De izquierda a derecha, Bernardo Bueno, João Queirós, Juan Gil, Enriqueta Vila, Juan Espadas, Isabel Rodríguez, Antonio Muñoz y Rui Loureiro, ayer durante la inauguración de las jornadas en el Real Alcázar
De izquierda a derecha, Bernardo Bueno, João Queirós, Juan Gil, Enriqueta Vila, Juan Espadas, Isabel Rodríguez, Antonio Muñoz y Rui Loureiro, ayer durante la inauguración de las jornadas en el Real Alcázar - RAÚL DOBLADO

Fernando de Magallanes regresa al Alcázar de Sevilla cinco siglos después

El Salón del Almirante acoge desde ayer unas jornadas sobre «Magallanes y Sevilla. Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo»

SEVILLAActualizado:

El Salón del Almirante del Real Alcázar de Sevilla acogió ayer el acto de inaguración de las «Jornadas científicas Magallanes y Sevilla. Conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo», que coordinadas por Enriqueta Vila y Juan Gil estuvo presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y contó con presencia de el delegado municipal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz y la directora conservadora del Real Alcázar de Sevilla, Isabel Rodríguez. Durante la primera jornada Rui Loureiro disertó sobre «Magallanes en Portugal», y Juan Gil lo hizo sobre «La llegada de Magallanes a Sevilla».

Se trata de las primeras jornadas convocadas en Sevilla ante la celebración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, «un esfuerzo de Sevilla por llamar la atención sobre Magallanes», según Vila Vilar, organizadas por el Patronato del Real Alcázar en las que colabora la Universidad de Sevilla. Este ciclo parte del esfuerzo por conocer y transmitir la historia de lo acontecido en el recinto palaciego, catalogado Patrimonio Mundial por la Unesco, y donde entre sus muros, Fernando de Magallanes redactó testamento antes de partir de viaje.

En palabras de Enriqueta Vila: «Este ciclo nace con la intención de estudiar los prelegómenos de ese epopéyico viaje que tuvieron lugar en nuestra ciudad, con el Álcázar como testigo mudo de los preparativos de todo tipo que se realizaron junto al Guadalquivir». Hasta el miércoles se podrá conocer a Magallanes en Portugal y su llegada a Sevilla, el papel de las Atarazanas en la navegación altlántica, la personalidad de Magallanes, el resultado de su empresa para su familia y, cómo no, «la documentación que sobre el personaje y su gran proyecto se conserva en el Archivo General de Indias. Ningún lugar más idóneo para celebrarlas que este mágnífico Alcázar sevillano», dijo.

En cuanto a la coordinación de las Jornadas, Juan Gil explicó también que han tenido «una respuesta estupenda por parte de los especialistas participantes, y que todos dijeron que sí a la primera llamada que hicimos para formar parte de la programación de estas conferencias», añadió.

Juan Gil, que protagonizó la segunda conferencia del día de ayer que versó sobre «La llegada de Magallanes a Sevilla», explicó la relación del marino con la ciudad, los lados oscuros de la vida del navegante, su estancia, cómo se casa, la relación que mantuvo con los sevillanos y los portugueses que vivían aquí. «Es un vecino de Sevilla, incluso desea enterrarse aquí y acaba siendo un sevillano más», dijo. Comentó también cómo se alojó en el Real Alcázar debido a que su suegro, Diego Barbosa, hacía las veces de alcaide». afirmó.

Las jornadas inauguradas ayer continuarán hoy con la presencia de Pablo Emilio Pérez-Mallaínas y Salvador Bernabeu Albert, quienes a partir de las 18 horas ofrecerán respectivas conferencias sobre «Las Atarazanas y el Océano Atlántico» y «Magallanes: del hombre al héroe». Mañana serán clausuradas con una conferencia sobre «Los vínculos de Magallanes con Sevilla: amigos, enemigos y devociones», a cargo de Enriqueta Vila Vilar, y «La documentación sobre Magallanes en el Archivo General de Indias’», a cargo de Manuel Ravina. El ciclo, al igual que cada jornada, concluirá con un debate final que comenzará a las 19.45 horas.

Las jornadas comienzan a las 18 horas y están abiertas a todos los sevillanos hasta completar aforo, siendo la entrada por el Patio de Banderas del Real Alcázar de Sevilla.