El nuevo funicular más empinado en el mundo, el Stoos Bahn
El nuevo funicular más empinado en el mundo, el Stoos Bahn - EFE/ Urs Flueeler

El funicular más empinado del mundo está en Suiza

El tren salva un desnivel de 743 metros en un tramo de 1,7 km a velocidades de hasta 10 metros por segundo

Actualizado:

Las montañas suizas están de celebración con la apertura de la línea funicular más empinada del mundo con un trayecto entre Schywz hasta el pueblo de montaña de Stoos, en el centro de Suiza.

El tren Schwyz-Stoos está compuesto por dos líneas de carruajes cilíndricos que se asemejan a barriles de cerveza y que gracias a su diseño permite a los pasajeros permanecer erguidos en todo momento, incluso mientras ascienden o descienden por una pendientes de hasta 110%.

El funicular, que ha tenido un coste de 44,6 millones de euros, salva un desnivel de 743 metros en un tramo de 1.738 metros a una velocidad de hasta 10 metros por segundo y reemplaza a uno más antiguo que había operado desde 1933.

Iluminación del funicular el día de la inaguración oficial
Iluminación del funicular el día de la inaguración oficial-REUTERS/Arnd Wiegmann

Las cabinas cilíndricas del funicular tienen esa forma porque el interior va basculando para adaptarse a la inclinación de manera que los pasajeros siempre vayan sentados en posición horizontal. Su velocidad es de 10 metros por segundo (36 kilómetros por hora)

Hay que recordar que en Suiza se halla también el tren de cremallera más empinado del mundo, que circula desde Alpnachstad por bosques, prados y paredes de roca, con una pendiente máxima del 48 por ciento. Concluye su recorrido, treinta minutos después, en el monte Pilatus (Lucerna), en la Suiza central, a 2.132 metros de altura. En un día despejado, desde allí se puede apreciar un panorama de 73 cumbres alpinas.