Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016 Familias SOS de Aldeas Infantiles: puente del orfanato a un hogar

El fundador de la ONG hizo realidad la idea de que los menores abandonados fueran acogidos y protegidos

Aldeas Infantiles SOS, una organización no gubernamental con presencia en 134 países que se dedica a ayudar a los niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad, ha sido galardonada este 6 de septiembre en Oviedo con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016
Aldeas Infantiles SOS, una organización no gubernamental con presencia en 134 países que se dedica a ayudar a los niños y jóvenes en situación de vulnerabilidad, ha sido galardonada este 6 de septiembre en Oviedo con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016 - EFE
ABC / E. M. - abc_conocer Madrid - Actualizado: Guardado en:

El presidente en España de Aldeas Infantiles SOS, Pedro J. Puig Pérez, ha destacado este martes 6 de septiembre, un día muy feliz para su organización al conocer que serán los receptores del Premio Princesa de Asturias de la Concordia 2016, que se reconoce "el esfuerzo de muchos niños y jóvenes por superar las dificultades que la vida les presentó".

"Estamos felices" con el premio, ha asegurado Puig en declaraciones a la agencia Efe, que ha señalado que este galardón "tiene una virtud muy importante como es que tiene mucha visibilidad" y así pone sobre la mesa "los problemas que afectan a la infancia vulnerable y a la juventud en todo el mundo". Al coger el teléfono, en la organización internacional todos se congratulan por la noticia: "Es un día increíble", comenta Eduardo, trabajador de la ONG, para añadir que están "desbordados" por las llamadas y las felicitaciones recibidas.

No se lo esperaban, pese a su ingente labor en defensa de los derechos de los más pequeños. Ha reconocido que "les ha sorprendido" este premio, que la candidatura fue una propuesta de la exjugadora de baloncesto Amaya Valdemoro, y que todos los candidatos -el proceso de paz en Colombia, la Policía Nacional o la Fundación Abogados de Atocha, entre otros- eran, todos, "dignos merecedores".

En nuestro país, la organización está presente desde 1967, aunque se constituyó oficialmente en 1981. Pero la historia de la organización se remonta a después de la II Guerra Mundial, en 1949, cuando comenzó su despliegue internacional por 134 países con el objetivo de ayudar a los niños huérfanos de Centroeuropa.

El fundador, Hermann Gmeiner, "se dio cuenta que los niños no podían vivir en grandes orfanatos, sino en una familia" y crearon "familias SOS", en las que normalmente una viuda de guerra vivía ejerciendo de madre con niños.

"Esa idea tan sencilla en una casa se multiplicó por todo el mundo" y ahora en 134 países se trabaja con "los menores que han perdido cuidados parentales y con otros niños, jóvenes y familias en situación de riesgo, para apoyarles y que sigan viviendo con su familia".

En Siria, por ejemplo, Puig ha resaltado que en la actualidad 40 profesionales y 80 voluntarios trabajan en un programa de emergencia, que en la ciudad de Alepo hay dos aldeas infantiles, y hay presencia de esta ONG en la "ruta de la emigración" en Grecia, Italia o Macedonia.

Ha añadido que el premio irá a recogerlo el presidente de Aldeas Infantiles SOS Internacional, Siddhartha Kaul, el tercer presidente que ha tenido la ONG, tras el propio Gmeiner y Helmut Kutin.

Los cuatro principios sobre los que se asienta la organización son: un entorno familiar protector, el apoyo de redes familiares y sociales, la toma de decisiones y acciones basadas siempre en el interés superior del niño y la participación de los niños en la toma de decisiones que afecten a su vida.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios