Sala de espera después de salir del quirófano con anestesia general. Está junto al pasillo, a la vista de todos ABC
Salud

Pacientes con cáncer hacinados en un sótano y sin intimidad en el Hospital Macarena

El centro anuncia que busca nuevos espacios y hará una distribución más «amable» de los sillones

SEVILLAActualizado:

La situación no ha cambiado desde que en junio de 2015 el sindicato Csi-f la denunció. Por eso, ahora insiste en que los enfermos oncológicos que acuden al Hospital Virgen Macarena siguen siendo atendidos en dependencias que no cumplen las más mínimas condiciones de habitabilidad, sin espacio y sin luz solar y, lo que es peor, sin intimidad alguna a pesar del proceso y las pruebas que estos pacientes tienen que sufrir.

Desde el sindicato, Alejandro González dice que están en el sótano, la zona más penosa y lúgubre del centro, que alberga salas de consultas y de radioterapia. También deben acudir a la primera planta, a la zona de Endoscopia y a la Unidad de Día de Oncología.

«En la zona de Endoscopia —sigue— tienen que estar en la sala de espera aguardando para que les llamen para su tratamiento periódico. Ahí se mezclan con los pacientes que van a entrar en quirófano para hacerse las colonoscopias, gastroscopias y otras pruebas, con los que van a pedir cita. Los administrativos tiene que estar acallando a la sala para no subir la voz al preguntar datos personales que nadie debería saber pues un día normal puede haber hasta 60 personas a la vez en el mismo espacio».

González no pasa por alto que la habitación de preanestesia del servicio de Endoscopia consta de cuatro sillones y no cumple los mínimos requisitos de habitabilidad y salubridad.

También denuncia que, cuando los enfermos salen del quirófano con anestesia general, «tienen que esperar en un pasillo a la vista de todos los pacientes del servicio de Oncología».

No olvida tampoco la incomodidad de los sillones en los que tienen que estar horas para recibir los tratamientos, o el estado de los vestuarios, no sólo de esta zona sino de todo el hospital, y que ya lo ha puesto en conocimiento del comité de Seguridad y Salud.

Por su parte, fuentes del Virgen Macarena han confirmado que el hospital tiene entre sus prioridades mejorar el confort de estos pacientes.

«Sensibles con las necesidades de estas personas —afirman— se están revisando y valorando nuevos espacios para poder trasladar las actuales consultas, ubicadas en el sótano del hospital. Mientras tanto, se van a crear dos nuevas consultas en el área actual de Oncología, lo que conlleva una adecuación de los espacios actuales, para agilizar los circuitos de pacientes y habilitar espacios que permitan garantizar mayor intimidad y una atención personalizada».

Por otra parte, la dirección está «planificando la mejora de la intimidad y confortabilidad de los pacientes por medio de una distribución más amable y confortable de los sillones de la sala de espera y las luminarias».

De cualquier modo, asegura que la atención sanitaria de estos pacientes está garantizada por el equipo de profesionales que integra la Unidad de Gestión Clínica de Oncología Integral y que el hospital sigue intentando cuidar a estos pacientes durante su paso por el centro con acuerdos, por ejemplo, como el alcanzado con la Asociación Española contra el Cáncer, entidad con la que han puesto en marcha el programa «Palabras para curar», con el que los pacientes disponen de un nuevo servicio de biblioteca.