Cádiz Provincia

Fármacos rusos sin traducción llegan a centros de salud y ambulancias

El SAS dice que en toda España hay falta de Dogmatil inyectable, por lo que ha tenido que ser importado

Algunos médicos se niegan a suministrarlos porque no saben qué medicamento es

Medicamento ruso equivalente al Dogmatil, pero sin prospecto traducido al español
Medicamento ruso equivalente al Dogmatil, pero sin prospecto traducido al español - ABC

Centros de salud y ambulancias del Servicio Andaluz de Salud (SAS) de Sevilla están recibiendo fármacos rusos en cajas con caracteres cirílicos y sin prospectos traducidos al español, lo que ha provocado que algunos profesionales se hayan negado a suministrarlos a los pacientes, según ha denunciado el sindicato Csif. A preguntas de ABC, el SAS ha señalado que se trata de un problema que afecta a toda España ante el desabastecimiento del medicamento Dogmatil 50mg/ml solución inyectable, 12 ampollas de 2 ml, que normalmente se receta para cuadros de vértigos y vómitos.

Alejandro González, responsable médico de Csif en el área sur de Sevilla, ha denunciado que ese medicamento ha llegado a centros de salud y ambulancias de Sevilla, entre ellos Los Palacios y Utrera, con una pegatina sobre el etiquetado ruso informando que es «Eglonyl 50mg/ml, Sulpirida. 6 ampollas 2 ml». El problema surge cuando el médico quiere consultar el prospecto, escrito con caracteres cirílicos para saber qué efectos secundarios puede tener, o cuando se usan en dispositivos de cuidados críticos y urgencias, es decir, en los equipos de emergencia del SAS.

«En las ambulancias la medicación se almacena sin caja, de modo que a la hora de tener que inyectar el medicamento el médico de urgencia se encuentra con una ampolla escrita en ruso. Ante esa circunstancia, algunos profesionales se han negado a inyectarla porque no saben a ciencia cierta qué es ni qué dosis tiene. En ocasiones, hemos tenido que ir nosotros mismos con una receta a la farmacia a comprar Dogmatil o mandar a la familia cuando hemos ido a domicilios. No hay palabras para describir las caras que ponen la familia cuando les decimos que no nos atrevemos a poner ese medicamento porque el etiquetado en la ampolla está en ruso», relata a ABC uno de los profesionales que van en esos dispositivos móviles del SAS.

Ampollas de medicamentos rusos que llegan a las ambulancias del SAS
Ampollas de medicamentos rusos que llegan a las ambulancias del SAS- ABC

Alfonso Carmona, vicepresidente del Colegio de Médicos de Sevilla, ha señalado que «si está autorizado por la Agencia Española del Medicamento, el problema no es que esté fabricado en Rusia o la India, sino que los médicos no sepan qué tienen entre las manos. Los medicamentos tienen que tener etiquetas con el nombre, el principio activo y la cantidad. Si el médico no está seguro del medicamento, no debe usarlo por el riesgo que corre de equivocarse».

«La Agencia Española del Medicamento, dependiente del Ministerio de Sanidad, emitió una notificación el pasado 5 de agosto a todas las comunidades para informar del problema de suministro de este medicamento, por lo que esa agencia, la única con competencia estatal en este materia, la que autoriza mediante el Servicio de Medicación Extranjera, la importación de este fármaco, ya que no hay otra alternativa», según ha señalado la Junta de Andalucía.

Comunicado del Ministerio de Sanidad del 5 de agosto
Comunicado del Ministerio de Sanidad del 5 de agosto- ABC

El comunicado del 5 de agosto al que hace referencia el SAS es el enviado porel Ministerio de Sanidad a las consejerías de salud de las comunidades autónomas informandoles de que «el titular de autorización de comercialización Sanofi Aventis ha informado a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que tiene problemas de suministro con el medicamento Dogmatil 50 mg7ml Solución inyectable, 12 ampollas de 2ml (número registro 48557, C. N. 700622), que contiene como principio activo Sulpirida. El Servicio de Medicación Extranjera de la AEMPS ha confirmdo su importación».

El Gobierno andaluz admite que no es la primera vez que se produce desabastecimiento de este fármaco a nivel nacional, ya que en septiembre del pasado año ocurrió también. «Aunque no tenemos competencia en esta materia, sí trasladamos a los centros cada información que se genera en torno a situaciones de este tipo, dándoles a conocer la medicación que el Ministerio de Sanidad autoriza importar y poniendo medidas que aseguren la seguridad en su uso, como es el reetiquetado de las cajas en castellano y aconsejándoles que ante cualquier duda, consulten», añade la Consejería de Salud.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios