Política

Militantes del PSOE de Alcalá de Guadaíra rechazan la abstención frente al PP

Llegaron a votar a favor del no a Rajoy en una asamblea local que ha sido impugnada

La alcaldesa de Alcalá, Ana Isabel Jiménez y la dirección del partido son próximas a Susana Díaz
La alcaldesa de Alcalá, Ana Isabel Jiménez y la dirección del partido son próximas a Susana Díaz - A. M.
A. MALLADO Alcalá De Guadaíra - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La postura del PSOE nacional frente a la investidura de Mariano Rajoy ha provocado división en una de las agrupaciones con más peso de Andalucía, la de Alcalá de Guadaíra. En una asamblea extraordinaria, un grupo de militantes pidió que se votara una propuesta para pedir a la dirección nacional que votara en contra de un posible gobierno del PP. Llegó a hacerse a mano alzada y en medio de un clima de confrontación. Otros militantes han impugnado la asamblea por defectos de forma en dicha votación.

La última asamblea del PSOE de Alcalá se convocó de forma extraordinaria para analizar la situación actual del partido en la encrucijada de un cambio en la dirección y de la postura frente a la formación de gobierno en España. El orden del día hablaba sólo de análisis y debate. Así se desarrolló con distintas intervenciones enfrentadas en una sesión que se fue acalorando conforme avanzaba.

Al final de una larga sesión, varios militantes pidieron que se votara el rechazo a una abstención frente al PP. También planteaban votar que el próximo secretario general se eligiera por primarias. Otros se opusieron al entender que la medida no estaba en el orden del día. Muchos ya se habían marchado, algunos más lo hicieron en ese momento para no estar presentes en lo que consideraban un acto que no podía celebrarse por ir contra las normas del funcionamiento interno de la agrupación. La alcaldesa, Ana Isabel Jiménez, persona de confianza de Susana Díaz, presente en la asamblea rechazó que se realizara la votación.

Finalmente el presidente de la mesa dejó que se hiciera. Se votó a mano alzada y sin censo. En el recuento salió aprobado el «no» a Rajoy pero varios militantes indican que en ese momento no quedaban dentro de la asamblea ni la mitad de las personas que estaban al principio, que era unas cien.

Tras la asamblea, dos militantes la han impugnado frente a los órganos de dirección provinciales. Argumentan que no se puede votar un punto que no está en el orden del día y denuncian, que en cualquier caso la votación fue irregular. Se hizo a mano alzada y sin censo, lo que impide verificar si los presentes pertenecían o no a la agrupación.

El secretario general del PSOE de Alcalá, Rafael Chacón, que es también director de Movilidad de la Junta, explica que «la asamblea se desarrolló en un clima de confusión y descontrol y al final de la misma, después de varias horas, se planteó una votación sin garantías y que, además, no podía llevarse a cabo porque no estaba en el orden del día». Y añade que «hasta el presidente de la mesa reconoció públicamente que no se podía cambiar el orden del día pero decidió lo contrario».

Lo sucedido en la asamblea de una de las agrupaciones más fuertes de la provincia y que corresponde a una de las ciudades más importantes de Andalucía en las que gobierna el PSOE evidencia que existen discrepancias en la militancia andaluza respecto al futuro inmediato del partido. Así se ha hecho visible también en Dos Hermanas, donde la dirección, con Francisco Toscano al frente, si respalda la postura de Pedro Sánchez y ha pedido que se consulte a la militancia. En el caso de Alcalá, la actual dirección del partido es muy cercana a Susana Díaz y a Verónica Pérez.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios