BAJO GUADALQUIVIR

Los perros de agua más bellos del mundo se crían en Los Palacios

Antonio Tinoco «Marismeño» los cruza en su criadero, al que acuden clientes de los cinco continentes, y ha logrado con ellos varios campeonatos mundiales de morfología canina

El criador Antonio Tinoco «Marismeño», con cuatro de sus ejemplares
El criador Antonio Tinoco «Marismeño», con cuatro de sus ejemplares - F.R.M.
FERNANDO R. MURUBE Los Palacios - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Con el coche estacionado a escasos metros de la glorieta de los Cuatro Vientos, en el centro de Los Palacios, una mujer de nacionalidad finlandesa pregunta por «Marismeño», y por su criadero de perros. Nadie conoce a alguien con ese nombre en el pueblo. «Anda que no está perdida la guiri…», exclama su interlocutor, ignorando que era él quien desconocía la existencia de un vecino campeón del mundo en materia canina.

Y es que a las afueras de Los Palacios, en un camino aledaño a la carretera del Monte, se encuentra uno de los más reputados criaderos de perros de agua de todo el mundo. Un hecho que pasa prácticamente desapercibido para la gran mayoría de palaciegos, pero del que dan buena cuenta los miles de aficionados enamorados de esta raza.

Este es propiedad de Antonio Carvajal Tinoco «Marismeño», y de él han salido innumerables ejemplares que posteriormente han sido campeones de España y del mundo de morfología (belleza) canina. Además, él mismo fue campeón del mundo en Berna (Suiza) hace ya unos años con su mítica perra «Linda del Marismeño», su afijo.

Al llegar a su destino, la finlandesa, que viene expresamente a recoger un perro que previamente ha pactado con Antonio, coincide con una aficionada asturiana que ha venido de vacaciones a visitar su criadero fetiche: «He sido siete veces campeona de España con perros de aquí», afirma orgullosa.

Estas visitas foráneas son solo dos versos del poema que conforman el día a día de este afamado criadero donde hay lista de espera para adquirir uno de sus animales. «Soy la persona que más perros de agua ha vendido del mundo. Aquí viene gente de todas partes, y eso que ahora tengo algunos problemas de salud que me impiden dedicarle más tiempo», defiende Tinoco, quien actualmente tiene 30 canes, pero que en su etapa «más fuerte» llegó a tener 250.

Asimismo, a lo largo de su dilatada trayectoria ha vendido más de un centenar de perros a la sección de adiestramiento canino de la Guardia Civil, así como a la Armada y al Ejército. Los vende con unas bases de iniciación y posteriormente estos cuerpos los terminan de adiestrar y los usan para buscar drogas y personas en catástrofes.

¿Qué aspecto le diferencia del resto de criadores? Hay quien dice que el instinto es sabio y conoce lo que la razón ignora. Ese es exactamente el valor añadido de Tinoco, quien a sus 63 años ata cabos genéticos con habilidad marinera por mera intuición, basándose en la experiencia que acumula con esa raza desde su niñez: «Me enamoré de los perros de agua a través de las personas mayores, al ver cómo les daban las órdenes y ellos se mataban por cumplirlas».

A través de un reducto de los antiguos perros de la marisma que conoció en su infancia tiene una magnífica línea genética, de la cual intenta mejorar su morfología. «Tengo mi propio criterio en base a una imagen en mi mente y no me salgo de ahí. Mi idea es aunar en un solo perro lo que hacen los especialistas de otras razas: atacar, cazar, bucear, trabajar con el ganado, con la policía en la búsqueda…Es la raza más funcional que existe». explica.

Ahora, después de haberlo conseguido todo con su afijo «del Marismeño», abriga la esperanza de conseguir la catalogación de este perro típico de las marismas del Guadalquivir como un ecotipo dentro de esta raza autóctona española, como lo es también el perro de agua cántabro: «Estoy luchando mucho para que se reconozca esto, pero hay gente interesada que se opone».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios