Harry y su hermano gemelo
Harry y su hermano gemelo - Instagram ouralteredlife

La triste historia de un niño con desfiguración facial al que llaman «monstruo de Halloween»

La madre, que es muy activa en las redes sociales, lamenta que cada vez que publica una fotografía con su pequeño lo califiquen de «abominación de Dios» y que Instagram retirase una de sus instantáneas

Actualizado:

Harry es un niño de 12 años al que llaman despectivamente «monstruo de Halloween» porque nació con el síndrome de Goldenhar, lo que significa que no tiene ojo, oreja, orificio nasal ni mandíbula subdesarrollada en un lado. Como consecuencia, Charlene Beswick ha tenido que ir soportando a lo largo de estos años cómo a su hijo le insultan por esta condición.

Sin embargo, su mayor enfado se produjo cuando Instagram borró una fotografía en la que aparecía ella y Harry. Al poco tiempo la red social tuvo que rectificar y pedir perdón. Beswick comentó, según recoge en el diario «Metro» que ella es muy activa en Internet y que ha tenido que leer comentarios en los que tachaban a su pequeño de «una abominación de Dios».

Ella explicó al «Liverpool Echo» que «cuando él era un bebé, los niños lloraban y escapaban de él. Lo señalaron y lo siguieron. Lo han llamado un bicho raro, un monstruo de Halloween, un chico feo». Unos insultos de los que asegura que Harry no conoce debido a que también es autista y no puede hablar. Sin embargo, a su hermano gemelo Oliver se le hace muy difícil esta situación.

Además, el diario «Metro» recoge los testimonios de Beswick en los que explica cómo ella misma reaccionó a conocer que Harry tendría la cara deformada. «Cuando escuché por primera vez de su condición, me quedé atónita», comenta. «Solo sentí culpa y pensé: '¿Qué le he hecho? ¿Fue algo que comí?'»

Poco después de que naciera Harry, la familia lo llevaron al Hospital de Niños de Birmingham y la experiencia le provocó una depresión postparto. «Si lo hubiera sabido, no habría terminado el embarazo. Ahora miro hacia atrás y desearía haberlo visto por lo que era, que era un niño muy guapo. Tenía un gran ojo azul y tenía una sonrisa tan brillante y hermosa», comenta Beswick.

Tras todos estos años, Beswick asegura que Harry es «un chico cariñoso e increíble» y ha publicado un libro llamado «Nuestra alterada vida» para ayudar a otros padres que se encuentren su misma situación.