La madre abadesa de Santa Inés en el claustro del convento - MARÍA JOSÉ LÓPEZ OLMEDO
PATRIMONO

La abadesa de Santa Inés: «La venta de dulces nos da sólo para vivir y pagar la Seguridad Social»

La Junta dejará que el órgano del convento termine de restaurarse tras el visto bueno de Patrimonio, aunque la multa de 170.000 euros a las monjas sigue su curso a la espera de sus alegaciones

SEVILLAActualizado:

La madre abadesa del monasterio de Santa Inés, Blanca Cervantes, sobre la que pesa la amenaza de una multa de 170.000 euros por arreglar el órgano de la iglesia sin permiso de la Junta de Andalucía, reconoce que llevaban muchos años intentando arreglarlo. «No funciona desde hace treinta años y los presupuestos que nos llegaban, de más de ciento cincuenta mil euros, no los podíamos pagar».

La abadesa explica que «nuestros únicos ingresos proceden de la venta de dulces y eso nos da únicamente para comer y pagar las cuotas de la Seguridad Social, aunque no nos quejamos porque hay mucha gente peor que nosotros». Fue el pasado mes de enero cuando aceptaron el proyecto encabezado por los restauradores Jorge Anillo y Abraham Martínez, a instancias de la Fundación Alqvimia, y autorizaron su traslado al taller de Alcalá del Río. Las religiosas no pagarán ni un euro pero esa decisión les podría costar 170.000, si la multa impuesta por la Consejería de Cultura se hiciera firme. «Estamos tranquilas porque creemos que no hemos hecho nada malo», dice a ABC.

La Comisión Provincial de Patrimonio parece que les ha dado la razón pues ha autorizado el proyecto de restauración del órgano, que presentaron retrospectivamente el pasado mes. Este visto bueno dejará sin efecto la «paralización inmediata» del mismo anunciada en el expediente sancionador enviado la pasada semana a las religiosas por la Consejería de Cultura y que provocó la reacción firme de Martínez, el restaurador musical: «Nadie se llevará de aquí el órgano hasta que esté restaurado», dijo este domingo a ABC.

En quince o veinte días estará completamente terminada la restauración de la parte musical y antes de Nochebuena el mueble que lo contiene, de una complejidad superior incluso a la del órgano de la iglesia del Salvador, lo que permitirá que el órgano vuelva a sonar la víspera de Navidad, como marca la tradición en la que se inspiró Bécquer para escribir su famosa leyenda «Maese Pérez, el organista».

Las alegaciones de Moeckel

Aunque la multa de 170.000 euros impuesta por la Consejería de Cultura por abordar esta restauración sin permiso prosigue su cauce legal a la espera de las alegaciones que presenten las monjas y que firmará el abogado sevillano Joaquín Moeckel, con gran experiencia en pleitos con la Junta y el Arzobispado, el benéplacito de Patrimonio a este proyecto puede reducir considerablemente la cuantía de la sanción, considerada «injusta y exorbitada» por la Fundación Alqvimia, una entidad sin ánimo de lucro que pagará el coste de la restauración del órgano.

El propio delegado provincial de la Consejería de Cultura, José Manuel Girela, aseguraba este lunes a ABC que «aquí se han dado otros casos parecidos que al final se saldaron de otra manera, como la iglesia de la Magdalena, que tenía un expediente sancionador grave de ciento y pico mil euros y al final se quedaron en mil y pico».

Y añadió: «Nosotros simplemente hemos hecho lo que nos obliga la ley, que es abrir un expediente sancionador por intervenir un bien mueble de un bien inmueble catalogado de interés cultural sin pedir permiso previo a la Comisión Provincial de Patrimonio». Las religiosas lo hicieron hace unas semanas, a instancias de dos funcionarios de la Junta -afirma-, y se les ha aprobado, pero tendrían que haberlo pedido antes de sacarlo del convento. Tenemos que hacer cumplir la ley y la tiene que cumplir el del hotel, el del restaurante, el del bar y un convento no es menos. ¿Qué hubiera pasado si ese órgano aparece en una casa de subastas de Nueva York?».

Por su parte, la presidenta del PP de Sevilla, Virginia Pérez, ha reclamado a la Junta «el cumplimiento del convenio» de gestión del convento de Santa Inés y el «necesario diálogo» para la restauración del órgano del enclave. Para el PP, se trata de un expediente «injusto» porque «la decisión de las hermanas hay que enmarcarla en la desidia de la Junta en el cumplimiento del convenio».

Virginia Pérez afirma que «el convenio firmado en el año 1991 entre la Junta y el convento de Santa Inés era claro: la Junta obtenía las salas y la cesión por 50 años para convertirlo en uno de los espacios expositivos de la ciudad para 1992, y a cambio tendría que hacerse cargo de la restauración del convento y de su contenido, además del personal de seguridad y guías y la Junta ha incumplido en varios momentos con su obligación», dice.

Almuerzo benéfico

El próximo domingo la Fundación Alqvimia Musicae celebra un almuerzo benéfico para la restauración del legendario órgano del convento de Santa Inés en Real Club Sevilla Golf. El precio es 25 euros para los adultos y de 10 euros para niños de hasta 10 años. El almuerzo incluye un «cocido de Santa Teresa», bebidas, aperitivos, dulces de conventos, rifa y música.

Las personas interesadas en colaborar con esta causa benéfica pueden conseguir sus entradas en el el Monasterio de Santa Inés (calle Doña María Coronel), el Real Club Sevilla Golf (Montequinto) o llamando al teléfono 658 629 681. El día mismo del evento no se asegura que haya entradas disponibles en la puerta para los que no tengan reservadas o compradas. También se aceptan donaciones de bebida o comida para la celebración.