El fundador y presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, en el Congreso
El fundador y presidente ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, en el Congreso - EFE
Facebook

Las dudas y preguntas que deja Zuckerberg ante el escándalo de Facebook

El fundador de Facebook negó que «escuchara» a través del micrófono de los móviles a sus usuarios, aunque sí reconoció que «rastrea» a usuarios que incluso no tienen perfil en la red social

MADRIDActualizado:

Comedido, pero decidido. Nervioso en ocasiones, pero siempre dispuesto a relatar su versión. Serio y, a veces, hasta impávido ante la que se le avecinaba. Las diez horas con Mark Zuckerberg en sus dos asaltos en el Senado primero y luego en el Congreso de los Estados Unidos ha servido para volver a entonar el «mea culpa» en la crisis de la masiva fuga de datos de Cambridge Analytica, pero también para adelantar una serie de medidas y retos para mejorar determiandos aspectos relacionados con la privacidad en Facebook.

Una de las conclusiones de estas comisiones es que Europa, ahora, y más a partir del 25 de mayo cuando el Reglamento General de Protección de Datos sea de obligado cumplimiento, tiene una reulación mas restrictiva en materia de transferencia de datos. Un marco legal que, a ojos del propio Zuckerberg, es necesario establecer en territorio norteamericano. En su opinión, medidas más exigentes y garantistas reducirían este tipo de escándalos y casos de filtraciones de información de usuarios.

Aunque acorralado en diversos periodos, el fundador de Facebook ha salido más bien airoso de la contienda contra los gobernantes de EE.UU., aunque, sin embargo, dejó muchas incógnitas y preguntas sin contestar. Dudas e incertidumbres que se amasan en la ya maltrecha reputación social de la mayor red social del planeta, cercada en varios frentes (noticias falsas, injerencia extranjera, fuga de datos). Lo curioso es que muchos funcionarios electos expresaron su «escepticismo» ante las respuestas de Zuckerberg, quien muchas veces se quedó en un escueto «no sé».

¿Rastrea Facebook a gente que no tiene perfil?

Mark Zuckerberg dudó cada vez que los congresistas le preguntaron acerca del rastreo de Facebook de personas que no están en la red social. «Puede que haya asuntos específicos sobre cómo usa Facebook, incluso cuando no está conectado, de los que hacemos un seguimiento para asegurarnos de que no esté infringiendo las políticas del sistema», perfilaba en una de las últimas preguntas. «Sé que la gente utiliza "cookies" en internet, y que las personas pueden asociar la actividad entre diferentes sesiones iniciadas».

¿Escucha a través del micrófono a sus usuarios?

Zuckerberb siempre se ha caracterizado por ser muy receloso de su intimidad. Hace unos años se hizo una imagen viral; la cámara de su ordenador estaba tapada, algo que reconoció posteriormente que era por razones de seguridad y para que no le pudieran espiar. Pero una de las preguntas sirvió para que Zuckerberg negara la leyenda urbana de que Facebook utiliza el micrófono de los móviles para recopilar información de los usuarios. «No», fue su respuesta tajante sobre la existencia de esta herramienta.

Dejó claro que, pese a las teorías conspiranoicas que dicen quen incluso la plataforma «escucha» las conversaciones de los usaurios a través de los dispositivos electrónicos, la recopilación de datos solo se realiza a través de la navegación web, las interacciones de los usarios en la red social y mediante las «cookies» -una tecnología que permite almacenar información del historial de navegación-. «No, es una conspiración que corre por ahí», apuntó.

¿Dónde están los datos de los afectados?

El creador de Facebook tampoco se atrevió a decir si los datos de los 87 millones de usuarios de Facebook que utilizó Cambridge Analytica para influir en diferentes procesos políticos (como en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016) serán eliminados en su totalidad. «¿Dónde están mis datos?», preguntó uno de los congresistas. «Todo lo que le puedo decir es que investigaremos a fondo», contestó el líder de la plataforma.

¿Por qué no cortó con Cambridge Analytica?

A pesar de que hubo múltiples preguntas acerca de por qué Facebook no cortó todas las relaciones con Cambridge Analytica en 2015, cuando la compañía de Zuckerberg supo del uso indebido de los datos, su máximo dirigente no dio más respuesta que «la culpa es mía». Frente a ello, Zuckerberg se mostró partidario de que haya «cierta regulación» de las empresas de internet que operan con publicidad personalizada, pero no quiso dar ninguna opinión específica sobre cómo estas leyes deberían regir su negocio.

