La frialdad del asesino de la catana: «No fui yo, la espada bajó sola»

José Rabadán habla sobre el sanguinario crimen de su familia en el segundo capítulo de «El asesino de la catana»

El asesino de la catana, José Rabadanán, durante su detención con 16 años
El asesino de la catana, José Rabadanán, durante su detención con 16 años - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El documental sobre el asesino de la catana sigue analizando el sanguinario crimen que José Rabadán perpetró contra su familia cuando tenía 16 años. Con una espada, mató de más de 70 cuchilladas a sus padres y a su hermana, de nueve años, para cuya muerte encesitó también un machete.

El segundo capítulo de «El asesino de la catana», emitido por DMAX, profundiza en el asesinato, en el que en primera persona Rabdán cuenta cómo se ha reahibilitado y formado una familia después del crimen.

El propio asesino de la catana ha reconocido que no recuerda nada del crimen, que duró algo menos de media hora. «No fui yo, la espada bajó sola», comentó durante el primer polémico capítulo del documental.

Fue tal la intensidad de la agresión que la catana se rompió, aunque el joven asesino fue condenado tan solo a seis años de internamiento en un centro de menores y otros dos en libertad vigilada. La defensa alegó que padecía psicosis epiléptica, lo que hacía que se evadiese de la realidad, aunque varios expertos aseguran que en realidad es un psicópata, narcisista y sádico.

«A mi me llevó el abrir una puerta que no tenía que haber abierto, como siempre digo. Acercarme al satanismo y la maldad... me condujo a que en mi mente se fraguase un juego o idea, que conscientemente no pensé que se fuera a realizar, pero que finalmente se realiza», cuenta sobre la motivación que le llevó a cometer el crimen.

comentarios