Dónde comprar las mejores rosquillas de San Isidro

Las hay tontas, listas, de Santa Clara y francesas y son el dulce estrella de la fiesta del patrón de Madrid

MADRIDActualizado:

Todas son del santo. De San Isidro Labrador. Hay rosquillas tontas, listas, de Santa Clara y francesas. Las primeras, las más sencillas, no llevan nada por encima. Las segundas van cubiertas de una mezcla de azúcar, zumo de limón y yema. Las de Santa Clara llevan merengue seco y las últimas se culminan con almendra picada. Son las protagonistas dulces de la fiesta del patrón madrileño aunque se pueden encontrar durante todo el mes de mayo en los escaparates.

Las cerca de seiscientas pastelerías de la Comunidad de Madrid venderán este mes, por la festividad de San Isidro, casi 6 millones de rosquillas artesanas. Así lo ha informado en un comunicado la Asociación de Empresarios Artesanos de Pastelería de Madrid (Asempas), en el que han indicado que el precio en esta campaña «apenas experimenta variación respecto al año pasado».

Las rosquillas listas son las más demandadas, ya que protagonizan el 50 por ciento de las ventas, frente al 20 por ciento que suponen tanto las tontas como las Santa Clara y el 10 por ciento de las francesas.

Las más clásicas se pueden comprar en pastelerías como el Horno de San Onofre (San Onofre, 3); El Riojano (Mayor, 10); Casa Mira (Carrera de San Jerónimo, 30); o Vait (Alcalá, 54). En otros obradores como Nunos ( Narváez, 63), su maestro pastelero José Fernández innova con coberturas que se salen del canon clásico: de yema, limón, chocolate o de café y anís.