Unas escaleras
Unas escaleras - ABC
Arahal

Cayó por las escaleras pero cobrará la mitad porque no debió pisar el peldaño roto

Un juez condena al Ayuntamiento a pagar media indemnización porque pudo apreciar el deterioro y subir por otro lado

SEVILLAActualizado:

Se cayó por las escaleras al pisar un peldaño que se rompió al pisarlo en Arahal. Sin embargo, un juzgado de Sevilla ha dejado en la mitad la indemnización que solicitaba porque considera que la víctima pudo apreciar el deterioro y evitar la caída.

Según la sentencia de un juzgado de lo contencioso administrativo de Sevilla a la que ha tenido acceso ABC, los hechos se produjeron en enero de 2010 cuando una mujer sufrió una caída en la calle Miraflores de Arahal debido al mal estado de las escaleras. La mujer aseguraba en su demanda presentada ante el Ayuntamiento del Arahal que pisó un peldaño que se fracturó parcialmente, lo que le hizo perder el equilibrio y caer al suelo.

Tras ello, el Ayuntamiento dictó una resolución en la que no negaba el mal estado de las escaleras pero cuestionaba la relación de causalidad de lo ocurrido. Según el Ayuntamiento, «la culpa exclusiva la tuvo la víctima que pudo apreciar el deterioro y evitarlo».

Pues bien, según la sentencia, cuando la mujer subió por las escaleras «pudo darse cuenta del deterioro de buena parte de las mismas». Porque era «a plena luz del día y había visibilidad». En este sentido, se insiste en que el borde de los peldaños «se encontraba roto en varias partes de la zona por donde ascendía» e incluso recalca que ello se aprecia en el informe pericial.

Además, el juzgado recuerda que los escalones «sólo aparecen deteriorados por la zona curva, elegida precisamente por la mujer para ascender, mientras el resto no presenta deterioro».

Por ello considera que el Ayuntamiento es el responsable de mantener el buen estado del pavimento en las vías públicas. Pero, por otra parte, era «manifiestamente apreciable» el mal estado de las escaleras, «unido a la posibilidad de ascender por otro lado menos deteriorado». El juez acepta una «compensación de culpas» de un 50 por ciento y deja en la mitad la indemnización que reclamaba la mujer. Esto es, en lugar de 6.648 euros que pedía, el Ayuntamiento deberá indemnizarla con 3.324 euros por las lesiones que le provocó la caída. La sentencia es firme.