Imagen de archivo que muestra a un hombre inyectándose heroína en el barrio de Kensington, en Philadelphia
Imagen de archivo que muestra a un hombre inyectándose heroína en el barrio de Kensington, en Philadelphia - AFP

Trump declarará una «emergencia nacional» por la adicción a la heroína en Estados Unidos

Cada día, 91 estadounidenses mueren por sobredosis de opiáceos; un problema que el presidente del país ha tildado de «grave»

WASHINGTONActualizado:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha adelantado que tiene previsto declarar una «emergencia nacional» por la adicción a la heroína en el país, donde 91 estadounidenses mueren al día por ese problema. «La crisis de los opiáceos es una emergencia. Y estoy diciendo oficialmente ahora que es una emergencia, una emergencia nacional», ha afirmado Trump en declaraciones a los periodistas desde su club de golf de Bedminster (Nueva Jersey), donde pasa sus vacaciones.

«Esto es una emergencia nacional y estamos redactando documentos para certificarlo», ha insistido el presidente, al hacer hincapié en que se trata de un «problema grave». «Nunca ha habido algo como lo que ha sucedido en este país durante los últimos cuatro o cinco años», ha agregado el mandatario republicano. Trump ha hecho estos comentarios tras abordar el pasado martes con su equipo la crisis generada por la adicción a analgésicos opiáceos con receta como OxyContin o Vicodin, que lleva a muchos estadounidenses a engancharse después a la heroína, más barata en el mercado negro.

«La heroína se ha convertido en el sustituto de los analgésicos opiáceos. Unas 4 o 5 pastillas de analgésicos en el mercado negro pueden costarte 40 dólares y eso te sirve para un día. Sin embargo, el coste de una bolsa de heroína oscila entre los 10 y 20 dólares, así que es una cuestión de costes», explicó Matthew Barden, agente de la Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA), a la agencia EFE hace ya dos años. De hecho, el 45 % de las personas que utilizan heroína eran anteriormente adictos a los analgésicos derivados del opio, según estadísticas del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Cada día, 91 estadounidenses mueren por sobredosis de opiáceos, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), un problema que se ha disparado desde comienzos de siglo y que está relacionado con el aumento en la venta con receta de analgésicos, que se ha cuadruplicado desde 1999. Trump prometió durante la campaña electoral del pasado año «luchar la batalla» contra la heroína, que en 2016 mató a casi 60.000 estadounidenses, según los datos preliminares del Gobierno estadounidense.