Es noticia:

Colin Firth también renuncia a Woody Allen: «Nunca volveré a trabajar con él»

El actor, ganador del Oscar en 2010 por «El discurso del Rey», se desmarca del cineasta, con el que trabajó en «Magia a la luz de la luna»

Colin Firth (derecha) junto a Emma Stone (izquierda) en «Magia a la luz de la luna», la película que ambos protagonizaron para Woody Allen en 2014
Colin Firth (derecha) junto a Emma Stone (izquierda) en «Magia a la luz de la luna», la película que ambos protagonizaron para Woody Allen en 2014 - JACK ENGLISH
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

No está siendo un buen inicio de año para Woody Allen. El reconocido director de cine ha visto como su hija adoptiva y de la actriz Mia Farrow, Dylan Farrow, ha vuelto a poner en liza en las últimas semanas los supuestos abusos sexuales que recibió por parte de Allen en 1992, cuando ella tenía solo siete años.

Fue en 2014 cuando Farrow denunció por primera vez estos presuntos hechos, en una carta que publicó «The New York Times». La mayoría de la industria de Hollywood no la creyó entonces, pero la reciente oleada de escándalos sexuales que han salpicado a la primera línea del cine ha hecho que un gran número de actores y actrices cambien su punto de vista al respecto y se posicionen en favor de la hija del cineasta. De hecho, se ha convertido en uno de los iconos de «Time's Up», el fondo de defensa legal creado por referentes de Hollywood para luchar contra este tipo de abusos y que ya suma más de 15 millones de dólares en donaciones.

«Sé que estar de mi parte y contra Woody Allen no es fácil en el mundo del cine. Sé que estoy pidiendo valor y sacrificio. Pero si #TIMESUP realmente apoya a todas las víctimas, ese sacrificio es necesario. Para todos aquellos que ya se han pronunciado y alzado mi voz con la suya, hay una niña de siete años en mí que lo agradece con todo su corazón», publicó Farrow hace unos días en su Twitter personal. Su caso se ha reactivado, además, después de que su hermano, el periodista Ronan Farrow, fuese uno de los periodistas que destapó el escándalo de Harvey Weinstein.

Muchos apoyos

Hasta el momento, intérpretes como Jessica Chastain, Mia Sorvino, Reese Witherspoon, Rebecca Hall, Ellen Page, Greta Gerwig o Thimothée Chalamet se habían sumado a su causa y renunciado públicamente a Woody Allen. Un procedimiento considerado como «injusto y triste» por parte de un actor de lo más reconocido en Hollywood como Alec Baldwin, que rompió una lanza en favor del director. «Fue investigado por dos estados y nunca se presentaron cargos», señaló.

Sin embargo, el alegato de Baldwin no lo comparten el resto de sus compañeros de profesión. El último en renunciar públicamente a Allen ha sido otro actor de renombre, Colin Firth, ganador del Oscar y del Globo de Oro en 2011 al Mejor Actor por su papel del Rey Jorge en «El discurso del rey» y que había sido nominado a ambos galardones el año anterior por «Un hombre soltero».

Como recoge «The Guardian», el artista ha confirmado que nunca más volverá a ponerse a las órdenes de Allen en toda su vida. «Nunca volveré a trabajar con él», ha asegurado al rotativo británico. Firth ya trabajó para Woody Allen en 2014, cuando protagonizó «Magia a la luz de la luna». La decisión ha podido tomarla tras visionar la entrevista que Farrow concedió a la cadena CBS y en la que relataba los presuntos abusos que sufrió por parte del director.

Woody Allen se defiende y rompe su silencio

Por su parte, Allen ha roto su silencio y se ha defendido de las acusaciones vertidas contra su persona. En un comunicado enviado a la CBS tras la emisión de la citada entrevista, el cineasta ha recordado que los sucesos por los que se le acusan «ocurrieron hace más de veinticinco años» y que fueron juzgados en hasta dos ocasiones, concluyendo que «nunca había tenido lugar ningún abuso». En este sentido, Allen se hace eco del veredicto final de los jueces. «De hecho, encontraron qu lo que había ocurrido era que una niña vulnerable había sido manipulada por su madre, enfadada, para contar esa historia».

El cineasta apoya su versión en el testimonio de otro de los hijos de Farrow. «Es más, el hermano mayor de Dylan, Moses, ha dicho que vio cómo su madre hacía exactamente eso: entrenar a Dylan para que dijera que su padre era un peligroso depredador sexual», afirma. Un procedimiento que, para Allen, «ha funcionado». «Y tristemente, estoy seguro de que Dylan de verdad se cree todo lo que cuenta».

«La familia Farrow está aprovechándose, de manera cínica, de la oportunidad que les ha brindado el movimiento "Time's Up" para volver a hablar de esos hechos infundados», prosigue Allen. «Todo eso no es más cierto hoy de lo que lo fue en el pasado. Nunca abusé de mi hija, que fue lo que todas las investigaciones conclyeron hace medio siglo».