RESUMEN TECH 2017

Los 10 mejores «gadgets» e innovaciones de 2017

En esta subjetiva selección se recogen algunos productos que han marcado el año

MADRIDActualizado:12345678910
  1. iPhone X

    Por su evolución y porque viene a marcar el paso del futuro de Apple, no es solo el mejor teléfono móvil que ha fabricado hasta la fecha la compañía norteamericana, sino es, con permiso del Galaxy S8, uno de los mejores dispositivos móviles de la temporada. Aunque con un cuestionable precio (más de 1.300 euros), este iPhone que viene a celebrar el décimo aniversario del producto. Y, para ello, se han introducido importantes cambios, no solo a nivel estético, uno de los aspectos que más llama la atención.

    El terminal, fabricado en acero y vidrio, se ha subido al tren de las pantallas inmensas que intentan cubrir una parte casi al completo. Inaugurado por Samsung, LG y Xiaomi, este año ha dejado una tendencia clara, la reducción a la mínima expresión de los bordes de los terminales. Un concepto de movilidad que aúna modernidad y comodidad (se puede ofrecer una pantalla de mayor tamaño pero en un espacio más compacto).

    Si los sistemas de reconocimiento facial e iris no habían logrado en el pasado la efectividad esperada, la firma norteamericana ha introducido la tecnología Face ID, que permite desbloquear el móvil con el rostro. Apple ha hecho un buen trabajo, y con sentido, aunque queda la duda de si continuará a partir de ahora como un mecanismo de seguridad o si añadirán el próximo año un lector de huellas dactilares dentro de la propia pantalla, una tecnología aún en fase embrionaria y que esta temporada no se ha podido implementar con garantías.

    Su cámara ha continuado ese esfuerzo por apostar por cámaras duales -ambas estabilizadas óptimamente- y por el ya asentado modo retrato, aunque el año también ha dejado como una alternativa a seguir ese esfuerzo de Google en el Pixel 2 XL, terminal considerado por muchos analistas como la mejor cámara móvil del año. En cualquier caso, la decisiones de la compañía norteamericana han permitido disponer de un móvil de altas prestaciones y buen rendimiento, y que ha obligado además a los usuarios a aprender nuevas interacciones y gestos para controlarlo, ya que se se ha eliminado el característico botón físico Home. Un pulsador que ha acompañado al iPhone desde sus inicios en 2007.

  2. Nintendo Switch

    ¿Consola portátil? ¿Máquina de juegos para el salón? Pues, por qué no ambas cosas. Nintendo, tras unos años en discordia consigo misma, lo ha logrado de una manera eficiente y natural. La plataforma Switch ha debutado por todo lo alto, con un inicio espectacular impulsado por el videojuego «The Legend of Zelda: Breath of the Wild», uno de los mejores títulos del año.

    La consola permite iniciar una partida en modo portátil y continuarla en pantalla grande con solo conectarla a un dock especial. Y viceversa. El proceso es rápido y se sigue en el lugar donde se dejó. Aunque su resolución no es la más avanzada del mercado, le ha acompañado un catálogo de juegos -aunque debutó con escaso contenido- que han colmado las ansias de sus aficionados, amantes de los célebres personajes de la veterana firma japonesa.

    Dos mandos conectados por un carril a cada lado de la pantalla permiten jugar en cualquier parte. Pero ese diseño también es compatible con un modo cooperativo y multijugador en el que los controladores, separados por su cuenta, permite iniciar partidas como en «Super Mario Kart Deluxe». Una idea brillante.

  3. Microsoft Surface Studio

    La gama Surface le ha permitido a Microsoft iniciarse en la fabricación de hardware. Puede que no obtenga importantes réditos económicos de la venta de sus productos, pero ha logrado abrir nuevas sendas sobre la informática tradicional. Con sus socios se ha potenciado otros conceptos de ordenadores teniendo en cuenta en escenario en el que nos movemos, la llamada era «Post-PC». Esta temporada la firma norteamericana ha asombrado con una propuesta que define parte del trabajo y la productividad.

