LEBRIJA

Un colegio de Lebrija innova con su forma de enseñar el flamenco y la exporta a Jerez

Manuel Lozano, maestro de 29 años, es el autor del proyecto pedagógico «Bordón», premiado por la Junta, y que ahora se empieza a aplicar en Jerez

Manuel Lozano con un grupo de alumnos lebrijanos
Manuel Lozano con un grupo de alumnos lebrijanos - A.H.
ALEJANDRO HERNÁNDEZ Lebrija - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La evidente conexión flamenca entre Lebrija y Jerez, que supera los límites musicales y estéticos y llega a la propia sangre de la mano sagas familiares compartidas, ha vuelto a sobrepasar las fronteras con un nuevo proyecto.

Después de dos cursos desarrollando en el colegio público Nebrixa el proyecto «Bordón» y de haber conseguido el curso pasado el primer galardón del II Premio Flamenco en el Aula que concede la Junta de Andalucía, el maestro de Educación Primaria Manuel Alejandro Lozano, jerezano de 29 años de edad, ha comenzado este curso en el colegio La Alcazaba de su tierra natal una nueva fase del programa que ha madurado en Lebrija y que ha sido reconocido como el mejor en la elaboración de materiales curriculares y recursos didácticos.

Lozano, maestro de Música y aficionado al flamenco, ha culminado en los dos últimos cursos en Lebrija un proyecto que se ha ido forjando durante varios años y que está dirigido a alumnos del tercer ciclo de Primaria (cursos quinto y sexto) de edades comprendidas entre los 10 y los 12 años. «El objetivo es que se diviertan y conozcan la cultura flamenca, el ritmo y el compás», explica a ABC Provincia Manuel Alejandro Lozano.

El maestro destaca que en Lebrija le ha ayudado mucho «el gusto por el flamenco» y señala que «le presentas [a los alumnos] una partitura de una seguiriya con la flauta y somos capaces al instante de prosodia rítmica, tocar con palmas, solfear, tocar con la flauta y cantarla si tiene alguna letra».

La flauta dulce, «un instrumento que gusta mucho a los alumnos», ha sido el instrumento utilizado para introducir al alumnado en los compases, palos y demás contextos relacionados con el mundo flamenco. «No hemos visto teoría, todo ha sido práctico»,

El proyecto «Bordón» va acompañado de un pequeño libro para los alumnos que incluye partituras de melodías sencillas de palos como alegrías, fandangos o rumbas, incluso soleares, que el maestro acompaña con la guitarra y los escolares interpretan con la flauta dulce.

También se desarrollan musicogramas, que son dibujos o gráficos que ayudan a comprender la música, a mirarla y a escucharla de forma activa, todos relacionados con el mundo del flamenco, así como manualidades, como la elaboración en cartón de una caja o cajón flamenco o de una guitarra cuyas cuerdas son gomas elásticas.

Además se fomenta entre el alumnado la búsqueda de información sobre el palo en concreto, la historia del flamenco o las diferentes peñas que existen. En total, en el último curso, «Bordón» ha acumulado quince partituras ejecutadas por los escolares, y numerosas fichas y vídeos de las audiciones de los alumnos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios