Imagen actual de la calle Mateos Gago
Imagen actual de la calle Mateos Gago - J. M. SERRANO
MALESTAR VECINAL

Vecinos del barrio de Santa Cruz de Sevilla, hartos de las despedidas de soltero

Alertan de que la calle Mateos Gago se está convirtiendo los fines de semana «en la nueva plaza del Salvador» tras su reordenación

SEVILLAActualizado:

Varios comerciantes y vecinos de Santa Cruz se han puesto en contacto con este medio para denunciar la imagen que del barrio se ofrece con la llegada de despedidas de solteros los fines de semana e instan a las autoridades municipales a sancionar, como ya se ha anunciado, a quienes también incumplan las normas de convivencia en el barrio de Santa Cruz.

Los vecinos dicen «no poder más» con la situación que viven en su día a día, ellos que «en realidad somos la esencia y el alma del barrio» y denuncian especialmente la evolución que ha sufrido la zona para vivir en ella, especialmente en los tres últimos años», afirman.

«La nueva plaza del Salvador»

Especialmente sensibles están los vecinos con la situación de la calle Mateos Gago, «sobre todo desde que han puesto los macetones, zona que aprovechan los jóvenes para beber durante los fines de semana», así como el turismo incontrolado, como el de los grupos de despedidas de solteros, cada vez más frecuentes y numerosos. «En esta calle están creando la nueva plaza del Salvador, ya que cada vez hay más gente», dice.

La seguridad también ha ido a peor con la llegada de estos grupos. «Hay peleas casi todos los fines de semana, los tirones son hechos más esporádicos. Hay poca iluminación en los Jardines de Murillo, que deberían estar mejor mantenidos. Mayor limpieza, papeleras, ya que este tipo de turismo es barato y se tira en las pocas zonas ajardinadas a descansar, denuncian. Incluso se tiran en el suelo apoyados en la fachada del Palacio Arzobispal para comer bocadillos», dicen.

«No podemos aparcar los coches, ni casi las motos, y las autoridades parece defender siempre a los turistas antes que a los residentes», afirman, a la vez que subrayan que «cada día están más aislados y cada vez hay menos accesos para los vehículos».

Salvaguardar la imagen del barrio

Los vecinos solicitan también que se cumplan las ordenanzas y no se actúe con golpes de efecto, como ocurre con postaleros o veladores. Creen que el Ayuntamiento debería cuidar más la imagen del barrio y reclaman servicios públicos de calidad. Se quejan también de la existencia de demasiados bares y de que no se cumple con la regulación.

Especial énfasis hacen también con las zonas de carga y descarga, mostrando su descontento sobre todo desde los cambios realizados en la calle Mateos Gago. Casi todas para hoteles, mientras que ellos deben compartirlas, dicen. Lo mismo que ha ocurrido con el cambio de la parada de Taxis.

Se muestran también preocupados por la dificultad del acceso de los bomberos a determinadas zonas del barrio. «La basura también es un problema, pues solo han dejado contenedores en muy pocos lugares, lo que hace que el Centro sea cada vez menos habitable.