Instagram tiene más de 800 millones de usuarios en todo el mundo
Instagram tiene más de 800 millones de usuarios en todo el mundo - ARCHIVO

InstagramLos posibles peligros de darle la tarjeta de crédito a Instagram para comprar directamente

La red de imágenes, propiedad de Facebook, experimenta con los pagos directos desde fotografías

MADRIDActualizado:

Facebook, ahora, tiene solo ojos para Instagram. Es la red que más crece, a la que más empeño está poniendo para intentar recuperar terreno y ganarse a las nuevas generaciones. Y lo está consiguiendo. De manera casi silenciosa, esta conocida red de fotografía ha venido ganando nuevas funcionalidades. Una de sus últimas apuestas, la posibilidad de comprar incluso directamente con solo pulsar una imagen.

Un factor más para explicar que la mutltinacional estadounidense está convirtiendo a Instagram en una red social mucho más completa. Su principal objetivo es hacer que, en la medida de lo posible, sus más de 800 millones de usuarios registrados en todo el mundo no salgan de la plataforma ni por asomo. Su última idea es posible que, pese a ser algo útil y práctico, y generarle a su vez una nueva fuentes de ingresos, le despierte ciertas reticencias a los usuarios.

La razón: para poder adquirir productos directamente, Instagram requerirá introducir la tarjeta de crédito o débito. Unos datos necesarios para poder efectuar las transferencias de dinero. De tal forma, que ya no hará falta abandonar el servicio para comprar un determinado producto que nos encontramos por ahí o el anuncio de turno.

Una decisión comprensible en términos económicos pero que, después de los últimos escándalos de filtraciones de datos, es posible que los usuarios sientan en conjunto ciertas dudas al respecto. La multinacional estadounidense Facebook, propietaria del servicio, garantiza, no obstante, la seguridad de los pagos. Registrando el número de tarjeta requiere configurar una clave de seguridad. ¿Es seguro? ¿Hay que confiar? Para incluir los datos, la operación es sencilla:

Esta medida está, claramente, enfocada a potenciar el comercio electrónico en Instagram, en donde en los últimos años ya se realizan agresivas campañas de publicidad y, en el caso de los usuarios «influencers», añadir incluso un enlace con lo que se dan muchos casos en los que se añade una web de compra online. No está descartado que a partir de ahora se preparen, incluso, contenidos especiales para por ejemplo reservar y comprar billetes para eventos en directo o cine. En caso de ofrecer un buen funcionamiento, esta estrategia puede incentivar a las marcas comericales a anunciarse aún más en Instagam.

Algo que no ha trascendido es su presentación en el muro de actualizaciones de Instagram. Las primeras capturas filtradas sugieren que la opción de pagos puede funcionar como «Etiquetas comprables», algo que ya empezó a probarse hace dos años para ciertos anuncios. Por ahora, este servicio está solo disponible para los mercados norteamericano y británico. En consecuencia, las redes sociales apuestan duro en el «ecommerce».