Netflix estrenará «Fe de etarras» en los cines para poder competir en los Goya

El filme es una comedia de humor negro que transcurre en el cálido verano de 2010 en una capital de provincias española

El rodaje de «Fe de etarras»
El rodaje de «Fe de etarras» - Jorge Alvarino
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Netflix ha anunciado este lunes 6 de noviembre el estreno de su segunda película original española, «Fe de etarras», el próximo 7 de diciembre en al menos veinte cines de España, entre ellos, de Madrid, Barcelona y el País Vasco. El servicio de entretenimiento por Internet ha recordado que la película está dirigida por Borja Cobeaga («Negociador», «No controles») y escrita por Diego San José (co-escritor de «Ocho apellidos vascos» y «Ocho apellidos catalanes»).

«Fe de etarras» está protagonizada por Javier Cámara («Narcos», «Truman», «Vivir es fácil con los ojos cerrados»), Julián López («El tiempo de los monstruos», «Perdiendo el norte», «Pagafantas»), Miren Ibarguren («Anclados», «Aída», «La que se avecina») y Gorka Otxoa («Allí abajo», «Los miércoles no existen», «Pagafantas»).

De este modo, ha detallado que su segunda película original española está producida por Mediapro («Los lunes al sol», «Midnight in Paris», «La vida secreta de las palabras», «Un día perfecto») y se estrenará en al menos 20 cines gracias al acuerdo realizado con la productora y distribuidora A Contracorriente.

«Fe de etarras» es una comedia de humor negro que transcurre en el cálido verano de 2010 en una capital de provincias española. Un peculiar comando, formado por un veterano que necesita demostrar que no es un cobarde (Javier Cámara), una pareja cuyo compromiso depende de la continuidad de la banda (Miren Ibarguren y Gorka Otxoa) y un manchego que se cree que entrar en el comando le hará sentir como si fuera Chuck Norris (Julián López), se atrincheran en un piso franco a la espera de recibir una llamada para pasar a la acción. Mientras tanto, la selección española arrasa en el Mundial de Sudáfrica y todo el país lo celebra a su alrededor, para mayor frustración del ridículo comando.

comentarios