Concentración de examinadores a las puertas d ela DGT el pasado 25 de julio
Concentración de examinadores a las puertas d ela DGT el pasado 25 de julio - Maya Balanya

Huelga de examinadoresLa DGT decreta un 50% de servicios mínimos en todas las jefaturas de tráfico a partir del 1 de diciembre

El colectivo de evaluadores mantiene sus reivindicaciones y no acepta las mejoras ofrecidas. De hecho, dan por hecho prorrogar el paro: «Ahora más que nunca», resuelven

MadridActualizado:

Cuando parecía que había cierto encuentro de posturas entre Tráfico y Asextra (la asociación profesional que representa a los 714 examinadores que hay en España), el conflicto laboral más extenso de un sector en España está lejos de solventarse. Desatascar la huelga ya no será cosa de la DGT, que deja en manos de Asextra la posibilidad de negociar la subida salarial de un complemento específico que reclama con la mesa del diálogo de la Función Pública del Gobierno. Unilateralmente. Gregorio Serrano, el responsable de la DGT, ha convocado esta mañana de martes a los medios para anunciar, nunca con estas palabras, que las negociaciones se dan por rotas. Serrano ha omitido revelar que se rompe la negociación, como tampoco las da por rotas Asextra, pero el diálogo ya es entre dos agentes sordos.

No en vano, tras el anuncio de la DGT de que incorporará 122 examinadores antes de julio de 2018 (que, descontando las personas que está previsto que se jubilen hasta esa fecha serán un centenar) y de que decreta servicios mínimos del 50% en las 63 jefaturas de Tráfico de España a partir del 1 de diciembre, Asextra reaccionó con un cese temporal de cualquier viso de negociación: «Ahora más que nunca prolongaremos la huelga». Así que la convocatoria de paro aún no anunciado para diciembre puede darse ya por hecho, a la vista de lo que Asextra afirma a ABC.

370 de los 435 examinadores que podían cambiar de categoría profesional, una vez que lo autorizó la DGT el pasado verano con la creación de la escala específica de Tráfico dentro de la función pública, han solicitado adherirse a esa promoción interna, lo que se traduce en má de un 60% de los evaluadores. Ello no significa, ha respondido Serrano, que esas 370 personas se descuelguen de la convocatoria de huelga de Asextra. «Algunos han solicitado esa promoción, que supondrá unos 300 euros más anuales, además de trienios y otras ventajas sociales, y seguirán haciendo huelga».

Una semana después de que el director general de Tráfico en persona se reuniese con el Comité de Huelga de los examinadores y de que hubiese un «acercamiento», como reconocieron las partes, Serrano ha aparecido este 21 de noviembre visiblemente molesto con el cariz que ha adquirido el conflicto. «Es imposible negociar con quien no se ha movido ni un milímetro de su postura inicial», ha dicho Serrano, en tono muy enérgico.

Según los planes de Tráfico, se va a duplicar la formación en el curso de 11 semanas -de mañana y tarde- que deben pasar los funcionarios que, en base a una promoción interna, quieran cambiarse de atribuciones e incorporarse al plante de examinadores. De esta manera, la DGT tiene previsto paliar los perjuicios que está generando los paros que el colectivo lleva a cabo desde el mes de junio.

Quieren más dinero que en 2015, dice Tráfico

Serrano ha asegurado que, desde el comienzo de los paros, Tráfico ha ofrecido a los examinadores un importante paquete de mejoras económicas y profesionales que no han sido aceptadas. El colectivo mantiene inamovibles sus reivindicaciones: los 250 euros mensuales a incrementar en su complemento específico, ha dicho Serrano, «cuando eran 215 euros en octubre de 2015».

Hasta la fecha, se han aplazado cerca de 194.000 exámenes prácticos de conducir desde el inicio de la huelga, mientras que se han realizado 448.000 pruebas teóricas y más de 412.000 prácticos. En este sentido, Serrano ha insistido en que la huelga «ha tenido perjuicios», pero no ha supuesto un «caos y parálisis» en ningún momento. Además, un dato importante que ha revelado Serrano, es que el número de aprobados en los carnés de conducción no se ha visto alterado por la huelga: era de alrededor de un 48% antes del pasado 2 de junio, y meses después, sigue manteniéndose en el entorno variable del 48 y 49%. Así que «no es cierta» la información de que los alumnos se están viendo perjudicados y suspenden más que antes de la huelga, o que su formación se viene resintiendo, como sí han denunciado numerosos testimonios recabados por este periódico.

«Nos parece irresponsable que se convoque a la prensa antes de contestar a la última petición del Comité de Huelga», objeta Asextra, la asociación profesional que agrupa a los examinadores

El director de Tráfico ha considerado que el colectivo tiene «muy poca voluntad de negociar». En repetidas ocasiones, Serrano ha reiterado ante la prensa que el acuerdo de 2015 hablaba de elevar a Hacienda la petición de una cuantía de 215 euros, por lo que considera que se ha aumentado la cantidad exigida. «De negociación ha habido poca y así es muy difícil negociar con nadie», ha lamentado el responsable de la DGT.

«Nos parece una falta de respeto, poco ético y resalmente irresponsable, que no se haya contestado al Comité de Huelga sobre su última petición planteada y se convoque antes a la prensa», ha objetado, como respuesta, Asextra, que ha negado la información aportada por Serrano acerca de que su sueldo, con pagas prorrateadas, ascienda a 1.600-1.800 euros (según la categoría profesional, C2 o C1).