Participantes de la Carrera de la Mujer se abrazan tras la suspensión
Participantes de la Carrera de la Mujer se abrazan tras la suspensión - ROCÍO RUZ
PRUEBA CANCELADA

El Ayuntamiento estudia acciones legales contra la organización de la Carrera de la Mujer

Motorpress asegura que la Policía Local le pidió que se hiciera cargo de la responsabilidad administrativa y civil de la prueba

SEVILLAActualizado:

El Ayuntamiento de Sevilla estudia acciones legales a emprender contra la empresa Motorpress Ibérica, organizadora habitual de carreras en la capital andaluza y responsable de la Carrera de la Mujer que debía celebrarse este domingo y que se canceló minutos antes de su inicio dejando a 14.000 mujeres participantes sin poder completar el recorrido. El delegado de Seguridad y Movilidad, el socialista Juan Carlos Cabrera, ha responsabilizado este lunes a la compañía de «la anulación unilateral de la prueba dejando tiradas a todas las mujeres que se habían apuntado con toda su ilusión». Eso, junto a «toda la documentación que faltaba, aunque no fuese la esencial», ha motivado que se estén «estudiando todas las acciones legales que se puedan poner en marcha».

Cabrera ha expuesto que «la voluntad municipal ha sido siempre muy buena y se ha tenido un trato extraordinario con la empresa, a pesar de que se ha ido descolgando constantemente con demoras e incumplimientos». De esta forma, ha indicado que «ya estaban vendiendo dorsales cuando ni siquiera se conocía el recorrido, y cuando el mismo se le trasladó por parte del Ayuntamiento, que era la Cartuja, se negaron alegando que ya tenían casi 14.000 inscritas y que con ese número tan alto no podían organizar la prueba en la isla sino que preferían el entorno de Parque de María Luisa. La justificación fue esa, que ya habían vendido muchos dorsales. Y cedimos por no perjudicar a quienes tienen la ilusión de participar».

El delegado ha indicado que «pese a todo se tuvo buena voluntad y se estudió la alternativa, aceptándose finalmente el Parque, pero hasta este mismo viernes se les estuvo requiriendo la documentación que faltaba, que era mucha». «Estuvimos hasta bien entrada la tarde esperándola con los funcionarios -ha agregado Cabrera- y después de muchas advertencias sí nos trasladaron la esencial, la que tenía que ver con la seguridad y el plan de movilidad. Faltaba mucha otra documentación no crucial pero preceptiva y se les dijo que debían entregarla o se les impondría una sanción administrativa, aunque se les iba a permitir correr porque lo principal es que las mujeres inscritas pudieran hacerlo, sobre todo por tratarse de una causa benéfica».

«Pero el mismo domingo a las siete y media de la mañana -ha añadido el edil- la Policía Local se presentó en el inicio de la prueba y volvió a pedir los papeles que faltaban y mediante los que se hacían responsables de la ocupación de la Plaza de España y del pago de la correspondiente tasa, entre otras cuestiones. Motorpress dijo que no la tenía y se le indicó que la carrera podía disputarse pero que se interpondría por parte del Ayuntamiento la pertinente sanción administrativa. Entonces, la organizadora decidió por su cuenta y riesgo y de manera unilateral suspender la carrera, pero el Ayuntamiento dejó claro que la prueba podía disputarse. La carrera fue cancelada por la empresa, que es la única responsable de haber dejado tiradas a todas las corredoras y que, además, se puso a desmontar el vallado de seguridad inmediatamente con el peligro que esto conllevaba en los cruces con el tráfico».

Otros años, resuelto «en media hora»

Desde Motorpress Ibérica la versión de los hechos seguía siendo este lunes ostensiblemente distinta a la del Ayuntamiento. Fuentes de la compañía han explicado que «este año han puesto muchos más requisitos que en los anteriores. Llevamos once ediciones de esta carrera y hasta el año pasado, todo se arreglaba en media hora y daban los permisos una vez se cumplimentaba toda la documentación. Pero esta vez no ha sido así y hasta el talante ha sido otro, sorprendentemente. Con todo, hemos estado enviando documentación al Ayuntamiento puntualmente con todo lo que se requería y el mismo viernes nos convocaron a una reunión».

En dicha reunión, según la compañía, «se volvieron a exigir nuevos requisitos, que resolvimos sobre la marcha hasta dejar lo esencial cerrado y pactados verbalmente los detalles que quedaban. Pero el mismo domingo por la mañana la Policía Local que se presentó en la carrera con los 50 agentes que iban a cubrir su seguridad nos trasladó que debíamos firmar documentación haciéndonos responsables administrativa y civilmente de la prueba, algo que no íbamos a aceptar de ningún modo pues se trata de un asunto grave y de mucha importancia. ¿Cómo vamos a responsabilizarnos nosotros de cuestiones de seguridad? Por lo que fuera, la Policía nos indicó que ellos no se harían responsables, lo cual era inasumible, y entonces decidimos cancelar con todo el dolor porque teníamos allí 14.000 mujeres convocadas. Pero no podemos hacernos cargo de algo que jamás se nos había pedido anteriormente. Vamos a perder con esto 240.000 euros, pero la imagen que está dando el Ayuntamiento es también una importante pérdida para ellos. Sin los papeles es imposible que pudiéramos poner en marcha la prueba».