Un profesor contempla las pintadas en un aula en un caso de acoso escolar a un alumno
Un profesor contempla las pintadas en un aula en un caso de acoso escolar a un alumno - ABC

«No solo interrumpen la clase, a los profesores les lanzan piedras o les destrozan los coches»

En el último curso 2016-2017, el Defensor del Profesor, dependiente del sindicato ANPE, atendió 2.249 casos, un 15 por ciento más que en el curso anterior

MADRIDActualizado:

El acoso a los profesores no es nuevo, sin embargo, «en los últimos cuatro años no han dejado de aumentar», lamenta Nicolás Fernández Guisado, presidente de ANPE.

En el último curso 2016-2017, el Defensor del Profesor atendió 2.249 casos, un 15 por ciento más que en el curso anterior. «Casi 300 profesores más que en el curso anterior pidieron ayuda por situaciones conflictivas en su centro educativo, multiplicándose por cuatro las agresiones y amenazas de alumnos a profesores», alerta el sindicato.

En cuanto a los casos contabilizados por etapas educativas, en el curso 2016/2017 se han incrementado en la Enseñanza Secundaria, en relación con los cursos anteriores, hasta igualarse con Primaria al 42 por ciento.

Este aumento se debe a tres motivos: «La sobreprotección de los padres les da muchas armas. Los niños viven en una burbuja que no existía antes. A esto se suma la amplificación de las redes sociales. La crítica se amplifica y supone un terrible desgaste psicológico. Y, por último, la autoridad del profesor se está perdiendo», opina Mario Gutiérrez, presidente de Educación de CSIF. Los casos «no solo se limitan a la interrupción en clase. Durante una excursión, un niño se subió a un montículo para lanzarle una piedra al profesor; hay otros que destrozan sus coches, pinchan ruedas o se los pintan».