Fuente de la Plaza de las 7 revueltas de Marchena
Fuente de la Plaza de las 7 revueltas de Marchena - C. G.
MARCHENA

La historia de las fuentes de Marchena vuelve a la vida

El Consorcio Plan Écija da luz verde al proyecto para restaurar siete fuentes de la localidad

MARCHENAActualizado:

El jefe de proyectos del Consorcio Plan Écija, Juan José Lora, a través del estudio de la red de abastecimiento en Marchena del profesor Manuel Olías Álvarez y del archivero municipal Ramón Ramos Alfonso, ha dado luz verde a un proyecto para restaurar al menos 7 fuentes antiguas de la localidad y devolverlas a la vida.

La Comisión Local del Patrimonio Histórico de Marchena ha concedido la licencia de obras y ha redactado un informe favorable para la restauración de la primera de las fuentes, ubicada en la Plaza de las 7 Revueltas.

El arquitecto técnico marchenero, José Bellido, cuya empresa se ha ocupado de la restauración de edificios como la iglesia del Salvador, la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería o el Real Alcázar de Sevilla, será el encargado de asesorar dicha restauración.

Este será el primero de los proyectos de restauración, seguido por el de otras fuentes que aún se conservan aunque en mal estado, y se planteará la recuperación de algunas que han desaparecido. El destino de estas restauraciones abren una posibilidad al turismo que acude a Marchena para poder visitar así la ruta del agua.

Origen del proyecto

El proyecto utiliza como fuente principal el artículo de la Historia de Abastecimiento en Marchena de los dos autores citados y que fue expuesto en las IV Jornadas de Historia de la localidad celebrada del 6 al 9 de octubre de 1998.

Se trata de un estudio del abastecimiento de agua en la localidad que establece el origen de la primera red en el siglo XIX, cuando las únicas fuentes de suministro colectivo eran varios manantiales de los alrededores de la población y algunos pozos equipados como noria, así como los pozos particulares que existían en numerosas casas.

El trabajo llega con documentación hasta el siglo XVI y expone las antiguas fuentes, baños, manantiales y pozos que había en la localidad. Los pozos que había en las casas no se utilizaban para consumo humano por lo que se abastecían por medio de los aguadores o «azacanes» encargados de llevar el agua, principalmente de la «Fuente de las Cadenas» a los domicilios particulares.

La primera red municipal se acomete a finales de la década de 1920 con el fin de suministrar agua a la población económicamente desfavorecida y lo hacen con una veintena de fuentes públicas distribuidas por todos los barrios del pueblo. Entonces, era conocida como la red de «Don Roque», que pasa una década después a ser la empresa de agua de «Don Mariano», que se mantiene hasta la actualidad.