    Y el equipo sorprende, pero para bien. Dispone de un monitor de 28 pulgadas -con pantalla táctil- que es capaz de ponerse casi en horizontal respecto a la mesa, permitiendo dibujar o tomar notas sobre él como si se tratase de un enorme cuaderno. Para ello, se requiere de un dispositivo redondo llamado Surface Dial, una especie de botón que se sitúa sobre la pantalla e interactúa con nosotros, ofreciendo interesantes herramientas a tiempo real.

    Como si se tratase de una ruleta de esas que sirven para desbloquear las cajas fuertes, podremos girar el Surface Dial para -por ejemplo- cambiar los colores que queremos utilizar mientras pintamos sobre la pantalla. Casi ejerce de lienzo digital. Asimismo, al pulsar sobre él ofrece diferentes opciones. Un interesante periférico que habrá que probar a fondo para ver su utilidad real. La idea es brillante y puede coronarse como el PC de sobremesa más innovador del año.

  4. DJI Spark

    Poderoso, innovador y pequeño. Este dron del fabricante chino marca la dirección sobre la que tienen que volar estas aeronaves, otra de las tendencias más calientes del sector y con la que ya se experimenta como elementos para el transporte. Su principal característica diferenciadora es que no requiere de un control remoto para su navegación. Su innovador sistema de despegue permite que inicie el vuelo incluso desde la palma de la mano.

    En solo 300 gramos se tiene al alcance las principales funciones que se le reclaman a este tipo de aparatos, que recordemos no son juguetes y que están sujetos a una normativa de seguridad aérea vigente en el marco europeo. Por ejemplo, una cámara de 12 megapíxeles y resolución hasta 4K.

    Este drone se mueve a una velocidad de 50 km/h hasta un máximo de dos kilómetros de distancia y alcanza los cuatro mil metros de altura, aunque no se ha mejorado su autonomía (15 minutos máximo). Pero donde más ha mostrado su revolución ha sido a través de su sistema de control, que ofrece opciones para dominarlo con gestos, dispone de un modo automático para hacer autofotos y adaptarse al tipo de imagen que se desea fotografiar.

  5. Xperia Touch

    Es una sorpresa. Es un proyector que también es un «smartphone» (o una tableta) y que es capaz de proyectar una pantalla táctil (multitouch de 10 puntos) tanto sobre una mesa como sobre la pared o el suelo, según en la posición en que lo coloquemos.

    Es decir, que podemos tocar directamente sobre la proyección, activar aplicaciones, navegar, pasar pantallas, ampliar fotos o ver vídeos exactamente igual a como lo haríamos sobre la pantalla de un dispositivo. Pesa solo un kilogramo y llega a los 100 lúmenes de brillo, además de permitir el uso como pantalla (con resolución HD) hasta un tamaño de 23 pulgadas. En proyecciones de mayor tamaño las funciones táctiles se pierden.

    Tiene una capacidad de almacenamiento interno de 32 GB, su propio procesador, 3 GB de RAM, una batería de litio, altavoces estéreo, conexión WiFi, Bluetooth, NFC, una cámara de 13 megapíxeles, micrófono y todo tipo de sensores, como si de un auténtico móvil se tratara: brújula, movimiento, giroscopio, presión barométrica, temperatura y humedad, distancia, infrarrojos... Es decir, que con él se puede hacer todo lo que hacemos con un «smartphone», desde una videollamada a navegar por internet, manejar todo tipo de aplicaciones o ver contenidos multimedia.

  6. Oculus Go

    El sueño de los años noventa de la realidad virtual se apagó. El año pasado arrancó la segunda vida de estos aparatos que prometen «engañar» al cerebro para meterse en mundos paralelos. Aunque a nivel de ventas ha tenido una tibia acogida, los cascos inmersivos empiezan a verse en la sociedad como elemento para disfrutar de otras perspectivas en el consumo de contenidos audiovisuales, y no solo videojuegos.

    Si Sony, con sus PlayStation VR, se ha colocado como el rey de la partida gracias al empuje y popularización de su consola de sobremesa PlayStation 4, Oculus ha querido llevar la realidad virtual a otro espacio. Facebook, su empresa matriz, tiene claro que para lograr masivas ventas de este tipo de productos se requiere de dar respuesta a varios problemas. Por un lado, mejorar las experiencias, reducir la latencia, ampliar los catálogos, pero por otro, abandonar los engorrosos cables que puede dificultar su uso.

    Y, además de todo ello, intentar hacer de la realidad virtual una experiencia social, en donde ya empiezan a surgir iniciativas como Zero Latency, que permite jugar hasta con ocho jugadores. Las próximas Oculus Go funcionan de manera inalámbrica, no requiere de PC y pone el acento en el precio, otro de los obstáculos para lograr un impacto masivo. El objetivo es, por tanto, desarrollar una tecnología para el público de masas.

    Se venderá por 199 dólares, una cifra ostensiblemente inferior a los 700 u 800 euros que cuestan las gafas para PC. El nuevo modelo de Oculus está concebido para permitir a Facebook avanzar rápidamente en el mercado de la realidad virtual, actualmente dominado por Sony. El propio Zuckerberg presentó Oculus Go como el «punto de equilibrio» entre las experiencias de realidad virtual preparadas para teléfonos inteligentes (Samsung Gear VR) y las que se obtienen mediante ordenadores potentes.

    Gracias a este nuevo visor, el usuario podrá viajar en el mundo real sin necesidad de estar conectado a un equipo. «Se trata de un auricular autónomo que no requiere teléfono ni cable», dijo Zuckerberg. Para lograr la inmersión, Oculus Go utiliza una serie de cámaras y sensores internos diseñados para realizar un seguimiento de los movimientos que se reproducen en el entorno virtual. Su meta es muy ambiciosa- Pese a la voluntad de las compañías implicadas, en la actualidad la tecnología bautizada como realidad mixta (que combina ambos tipos, virtual y aumentada) está cobrando cada vez más interés en la industria por sus indudables aplicaciones en el entorno laboral.

  7. Nest Secure

    La dinámica que está tomando la hiperconectividad del mundo augura nuevos retos y desafíos. Se trabaja en estos momentos en estandarizar las futuras redes 5G, las conexiones que mejorarán sustancialmente la velocidad (hasta 1 GB por segundo), reducir la latencia y, por tanto, inaugurar la llamada era del «Internet de las Cosas». Un escenario en el que los productos electrónicos se conectan a internet, «hablan» entre ellos, se comunican entre sí mediante la sensorización de las ciudades y permitirá hacer explotar, entre otras cosas, desde la robotización industrial y poner en marcha el coche autónomo.

    Pero mientras tanto, surgen muchos «gadgets» y dispositivos para el hogar que van colocando la base sobre ese futuro. Se trata de una alarma inteligente compuesto por varios elementos como una cámara de seguridad, cerradura inteligente. Un ecosistema integral que permite controlar la seguridad del hogar fácilmente desde una sola aplicación, programar tareas y avisar sobre posibles robos.

    En caso que se produjera un allanamiento sería comunicado rápidamente a través de una alerta al móvil y accionada una sirena. El único aspecto controvertido viene, sin embargo, de la ciberseguridad. ¿Es este el futuro que deseamos? ¿Será posible «hackear» y corromper el sistema para acceder a la vivienda para robar?

  8. Tesla Model 3

    La conducción autónoma completa todavía no se ha alcanzado. Para lograrlo se requiere todavía de superar muchos desafíos. Pero la fase de autopilotaje va avanzando. El sector se está moviendo gracias a los desarrollos de firmas clásicas en la fabricación de automóviles y otras marcas procedentes de la esfera de la tecnología. Mientras se debaten futuras reglas y normativas de circulación, la firma Tesla, que ha cautivado por sus baterías y supercagadores, aspira a popularizar pronto los coches eléctricos.

    En ese empeño ha surgido este año el Model 3, un modelo accesible y que ofrece las principales funciones dominadas en la actualidad. Este tipo de motores, que ya se llevan vendiendo desde hace año, siempre se han criticado por los temores sobre su baja autonomía. La firma norteamericana ha logrado ofrecer un vehículo eléctrico con garantías que permite alcanzar los 350 kilómetros con una sola carga.

    Con una potencia endiablada que acelera de cero a cien en seis segundos, este coche viene equipado con los últimos avances en conducción semiautónoma. Además, su habitáculo destaca por su gran pantalla táctil y un exterior, aunque deportivo, de concepto berlina muy familiar. Un aspecto controvertido, sin embargo, es si este -el del coche eléctrico impulsado por baterías de iones de litio- es el futuro para hacer más sostenibles las ciudades, ya que este tipo de pilas empleadas se deterioran con el tiempo y emiten agentes contaminantes. ¿Ha llegado un lucrativo mercado de las baterías para coches?

  9. eSight 3

    La tecnología debe ser humana y social o no servirá para nada. Cubrir una necesidad, contribuir a la mejora de las personas como los exoesqueletos que permiten que personas con discapacidad física vuelan a andar o mejorar la vida de todos debería ser el camino de la innovación. Y, afortunadamente, surgen de vez en cuando, iniciativas interesantes en este campo. Como las gafas eSight e, fabricadas por una empresa canadiense, que aprovecha la realidad aumentada para que las personas con ceguera legal, es decir, que conservan un pequeño porcentaje de visión, puedan «ver» nuevamente.

    El dispositivo funciona a través de dos cámaras HD de alta velocidad que graban el mundo exterior y que están incorporadas en la parte fontal de las gafas. Esta imagen es proyectada a través de dos pantallas OLED frente a los ojos del usuario, de la misma forma que unas gafas de realidad virtual. Las gafas permiten controlar varios aspectos de la imagen, entre los que se incluyen el color, el contraste, el enfoque, el brillo y el aumento.

    Se controla mediante un mando por control remoto y alcanza -según el fabricante- seis horas de duración en su batería. Un aspecto interesante es que las gafas son completamente portátiles, algo a lo que también ayuda su peso y su tamaño, menores que los de unas gafas de realidad virtual convencionales. Para que estas gafas puedan ser utilizadas en la vida cotidiana sin producir sensación de mareo, su latencia es muy baja, es decir, hay muy poco desfase entre el momento en que las cámaras registran la imagen y ésta es proyectada en las pantallas.

  10. Amazon Echo 2

    El año que viene se prevé como el boom de los llamados altavoces inteligentes. Firmas importantes del sector como Apple y Samsung planean adentrarse en esta tendencia en los próximos años. Pero no fue hasta 2014 cuando se dio el primer campanazo. Entonces, Amazon anunció Echo, un dispositivo que permite controlar algunas funciones y aparatos mediante instrucciones dadas por voz, algo que ha continuado Google con Home.

    En esa búsqueda por encontrar el nuevo centro de la vida digital y superar definitivamente el fenómeno del «smartphone», el aparato más revolucionario de las últimas décadas, el gigante del comercio electrónico renovó este año su producto con mejoras significativas.

    Con una estética más minimalista y un mejorado altavoz (que incluye un tweeter y un woofer), el dispositivo llegó incluso a menor precio (99 euros). El software que lo hace funcionar, Alexa, entiende innumerables peticiones, se ha mejorado el sistema de reconocimiento de voz y se ha licenciado para introducirse en otros muchos aparatos electrónicos. Un aspecto que despierta un gran temor es si este tipo de aparatos recogen demasiada información sensible de los propietarios y si estamos, si no lo estamos ya, ante el comienzo de un Gran Hermano en en donde la vigilancia masiva está a la orden del día.