El pasado año hubo 1.500 juicios por violencia de género
El pasado año hubo 1.500 juicios por violencia de género - ABC
Tribunales

Los juzgados sevillanos celebraron 1.500 juicios por violencia de género en 2017

La presidenta del Observatorio de Violencia de Género pide un órgano penal especializado en violencia de género como hay en Málaga

SEVILLAActualizado:

Pese a ser la capital andaluza y pese al gran volumen de asuntos, Sevilla no tiene un juzgado de lo penal especializado en violencia de género como ocurre en otras provincias. Los hay en Málaga, Jaén, Algeciras y Motril, localidades que se reparten los seis órganos de estas características que existen en Andalucía. En la capital hispalense existen cuatro juzgados de violencia sobre la mujer que se encargan únicamente de la instrucción del procedimiento que luego se envía a un juzgado de lo penal para su enjuiciamiento. Es decir, van parar a un órgano que no está especializado y sin una formación específica en esta materia.

El pasado año se celebraron en Sevilla más de 1.500 juicios sobre violencia de género que se repartieron entre los órganos penales, según el decano de los jueces, Francisco Guerrero. Se trata de unos juicios que, según la presidenta de Observatorio de Violencia de Género, Ángeles Carmona, deberían ir a parar a un juzgado de lo penal especializado como hay en otras provincias. Sin ir más lejos, en Málaga hay tres juzgados de lo penal dedicados en exclusiva a enjuiciar asuntos de malos tratos de los seis que hay en toda Andalucía. Es algo que no le parece lógico a Ángeles Carmona que reivindica la creación en Sevilla de un órgano penal especializado en esta materia.

Pero ¿por qué? En primer lugar porque los jueces de lo penal que tienen que celebrar juicios de este orden no tienen especialización en la materia y, en segundo, porque la coordinación con todas las instituciones que participan en los protocolos contra la violencia de género es mayor cuando se trata de un órgano especializado. Además Carmona recuerda que en esos juicios no participan fiscales especializados como sería lógico. «Llevo tiempo pidiéndolo y es necesario», dice la presidenta del Observatorio de Violencia de Género que recalca que esos juzgados están contemplados en la Ley Integral y es una de las premisas del Pacto de Estado que acaba de firmarse. Un texto que hace hincapié en que existen jugados de violencia sobre la mujer para la instrucción y secciones especializadas de la Audiencia para los casos más graves, pero en la vía intermedia, que es la que ve la mayoría de los delitos, no los hay en todas las provincias. Por ello Carmona insiste en la necesidad de crear estos órganos.

Sin embargo, los jueces no parecen tener tan claro esa especialización. El tema ya ha sido tratado en juntas de jueces hace tiempo. Hace año y medio, en mayo de 2016, la junta de jueces de lo penal de Sevilla, se pronunció sobre el tema condicionando la especialización de órganos penales sobre malos tratos a que se crearan más juzgados. El acuerdo que adoptaron estos magistrados hablaba de que «han de crearse ex novo de manera inmediata dos juzgados de lo penal que conozca en exclusiva de dichos asuntos». El decano de los jueces, Francisco Guerrero, recordaba la sobrecarga que soportan los quince juzgados de lo penal de Sevilla.

De hecho, cada uno de estos órganos tiene una media de 1.000 sentencias pendientes de ejecutar (lo que supone que hay 15.000 entre todos) y que sobrepasan los módulos que establece el Consejo General del Poder Judicial para cada órgano. En base a esos números y los 1.500 juicios del pasado año, Guerrero comparte la opinión de la junta de jueces de que sería necesario crear dos órganos penales para que asumieran en exclusiva esta competencia en lugar de especializar uno de los existentes. «Ningún magistrado de estos juzgados se ofrece para asumir esta materia competencia en exclusiva», decía la junta de jueces evidenciando el rechazo de estos magistrados a asumir esa materia que provocaría el colapso. El decano insiste en que para esta especialización hacen falta dos órganos nuevos expresamente para ello.