Uno de los edificios ubicados en la Plaza Nueva de Sevilla
Uno de los edificios ubicados en la Plaza Nueva de Sevilla - ABC
TRIBUNALES

Quince años para el acusado de asesinar a un hombre en la Plaza Nueva de Sevilla

El jurado lo declaró culpable de asesinato con él atenuante de alteración psíquica

SEVILLAActualizado:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a 15 años de cárcel al acusado de asesinar a un hombre en la Plaza Nueva el día 19 de septiembre de 2016.

La sentencia llega tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular que consideró al inculpado responsable de haber matado a la víctima de forma intencionada y con alevosía.

En la sentencia, fechada el pasado día 4 de mayo y contra la que cabe recurso de apelación ante el TSJA, la Audiencia Provincial de Sevilla condena al acusado a 15 años de prisión por un delito de asesinato con alevosía y con la atenuante analógica de anomalía o alteración psíquica.

En relación a esta atenuante, los peritos forenses que examinaron al acusado indicaron que el condenado «presenta rasgos anormales de personalidad, que es un policonsumidor de larga evolución, que padece un trastorno disocial de su personalidad», y «que cumple criterios clínicos de consumo perjudicial de tóxicos de larga evolución».

De este modo, la sentencia recuerda que el jurado declaró probado que, sobre las 22.00 horas del 19 de septiembre de 2016, el acusado se encontraba en la Plaza Nueva y coincidió con el fallecido, al que «empezó a recriminarle que fuera contando que tenía una relación» con una mujer, de modo que «empezó a gritar mientras hacía grandes aspavientos, originándose una fuerte discusión» entre ambos.

La sentencia recoge que, «determinado a acabar con la vida» del fallecido, «al que culpaba tanto por los comentarios como por la pelea anterior», el encausado se dirigió a su domicilio «y con la intención de asegurar su muerte y evitar cualquier tipo de riesgo para su persona cogió un cuchillo de grandes dimensiones».

El jurado declaró probado que, media hora después, el acusado volvió al lugar y «con la evidente intención de acabar con su vida, se abalanzó» sobre la víctima «clavándole repetidamente el cuchillo» en el abdomen y en la zona axilar izquierda, causándole la muerte.

Según el fallo, «tras el luctuoso hecho, el acusado trató de huir del lugar, abandonando la plaza a la carrera», pero varios testigos de la agresión le persiguieron y le dieron alcance en las proximidades del lugar de los hechos, reteniéndole hasta la llegada de la Policía.

La Audiencia pone de manifiesto que, cuando el acusado se abalanzó sobre el fallecido, «clavándole repetidamente el cuchillo» y causándole la muerte, «lo hizo de forma sorpresiva e inesperada, con la intención de asegurar su muerte y evitar cualquier tipo de riesgo para su persona» y sin que el finado «tuviera oportunidad de repeler la agresión».