Actualidad

Los cinco principales motivos por los que no se aconseja comprar productos falsos ni imitaciones

La Policía Local de Sevilla advierte de que las falsificaciones no pasan ningún control sanitario

Los comerciantes explican que los productos de imitación no ofrecen garantía de compra ni calidad

Un agente de la Policía Local de Sevilla con bolsos falsos
Un agente de la Policía Local de Sevilla con bolsos falsos - Vanessa Gómez
MERCEDES BENÍTEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Durante el pasado año la Policía Local de Sevilla se incautó de 54.000 piezas falsificadas de distintos tipos, desde ropa, telefonía móvil, zapatillas de deporte, calzados. Imitaciones que, según estiman, podrían tener un valor en el mercado de más de 800.000 euros. Los agentes advierten de que se trata de un negocio ilícito que va a más y que implica delitos contra la propiedad industrial e intelectual. Y los comerciantes también se quejan de que se trata de una actividad que daña profundamente al sector. Estas son las razones para no comprar imitaciones.

Sin control de calidad

Estas piezas que no son originales no han pasado los exhaustivos controles a los que está sometido el resto y tienen muchos riesgos. Aunque están muy perfeccionadas y a veces es difícil distinguir la auténtica de la de imitación, en telefonía móvil, por ejemplo, las piezas falsas suelen dar problemas. A veces no se recarga la batería o incluso se dan casos en los que el móvil ha explotado.

Seguridad y salud pública

La mayoría de las veces no hay garantía de que no produzcan efectos negativos para la salud. Por ejemplo la Policía Local recuerda que en un mercadillo intervinieron calzado de imitación (de conocidas marcas deportivas) que provocaron verdaderos problemas, ya que emanaban unos gases que se impregnaban en el calzado. Y hubo mucha gente afectada. En otra ocasión el tabaco tenía excrementos de conejo y provocaba dolor de cabeza.

No hay garantías

Es otra cuestión. Cuando el consumidor acude a un establecimiento, el vendedor, el comerciante, le atiende y le explica las cualidades del producto y actúa como garante de la calidad. Además siempre se puede acudir a reclamar o a devolver el artículo al establecimiento donde se ha adquirido.

El comercio genera riqueza

Es una de las principales razones para los comerciantes, que aseguran estar muy damnificados por este mercado negro que les hace perder cada año 8.000 millones de euros. Según recuerdan, el comercio es una fuente de riqueza y genera 140.000 empleos en Andalucía.

Cooperador necesario

Desde la Policía se insiste en que se trata de un mercado negro y que la persona que compra estos productos está «colaborando» con un fraude, es un «cooperador necesario» de estas actividades. Aunque según dicen, comprar artículos falsos es algo «más inmoral que ilegal».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios