Salud - Enfermedades

Cirujanos del Hospital Gregorio Marañón aplican una técnica pionera para corregir arritmias en niños

Operan por primera vez en el mundo una arritmia de un niño mediante toracoscopia

Cirujanos cardiacos infantiles del Hospital Gregorio Marañón de Madrid
Cirujanos cardiacos infantiles del Hospital Gregorio Marañón de Madrid - ABC

Cirujanos cardiacos infantiles del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, en colaboración con el Servicio de Cirugía General Pediátrica, han realizado por primera vez en el mundo una cirugía de ablación de arritmia por vía toracoscópica en un niño de cuatro años.

Se trata de un abordaje quirúrgico del tórax a través de unos pequeños conductos llamados trócares, que evitan tener que realizar una incisión, y que se controlan gracias a una cámara de televisión interna.

El paciente presentaba una arritmia cardiaca incesante e invalidante, que estaba originada en la aurícula izquierda, por ello, y con el fin de corregir esta situación, el equipo de profesionales del Hospital Gregorio Marañón ha optado un abordaje toracoscópico, mínimamente invasivo y en el que se ablacionó la zona responsable de la arritmia con radiofrecuencia y se cerró la orejuela con un dispositivo.

La ablación de la orejuela es un procedimiento mediante el que se provoca una quemadura en la zona que origina la arritmia, para posteriormente implantar un dispositivo externo que excluye esta zona de la circulación, evitando así posible posibles embolias cerebrales, informa Ep.

Sin cicatrices

En concreto, la cirugía toracoscópica acorta el tiempo de recuperación y hospitalización de los pacientes ya que no se lleva a cabo una incisión abierta, a corazón abierto, con lo que la cicatrización es más rápida y se reducen los riesgos de complicaciones. Además, ofrece ventajas estéticas ya que apenas deja cicatriz, lo que también repercute en el ámbito psicoemocional del paciente, especialmente en los niños. El paciente tuvo el alta hospitalaria a los dos días de la intervención.

Este novedoso abordaje para un niño que han ejecutado los profesionales del Hospital Gregorio Marañón se deriva de la experiencia en cirugía toracoscópica del Servicio de Cirugía General Pediátrica, que ya aplica esta técnica en otro tipo de intervenciones como son la cirugía de resección pulmonar, cirugía para corregir el exceso de sudoración en las manos, la corrección de hernias diafragmáticas o de las anomalías del esófago.

Este servicio ha puesto en marcha un programa de formación para los cirujanos en este tipo de abordaje aplicado a la cirugía cardiaca tanto de niños como de adultos. Gracias a este proyecto, el Hospital Universitario Gregorio Marañón cuenta ya con especialistas preparados para realizar los procedimientos toracoscópicos que han permitido llevar a cabo esta intervención pionera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios