Actualidad

«The Crown» o cómo Isabel II aprendió a ser Reina

Netflix estrena hoy la serie creada por Peter Morgan, guionista de («The Queen»)

«The Crown» o cómo Isabel II aprendió a ser Reina

No hay testigos de las audiencias privadas entre Isabel II y los primeros ministros con los que trató desde 1952, año en que heredó el trono, cuando Churchill era líder del ejecutivo. Donde no llegan las crónicas, el cineasta Peter Morgan («The Queen») ha encontrado inspiración para recrear los primeros años de mandato de la actual Reina de Inglaterra en «The Crown», primera serie inglesa de Netflix, disponible desde hoy en todo el mundo. «En “The Queen” había dudas sobre el tono, pero fue un éxito, y probablemente bueno para la familia real, así que hay una relación de respeto entre nosotros y Buckingham. Tomé el té con el jefe de prensa de palacio para informarle del proyecto, pero no leyeron los guiones ni lo pidieron. Estarán esperando al estreno», explica el creador, meticulosamente documentado.

«El tono es respetuoso pero no reverencial. Yo diría que es honrado, sobre todo con el lado humano. Como actores, debemos interpretar de forma honesta y valiente, sobre todo al tratarse de gente real», apunta Matt Smith, que interpreta al duque de Edimburgo, marido de Isabel II, a quien da vida Claire Foy. La serie se adentra en la parcela privada de la pareja y muestra una faceta muy distinta a la oficial. «La persona que soy al principio y al final de los diez capítulos es muy distinta; eso es lo bonito de la historia», afirma la protagonista, que ha rodado en varios castillos de Inglaterra (no en Buckingham). Según la prensa británica, la serie costó más de 100 millones de euros.

La historia se desarrolla en un momento político complejo: el imperio está en declive, la política internacional se recupera del trauma de la guerra y la recién nombrada Reina apenas tiene 25 años. «Siempre pensé que la relación con Churchill era interesante. Ella recibió la corona de forma inesperada y él era como su abuelo», recuerda Morgan. El político británico es interpretado por el americano John Lithgow. «Su madre era americana, así que algo tenemos en común», se defiende el actor. «Él era muy protector, pero también duro. Sabía que debía convertirla en soberana, aunque luego fue ella quien tuvo que meterlo en vereda».

Vestir a un icono

Una buena parte del presupuesto de la serie se destinó al vestuario, diseñado por Michelle Clapton, que antes diseñó la ropa de las seis primeras temporadas de «Juego de Tronos». «Esto no es un documental, así que he copiado diseños cuando era obligatorio ajustarse a la realidad. El resto los hemos creado respetando la esencia de los personajes», explica orgullosa. El vestido de boda de Isabel II, por ejemplo, tuvo que coserlo a mano. Hasta seis modistas, de un equipo de entre 40 y 80, se encargaron de esta tarea. Con el de coronación tuvieron más suerte, ya que encontraron una réplica idéntica de una antigua exposición. «La Reina ha llevado 60 piezas, pero hemos confeccionado más de 300», concluye.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios