Indigentes en el polideportivo
Indigentes en el polideportivo - ABC
DISTRITO MACARENA

Sexo y peleas entre los indigentes de Tres Huertas

Los vecinos urgen medidas porque se refugian en los soportales de los bloques de viviendas y en el polideportivo

SEVILLAActualizado:

Se pelean entre ellos, dejan basuras, restos fisiológicos, mantienen relaciones sexuales, se instalan con su enseres, provocan incendios y hasta pegan las estampitas de los santos en las paredes como si fuera su casa.

Eso es lo que hacen desde hace meses los mendigos que campan a sus anchas en los soportales de los bloques de Tres Huertas, en la Macarena, y en el polideportivo municipal que lleva un año abandonado y que, según los residentes del barrio, ha sido tomado por los sintecho.

Los sintecho se instalan en los jardines entre los bloques
Los sintecho se instalan en los jardines entre los bloques-ABC

Las quejas y llamadas a la Policía Local no surten efecto, dice Margarita Bejarano, presidenta de la asociación de vecinos Tres Huertas con lo que el problema se eterniza y con el agravante de que Lipasam viene a limpiar el polideportivo y se va, «pero como no se queda bien cerrado se meten otra vez».

Un vecino de la zona agrega que «llevamos ya meses de lucha y contacto con el distrito y poco se soluciona».

«Hace unos días —sigue— se limpió el polideportivo y se desalojaron a los mendigos que duermen, hacen sus necesidades e, incluso, tienen peleas violentas entre ellos. Se cerró la cancela de entrada. Ayer domingo, de nuevo una pandilla de rumanos ha vuelto a romper el candado y ha llenado el recinto de todo tipo de chatarra y basura, y hasta se han llevado las vallas metálicas que hay».

Imagen tomada ayer por la tarde. Los sintecho entran en el polideportivo
Imagen tomada ayer por la tarde. Los sintecho entran en el polideportivo-ABC

Bejarano, por su parte, dice que están por los soportales de los 21 bloques de Tres Huertas y que deben ser unos 14 ó 15 «aunque van y vienen».

«El distrito no hace nada y la Policía Local cuando se la llama no viene. Debe haber más medios sociales para evitar esta mendicidad y que estas personas no tengan que refugiarse aquí», termina la líder vecinal.