TRAS EL REFERENDUM

El barrio de la Feria que no quiere más días de fiesta

Muchos comerciantes y vecinos de Los Remedios no quieren más Feria: por la mala imagen y el caos. Y tampoco a les vale a los puristas: ellos seguirán apostando por la preferia

Paseo de cabellos, durante la Feria de Sevilla
Paseo de cabellos, durante la Feria de Sevilla - JUNA FLORES
MERCEDES BENÍTEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Encontrar a alguien que haya votado en el referéndum sobre la Feria en el barrio de Los Remedios, el distrito donde precisamente se ubica el real y se celebra la Feria, no es tarea fácil. No en vano, en el distrito en el que los vecinos dijeron masivamente no a la ampliación o a la imposición de un día festivo, la mayoría, como indicaban las estadísticas prefirió no participar. Sólo votó poco más del 11 por ciento: más del 63 en contra de esa ampliación. Por eso es difícil localizar a alguno que haya votado en la consulta popular que tuvo lugar la pasada semana y en la que salió sí a ampliar la fiesta y a tener un festivo fijo aunque en Los Remedios ganara el no.

Pero eso no significa que el tema les deje indiferente. La mayoría de los consultados tiene una opinión bien formada. En Virgen de Luján, en La Casa de los Licores, trabaja Eduardo Torres, uno de los que ha participado en la consulta popular y que ha dado un no rotundo a las dos cosas. No quiere oír hablar de ampliar la fiesta un solo día más porque piensa que ello no va a suponer más negocio para el establecimiento de venta de bebidas en el que trabaja. «Se va a consumir lo mismo y vamos a tener el mismo volumen de ventas. Un día más no hay cuerpo ni bolsillo que lo resista». Y van a ofrecer «una imagen bochornosa, como si esa fuera nuestra única preocupación».

Por ello, este joven dependiente insiste en que le da «vergüenza» que Sevilla haya aparecido en los telediarios debido a este tema y también está radicalmente en contra de que haya un día festivo siempre porque no quiere perder el día del patrón de la ciudad. «Sevilla es una de las pocas ciudades que no tiene festivo y no quiero que se pierda San Fernando».

Todo lo contrario opina Chari Amador, propietaria junto a su marido Rafael Román de Román joyeros, y que lo ve desde el punto de vista comercial como una oportunidad para dar mayor proyección a los comercios de Sevilla.

Para ambos, dueños de un negocio en pleno camino de paso a la Feria (en la calle Asunción esquina con Virgen de Luján) más días de fiesta atraerán a más gente. «Y eso beneficia al comercio pues mucha gente que pasa por aquí nos va a conocer más». Por ello, aunque este comercio sólo abre en la semana de Feria por las mañanas de diez a dos, han votado que sí. Pensando, sobre todo, en que es más dinero para Sevilla y en que «todo lo que atraiga turismo es negocio para la ciudad». Por eso está totalmente a favor de la ampliación. Otra cosa es lo del día festivo. Eso ya no les gusta tanto.

María Martínez, quiromasajista y vecina de Los Remedios, también ha votado a favor de la ampliación de la Feria. Porque, aunque vive en Virgen de Luján, a ella no le viene tan mal ya que además no tiene problemas de aparcamiento al disponer de una plaza de garaje. En cuanto al trabajo, durante esa semana se organiza su horario y esos días trabaja sólo por las mañanas. «A partir del jueves nadie se pone malo. A nadie le duele el cuello. La semana después de Feria sí que tengo más trabajo», dice abogando por la ampliación un día más.

Sin embargo, Martínez tampoco es partidaria de un festivo fijo durante la Feria y, en cuanto a ese tema, se ha manifestado en contra en el referéndum. Según argumenta, si es así, luego se pierde ese día.

Carlos Alfonso Márquez es vecino y comerciante ya que regenta una tienda de confección. Y está totalmente en contra del referéndum. «Creo que nos hacen falta otras cosas. Los Remedios es el único barrio donde no hay un colegio público ni una guardería. Tampoco hay un centro de mayores ni unidades ocupacionales», dice este vecino que se muestra muy quejoso con las políticas del Ayuntamiento y asegura que «no se acuerdan del barrio».

Según dice, sólo se acuerdan «para venir a tomar una copa una semana» e insiste en que hay cosas «mucho más importantes» que el citado referéndum. Al fin y al cabo, para él, un día más de feria «es un día más de pipí y de voces». Carmen Melgarejo es dueña de la peluquería «Carmen Estilista» en la calle Niebla. Ella no ha votado porque no puede hacerlo ya que vive fuera de Sevilla. Pero si hubiera podido, lo habría hecho en contra. Sobre todo, porque, según mantiene, con la Feria, les resulta prácticamente imposible trabajar. De hecho, en el negocio que regenta esa semana tienen que cambiar el horario habitual: solo abre por las mañanas hasta las tres de la tarde. No porque se vayan de fiesta sino porque, entre otras cosas, resulta imposible aparcar en el barrio durante esos días.

«Yo voy a tener más trabajo si hay más días de Feria pero el barrio se convierte en un caos», dice insistiendo en que en ese distrito, además de la Feria,«hay mucha gente que trabaja». Por eso no le parece bien esa ampliación de la fiesta.

Mercedes Vizcaya, vecina del barrio también está totalmente en contra. «A los sevillanos que tenemos caseta lo que nos gusta es la preferia. No tenemos capacidad de gastas más. Y los de fuera no tienen donde entrar. No le veo mucho sentido», dice esta sevillana.

Otras posturas son las de los que prefieren no aparecer en la fotografía. Una de ellas es Rosario, quiosquera en Virgen de Luján, y que, aunque tampoco ha votado, le parece bien que la Feria se amplíe. Y eso porque aunque, según dice, lleva años sin pisar el real, considera que puede ser una oportunidad para los hosteleros aunque no lo sea para ellos ya que su establecimiento es de los que cierra por la tarde y cree que el negocio seguirá igual pues siempre acude más o menos la misma clientela. En cuanto a los festivos, también se muestra indiferente. «Como nosotros tenemos que abrir todos los días, nos da lo mismo». Y luego está Paco, fontanero en la calle Niebla y que no es partidario de más días de fiesta. «Es una tradición que no tiene que cambiar. Mejor que se quede como está», dice. Como opina también otro abogado de un bufete en República Argentina: «Los sevillanos queremos nuestra feria como está y no que la amplíen y se llene de madrileños y de catetos». Obviamente después de tal afirmación el letrado prefiere el anonimato. Como otros que no han votado pero están radicalmente en contra de la ampliación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios