Las orcas Wikie y Moana (L) and Moana con su entrenadora Amy
Las orcas Wikie y Moana (L) and Moana con su entrenadora Amy - Reuters

Wikie, la orca que aprendió a decir «hello» y «bye bye»

Los resultados del experimento muestran que la evolución ha dotado a las orcas de capacidades imitativas realmente sofisticadas

Actualizado:

Vive en un acuario en sur de Francia pero ha logrado reproducir palabras en inglés con más facilidad que algunos humanos... Se trata de la orca Wikie, a la que han enseñado a decir «hello», «bye bye» y también a repetir el nombre de su cuidadora, Amy. Este descubrimiento revela la capacidad de aprendizaje social de estos cetáceos.

La imitación de sonidos novedosos, es decir, aprender a producir un sonido nuevo solo por escucharlo, es una propiedad central del habla humana, que ha impulsado la evolución de otra adaptación única en nuestra especie: la cultura humana. Aunque la capacidad de copiar sonidos de individuos de la misma especie está muy extendida en las aves, es notablemente rara en los mamíferos y, entre los primates, es prácticamente exclusiva de los humanos, informa la Universidad Complutense en un comunicado.

«Esperábamos imitaciones que fueran reconocibles, que Wikie copiara la tonalidad, la melodía o incluso el ritmo de las sílabas. Pero no nos esperábamos una imitación tan buena», ha explicado a Afp Jose Abramson, experto de la Universidad Complutense de Madrid, que es el coautor del estudio publicado el miércoles en la revista «Proceedings of the Royal Society B».

Sabemos por un estudio Complutense previo (Abramson 2013) que las orcas son capaces de aprender por imitación acciones motoras novedosas realizadas por congéneres. El trabajo que se publica ahora documenta que esta capacidad de imitación también está operativa cuando los estímulos son sonidos, incluso cuando los modelos que los producen son individuos de otras especies, en este caso, la especie humana.

«La anatomía vocal de las orcas, en general la de los cetáceos, es totalmente diferente de la de los humanos», señala el investigador. Esto implica que el hecho de que puedan copiar el vocabulario humano, tan diferente de su repertorio, muestra la amplitud de su capacidad de imitar.

En la investigación de imitación vocal se utilizó el mismo paradigma que ya había sido empleado en el estudio de la imitación motora; el sujeto es entrenado a responder a la señal «haz lo que el otro hace» o «haz lo que yo hago», en la que se le pide a la orca que copie la acción motora o vocal (familiar o novedosa) que está realizando otro sujeto (que actúa como modelo) de la misma o de otra especie.

En la primera fase del experimento se entrenó como modelo a Moana, una orca macho de 3 años de edad, para realizar 5 vocalizaciones nuevas (lo más distintas posible de su repertorio natural), que fueron asociadas a diferentes señales con las que se le pedía posteriormente que las emitiera.

El sujeto experimental fue Wikie, una orca hembra de 14 años de edad. Wikie actúo como el sujeto «observador» al que se le pedía que «copiara» las vocalizaciones nuevas que hacía Moana, mediante una señal que ya había sido aprendida en el experimento de imitación de acciones motoras de 2013. Además, se introdujo una variante en la que se le pedía otras dos vocalizaciones nuevas producidas por Moana, pero esta vez fueron grabadas y emitidas a través de un altavoz. En la segunda fase, para asegurar la novedad del sonido y, por lo tanto, la flexibilidad de la capacidad de imitación vocal, se puso a prueba a Wikie ante 6 sonidos humanos.

Wikie tuvo éxito en la copia de todos los sonidos con independencia de que fueran producidos por un modelo de la misma especie, tanto en vivo como a través de un altavoz, o por un modelo humano. La naturaleza atípica de algunos de los sonidos que se usan (habla humana) evidencia la gran flexibilidad de esta especie.

Los resultados muestran que la evolución ha dotado a las orcas de capacidades imitativas realmente sofisticadas y apoyan la hipótesis de que los dialectos que se han documentado en esta especie y en otros cetáceos se pueden adquirir y mantener a través del aprendizaje social y, más específicamente, a través de la imitación.

Aprender un comportamiento nuevo mediante la observación de otro individuo (aprendizaje social) permite la transmisión no genética de información y constituye un posible vehículo para la difusión y consolidación de las llamadas tradiciones culturales, firmas específicas de cada grupo.