más de 3.500 recibos. En 2015, año electoral en el que el consistorio estuvo regido la primera mitad del año por el PP y la segunda mitad por la coalición Por Cádiz Sí se puede y Ganar Cádiz, se destinó unos 400.000 euros a esta misma finalidad.

El paro disminuyó en los últimos cuatro años pero aumentó el número de solicitantes de ayudas

En 2016 siguió creciendo el número de solicitantes destinándose 469.872 euros al pago de 6.846 ayudas y, en 2017, la cifra de vecinos en situación de desamparo continuó creciendo situándose el gasto municipal en pagos de recibo de la luz en 503.389 euros. Por lo que respecta a 2018, la escalada de la demanda de ayudas continua la tendencia alcista, lo que representa un deterioro en la solvencia económica de los hogares. De enero a junio de este año el ayuntamiento abonó 285.051 euros en pagos de recibos lo que permite barruntar que 2018 se despida con un récord dramático del número de demandantes y ayudas.

Menos paro, más pobreza

Este paisaje dibuja una línea ascendente del empobrecimiento de las familias gaditanas en los últimos años y aunque el paro ha bajado (en octubre de 2014 había 17.085 parados frente a los 12.303 de octubre de 2018), el número de personas en situación de vulnerabilidad social y económica ha seguido ascendiendo.

Precisamente esta realidad sumada a las críticas de la oposición municipal y de muchas personas usuarias de servicios sociales por la gestión en dicha delegación municipal ha sido y es el principal caballo de Troya del alcalde, José María González Santos. Le atribuyen no cumplir con las promesas lanzadas en la primavera de 2015, hacer lo mismo que criticó de sus antecesores y, parte de sus votantes, le echan en cara que la revolución social prometida (cero desahucios, cero corte de luz y agua y ningún gaditano sin vivienda, etc) se haya quedado en una declaración de intenciones.

Dos mil familias en Cádiz no pueden pagar cada mes las facturas de electricidad y acuden a servicios sociales

En la práctica, con las estadísticas de ayudas sociales en la mano (detrás de cada cifra hay una persona), la situación en las casas de los gaditanos más vulnerables no solo no ha cambiado sino que ha aumentado el número de los que tienen que recurrir al Ayuntamiento, a la asociación de vecinos, Cáritas u otra entidad social para que no le corten la la luz. Aunque el gobierno de Kichi ha empezado a implementar medidas hacia otro modelo de gestión social y energético, el día a día de las personas no ha mejorado y el precio de la factura sigue aumentando (en el conjunto del país)hasta llegar a cotas como las del pasado mes de septiembre, que arrojó el tercer recibo más caro de la historia según los análisis de Facua. Según el comparador de tarifas de energía Selectra, el precio medio de la factura en la provincia de Cádiz el pasado mes de septiembre fue de 51 euros, dentro del rango medio del resto del conjunto del país.

Pocas novedades

En este sentido, las novedades que ha introducido el Consistorio han consistido en el Plan de Choque contra la pobreza energética, diseñado para ayudar a familias en situación de vulnerabilidad a gestionar adecuadamente la energía y abaratar sus contratos.

Los frutos recogidos de este plan se miden, principalmente, en formación, concienciación de las personas como consumidores y en adoptar una serie de consejos para rebajar u n poco la factura de la luz pero se aleja de parámetros relacionados con las situaciones de urgencia y necesidad económica. Es decir, es una herramienta informativa y formativa mas que una medida para cambiar de manera sustantancial las circunstancias de las personas cuyas economías domésticas no les alcanza para pagar el recibo de la luz.

Y, por otro lado, el bono social gaditano, en stand by por desacuerdo entre Podemos y PP, que plantea otras opciones para blindar el suministro vital básico de energía a los hogares de los gaditanos en contexto de exclusión severa.

El Ayuntamiento destinó el año pasado más de medio millón de euros al pago de recibos de luz de gaditanos

Así las cosas, antes de junio de 2015 y después, el Ayuntamiento paga parcial o totalmente las facturas de la luz de los gaditanos sin recursos económicos que son usuarios de servicios sociales. Desde 2003 existe un covenio, una especie de protocolo de actuación, entre el Ayuntamiento y Eléctrica de Cádiz para coordinar las ayudas a través de los servicios sociales. Ese es el sistema que se continua aplicando en la actualidad para hacer frente al problema, para que nadie se quede sin luz en casa, a unque de manera puntual se siguen dando casos de cortes de luz.

Cada semana se aprueban ayudas al pago de las facturas de luz así como bonificaciones en el recibo para pensionistas con ingresos bajos. El equipo de Gobierno de Podemos-Ganar Cádiz se ha posicionado en contra de este modelo en numerosas ocasiones tachándolo de «asistencialista». No obstante, el cambio en la vida de los gaditanos, a la vista de lo que se transmite desde San Juan de Dios, pasa por aprobar el bono social, aunque los gaditanos que pertenezcan a alguna de las comercializadoras de referencia se pueden acogers al bono social impulsado por el Estado.

Otro lenguaje

El cambio en materia de energía que más ha penetrado más en la sociedad gaditana ha venido de la mano del diccionario. La terminología adoptada por el Ayuntamiento autodenominado ‘del cambio’ se ha colado con soltura en titulares, informaciones y en las conversaciones de amigos. Ya no es tan raro hablar de pobreza energética, derecho a la energía, oligopolio o transición energética.