La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo
La consejera de Agricultura, Carmen Crespo, y el consejero de Presidencia, Elías Bendodo - Julio Muñoz

«Nueve años de retraso» para los planes especiales de actuación de sequía en Andalucía

El portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha criticado que «el Gobierno anterior decidió mirar para otro lado y eludir su obligación»

SevillaActualizado:

El Consejo de Gobierno andaluz ha acordado este martes la tramitación, por parte de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, de los planes especiales de actuación en situaciones de alerta y eventual sequía para las demarcaciones hidrográficas de las cuencas intracomunitarias andaluzas. Los planes han tardado en su elaboración «nueve años de retraso», y que persiguen «minimizar los impactos ambientales, económicos y sociales que generan estas situaciones».

El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo y la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo han recalcado que, a pesar de que estos planes de actuación son un mandato legal recogido en el artículo 63 de la Ley 9/2010, de 30 de julio, de Aguas de Andalucía, «no se había materializado hasta ahora» por parte de los anteriores gobiernos socialistas, y han defendido que representan una herramienta más de ayuda en la toma de decisiones para una correcta gestión.

El Gobierno anterior decidió mirar para otro lado y eludir su obligación
Elías Bendodo , portavoz del Gobierno andaluz

Así, Bendodo ha criticado que «el Gobierno anterior decidió mirar para otro lado y eludir su obligación», de modo que «no formuló planes de actuación para demarcaciones hidrográficas de las cuencas intracomunitarias andaluzas aunque tenía obligación de hacerlo», mientras que Crespo ha lamentado que Andalucía haya estado «nueve años sin planes fundamentales que evalúan el diagnóstico de la situación y ponen medidas al respecto» en relación a la sequía, ante lo que «lo importante es prevenir», según ha incidido.

La escasez de agua, un fenómeno frecuente

Crespo ha subrayado que, a raíz de los episodios de sequía vividos en amplias zonas del sur, oeste e incluso el norte de Europa en distintos períodos en los últimos cuarenta años, la Comisión Europea ha señalado la escasez de agua como un fenómeno cada vez más frecuente y preocupante que afecta a no menos del 11% de la población europea y al 17% del territorio de la UE.

La titular de Desarrollo Sostenible ha concretado que la intención del Ejecutivo andaluz es acometer una serie de estudios y actuaciones que permitan reducir la incidencia de las sequías sobre los diferentes usos del agua en las cuencas, que, en el caso de las que competen a la Junta --las del Tinto, Odiel y Piedras; Guadalete y Barbate, así como de las cuencas Mediterráneas Andaluzas--, están en situación de «normalidad» porque se encuentran «por encima del 60% de media» de capacidad.

Asegurar la salud y la vida

Los planes persiguen garantizar la disponibilidad de agua para asegurar la salud y la vida de la población, reducir los efectos negativos de la sequía sobre el estado ecológico de las masas de agua, en especial sobre el régimen de caudales ecológicos, evitando en todo caso efectos permanentes sobre el mismo, y minimizar los efectos negativos sobre las actividades económicas.

Estos planes definirán los mecanismos para la identificación de situaciones de sequía, el calendario de las mismas, los escenarios para determinar la mayor gravedad de situaciones de escasez, o la definición de las acciones a aplicar durante la sequía, asegurando siempre la transparencia y participación pública en el desarrollo de los planes.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible elaborará una propuesta inicial de los planes, que trasladará a todas las consejerías y a todos los agentes implicados para su análisis y aportaciones y que se someterá a información pública.

Crespo ha advertido de que Andalucía cuenta con dos zonas «muy complicadas»; en concreto, la zona norte y de la Axarquía de Málaga y la provincia de Almería en su conjunto. Finalmente, Crespo ha recordado que la Junta viene trabajando en un nuevo modelo de gestión del agua, que tendrá su máximo exponente en el Pacto Andaluz por el Agua.