Educación La ONU avisa de que los objetivos de Educación para 2030 se cumplirán con 50 años de retraso

La Educación Primaria universal no se conseguirá hasta 2042; el acceso universal al primer ciclo de la Educación Secundaria se alcanzaría en 2059 y al segundo ciclo de Secundaria, en 2084

Una profesora enseña a sus alumnos en una escuela de Leveque, en Haití
Una profesora enseña a sus alumnos en una escuela de Leveque, en Haití - Reuters

La Educación es la base de todo. Sin ella es imposible que ninguna nación ofrezca un futuro a sus ciudadanos. Por eso, Naciones Unidas presta un interés especial al progreso global del cuarto punto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados para 2030, que no es otro que «Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos». Y la tendencia no es todo lo esperanzadora que debiera.

En el nuevo informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo de la Unesco (GEM 2016) se advierte de que es necesario avanzar más decididamente. Aunque las cantidades de niños y adolescentes excluidos de la Educación han caído sostenidamente en el mundo entre 2000 y 2007 (la tasa de niños no escolarizados bajó en ese periodo del 15% al 10%), desde entonces y hasta 2014 solo ha bajado al 9%).

De mantenerse la actual tendencia, la Educación Primaria universal en el mundo no se conseguirá hasta 2042. El acceso universal al primer ciclo de la Educación Secundaria se alcanzaría en 2059, y al segundo ciclo, en 2084. Lo que implica un retraso en el cumplimiento del objetivo 4 (previsto para 2030) de casi cincuenta años.

El acceso universal al segundo ciclo de la Educación Secundaria en 2030 conseguiría sacar de la pobreza a 60 millones de personas en los países con bajos niveles de renta. Y en los niveles superiores de Educación, si se mantiene el ritmo actual, en cuatro años tendremos ya un déficit en las economías en crecimiento de 45 millones de trabajadores con estudios superiores.

El futuro sostenible empieza en las escuelas

Una de las novedades que planteaban los Objetivos de Desarrollo Sostenible respecto de los Objetivos del Milenio a los que sustituyeron en 2015 era, precisamente, el de la sostenibilidad. Esto es, que cubrir las necesidades actuales no comprometa la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Pero tampoco en este punto se avanza como sería deseable.

El informe de la Unesco evidencia la necesidad de reforzar en el sistema educativo la atención que se presta a los problemas ambientales. Por dar una referencia, la Unesco señala que el problema del cambio climático no se menciona de forma explícita en los contenidos de los planes de estudio de la mitad de los países del mundo. Incluso en los países de la OCDE, casi el 40% de los alumnos de 15 años apenas tienen conocimientos elementales sobre cuestiones ambientales.

«Si queremos tener un planeta más verde y un futuro sostenible para todos, debemos exigir que nuestros sistemas educativos sean algo más que una mera transferencia de conocimientos. Nuestras escuelas y nuestros programa de aprendizaje han de centrarse en perspectivas económicas, anbientales y sociales que ayuden a formar ciudadanos empoderados, críticos, conscientes y competentes», señala Aaron Benavot, director del informe GEM.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios