Es noticia:

Chenoa: «La jerga española puede sonar agresiva y tosca en otro idioma»

La extriunfita debuta en el doblaje con la película animada «Cavernícola», donde también ponen voz Mario Vaquerizo y Hugo Silva

Chenoa, en la presentación de «Cavernícola»
Chenoa, en la presentación de «Cavernícola» - Gtres
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Que nadie se engañe por el título de la película, «Cavernícola» no es el típico retrato de trogloditas en la Prehistoria. Es tan solo una excusa para contraponer dos periodos históricos, el de los humildes cavernarios y el de los altivos habitantes de la Edad de Bronce, y así romper con los estereotipos.

El vehículo que escoge el creador de «Chicken Run: Evasión en la granja» no es otro que un partido de fútbol. Sabedores de que el deporte rey mueve masas, emplean un encuentro entre esos dos mundos para demostrar que los prejuicios están para ser abatidos. Hugo Silva, Mario Vaquerizo y la debutante Chenoa ponen voz a los protagonistas de una historia que, a través del humor, busca calar en los más pequeños y en sus padres. Una película que, según la exconcursante de la primera edición de Operación Triunfo, «provoca hablar con la familia, algo que se destila poco estos días».

Vaquerizo dobla a Lord Nooth, «el malo de la película». La ambición desmedida del personaje animado termina pasándole factura: «Es un pobre hombre en el fondo; esa seguridad, tan altivo, esconde muchas carencias. La cura de humildad es muy importante y tendríamos que aplicárnosla en el día a día también. A veces lo que pensamos lo imponemos y no respetamos otras opciones que puede haber y eso es lo que a mí me ha provocado la llegada a la Edad de Bronce de estos cavernícolas que son dueños de su vida y quieren estar a gusto y creen en el equipo y la cohesión del grupo. Eso da una lección de filosofía de vida a mi personaje», explica Vaquerizo en una entrevista con ABC.

Hugo Silva y Chenoa se funden con sus personajes. Casi irreconocibles, cuesta encontrar algún matiz en sus voces que sea familiar con la de Dug (Silva) y Val (Chenoa). Mario Vaquerizo, sin embargo, es más permeable, y no faltan los «holi» o «hasta luegui» típicos del televisivo icono español. «Puse esa especie de plumerío como de afeminado, que yo también tengo esa parte y lo reconozco, no tengo ningún problema. Me dejé llevar y he aportado esas tonterías que digo yo en mi mundo vaquericista. El sentido del humor es fundamental en esta vida, hay que reírse de uno mismo», cuenta.

Y aunque Silva siempre intenta encontrar algo de sí mismo en sus personajes, Chenoa, en cambio, es más pragmática. «Trabajo desde la parte funcional. Creo que tiene que funcionar un diálogo», asegura. «Hay partes en el original (doblado por Eddie Redmayne, Maisie Williams y Tom Hiddleston) que no las puedes traer al español porque te suena a chino, muy postizo. Ese puntito de echarle la jerga española es muy normal aquí, pero en inglés igual les suena muy agresivo, tosco. De todas formas, he metido esos ingredientes en algún momento, por eso hay alguna "guayería" quizás de la Cheno», explica.