¿Hay prácticas monopolíticas?

Es más, aunque dejó caer algunas perlas, no disparó contra la competencia. Se esperaba que «Zuck» hiciera extensible a otras empresas del sector como Google, Twitter o Amazon de recopilar datos de sus usuarios, pero finalmente evitó criticar unas posibles prácticas monopolísticas. Zuckerberg negó que Facebook fuera un monopolio, a preguntas del senador Lindsay Graham, una cuestión por la que también podría sufrir mayor regulación. «Yo no lo veo así» fue su respuesta.

¿Vende datos a terceros?

Durante su comparecencia, Zuckerberg insistió en que no vende datos a terceros con fines publicitarios, algo que extrañó a los portavoces de los congresistas y senadores. Pese a las dudas existencias acerca de su modelo de negocio, subrayó que Facebook «no es un medio de comunicación» sino una empresa de tecnología. Por tanto, negar esta posición evita que la compañía deba ajustarse a las exigentes normativas que regulan la publicidad en diarios, emisoras de radio y canales de televisión. Aún, reconoció que la red social es «responsable» de lo que se publica.

¿Va a cambiar los ajustes de privacidad?

El modelo de negocio de Facebook está en parte basado en el uso de información personal de los usuarios con fines publicitarios. Las reacciones más airadas de los legisladores en ambas sesiones han venido de los esfuerzos de la red social por conservar ese modelo. «Vuestro acuerdo de usuario apesta», le espetó el martes el senador republicano John Kennedy, sobre las condiciones de uso de la red social que los usuarios firman, y le recomendó que las tradujera «al inglés», en referencia al lenguaje imposible que utiliza.

En el Congreso, el congresista demócrata Fran Pallone le pidió que respondiera «sí o no» para que cambiara los ajustes de usuario que se ofrecen por defecto para minimizar la recopilación de datos personales «lo máximo posible». Zuckerberg se limitó a decir que «es un asunto complejo que requiere una respuesta de más de una palabra», lo que Pallone tildó de «decepcionante».

¿Se han producido otros abusos similares?

Después de disculparse una vez más por errores como el de Cambridge Analytica, Zuckerberg se comprometió a peinar la red social para detectar abusos similares. «Vamos a investigar muchas aplicaciones, decenas de miles. Si encontramos actividades sospechosas, las auditaremos a fondo para ver cómo usan los datos personales y si han hecho algo inapropiado. Si es así, las prohibiremos en Facebook y avisaremos a los afectados».

¿Es necesaria alguna regulación?

«Regulación» ha sido una de las palabras clave en los dos días de testimonio. Muchos legisladores insistieron en que no se puede confiar en que Facebook ponga coto a un asunto del que depende su negocio y exigieron que el Congreso tome medidas para regular mejor a la red social y a otras plataformas que también usen datos personales de forma masiva. Zuckerberg prometió mejorar el funcionamiento de Facebook en este asunto y abrió la puerta a cambios legislativos: «Es inevitable que hay algún tipo de regulación. Mi postura no es que no haya regulación, pero también creo que hay que ser muy cuidadoso con qué tipo de regulación se implanta».

Una de las respuestas preferidas por Zuckerberg es la de la inteligencia artificial, una herramienta que, según dijo, contribuirá a evitar algunos problemas que ha tenido Facebook. Solo en la primera sesión, se refirió a ella en 23 ocasiones. El creador de la red social aseguró que se utilizará para evitar la propagación de noticias falsas, de propaganda política o de discurso de odio. «A largo plazo, construir herramientas de inteligencia artificial será la manera de identificar y expulsar la mayoría de este contenido dañino», dijo, sin dar detalles de cuándo o cómo esto será realidad.

¿Habrá una versión de pago?

Aseguró que Facebook «siempre tendrá una versión gratis», pero admitió que era una posibilidad que hubiese una para suscriptores, sin anuncios (y por lo tanto sin menos invasión de privacidad).

¿Qué pasa con la injerencia extranjera?

La trama rusa también ha dado de qué hablar. Zuckerberg reconoció que Facebook está «en una carrera armamentística» contra Rusia y los grupos de ciberdelincuentes que tratan de utilizar su plataforma para influir en procesos electorales. En cuanto a los asuntos relacionados con prejuicios políticos, Zuckerberg admitió errores a la hora de prohibir contenidos conservadores en la red social, que se habían entendido como extremistas sin serlo y reconoció que era «una preocupación» para él el ambiente «de izquierdas» en la compañía, que pretende desarrollar una plataforma apolítica.