Holt McCallany (i) y Jonathan Groff en 'Mindhunter'.
Holt McCallany (i) y Jonathan Groff en 'Mindhunter'.

Mindhunter y otras series de "muertos"

La nueva serie de Netflix toma el testigo de otros productos como 'Mentes criminales' o 'True Detective' donde los asesinos en serie son los protagonistas

Actualizado:

Los diez capítulos de la primera temporada de ‘Mindhunter’ están a disposición de todos los usuarios de Netflix desde el pasado viernes trece de octubre. La nueva serie de David Fincher (‘Seven', 'El club de la lucha, Zodiac', 'El curioso caso de Benjamin Button', 'La red social’, ‘Perdida’), que para Netflix ya dirigió dos episodios de ‘House of Cards’, trata sobre dos agentes del FBI que viajan por el país para instruir a policías sobre análisis de conducta de asesinos y técnicas para cazarlos.

Durante esos viajes comienzan a entrevistar a asesinos en serie encarcelados para intentar comprender el porqué de sus acciones para así poder anticiparse a los nuevos asesinos.

La serie basa su acción en los finales de los setenta, una época en la que el FBI se encontraba en plena renovación de técnicas.

El protagonista de la serie es Holden Ford (Jonathan Groff), un agente especial del FBI de la Unidad de Análisis de Conducta que junto con su compañero Bill Tench (Holt McCallany) intentan aprender lo máximo posible de los asesinos para tratar de cazar a los que andan sueltos. Hannah Gross interpreta a Debbie, la novia de Holden y Anna Torv a Wendy, una psicóloga experta en asesinos.

Mentes difíciles de analizar

Tratando de salir del clásico agente del FBI encontramos 'Mentes Criminales', serie que refleja el trabajo de la Unidad de Análisis de Conducta de la agencia federal. Un grupo de agentes (muy estereotipados, pero con gran atractivo para la audiencia masiva) persiguen asesinos complejos que requieren de un estudio de su comportamiento para predecir sus pasos y anticiparse a ellos, pudiendo así salvar a sus posibles víctimas. CBS la tiene en pantalla desde 2005 y actualmente se emite su 13ª temporada.

La primera cazadora de asesinos

Angela Lansbury interpretó durante doce temporadas y 264 episodios a la entreñable e implacable Angela Lansbury en 'Se ha escrito un crimen', una profesora que, tras la muerte de su marido, se puso a escribir novelas de misterio. Emulando a Miss Marple, el personaje de Agatha Christie, Jessica Fletcher resolvía en cada capítulo algún caso de asesinato acaecido en Cabot Cove.

La edad de oro de los asesinos en serie

Matthew McConaughey y Woody Harrelson en la primera temporada de 'True Detective'.
Matthew McConaughey y Woody Harrelson en la primera temporada de 'True Detective'.

La primera temporada de 'True Detective' es, probablemente, la serie de asesinos en serie de mayor calidad de la historia de la televisión. Matthew McConaughey, Woody Harrelson y los paisajes de Lousiana crean la atmósfera perfecta para un producto redondo que fue un éxito total de crítica y público.

Dos detectives con un pasado tormentoso vuelven a reunirse para volver a investigar un complicado caso de un asesino en serie que años atrás no habían logrado resolver. El éxito de la serie producida por HBO radica en que la oscuridad no sólo está en el asesino, sino también en los detectives. Ocho capítulos que nadie debería perderse. La segunda temporada, con Colin Farrell y Vince Vaughn, no pasa del aprobado. La tercera temporada llegará el año que viene.

Billy Bob Thornton es Lorne Malvo en 'Fargo'.
Billy Bob Thornton es Lorne Malvo en 'Fargo'.

'Fargo' es la otra gran serie donde policías y asesinos en serie forman una mezcla perfecta para crear un producto redondo. Además, a diferencia de lo que ocurre con 'True Detective', en 'Fargo' las dos temporadas estrenadas hasta la fecha son muy buenas.

El frío nórdico y las ganas de matar

Sofia Helin (Saga) y Kim Bodnia (Martin) son los protagonistas de 'Bron/Broen'.
Sofia Helin (Saga) y Kim Bodnia (Martin) son los protagonistas de 'Bron/Broen'.

La novela negra nórdica ha sido inspiración para el desarrollo de un buen número de series de género policíaco de gran éxito. Series producidas en Noruega, Dinamarca o Suecia como 'Varg Veum' (basada en el detective privado creado por el escritor Gunnar Staalesen), 'Forbrydelsen' ('The Killling'), 'Bron/Broen' ('El Puente') o 'Los crímenes de Fjallbacka' (inspirados en las novelas de Camila Lackberg) añaden una nueva perspectiva al género ya que se centran no sólo en mostrar los entresijos de una investigación policial sobre un asesinato o un asesino en serie, sino que, además, pretenden dejar al descubierto las debilidades, los temores, prejuicios o males de la sociedad del país.

¿Alguna ciudad estadounidense sin CSI?

Elisabeth Shue y Ted Danson, dos de los protagonistas de 'CSI'
Elisabeth Shue y Ted Danson, dos de los protagonistas de 'CSI'

El clásico de la investigación criminal por excelencia es 'CSI', una producción del prolífero Jerry Bruckheimer ('Caso abierto', 'Sin rastro') y CBS, que tuvo ramificaciones en CSI Miami, Nueva York o CSI: Cyber. En esta serie vemos el trabajo en equipo de policías y criminólogos que utilizan toda clase de técnicas forenses avanzadas para detener al criminal de turno.

Como todas estas series, son capítulos autorresolutivos con un mismo esquema: asesinato/ataque-intervención del CSI- resolución del caso. Según los expertos, las técnicas aplicadas son reales, pero el tiempo empleado para lograr la resolución de una prueba (de ADN o búsqueda de huellas, por ejemplo) es infinitamente menor a la realidad. 'CSI' nos ha dejado personajes tan carismáticos como Gil Grissom (de 'CSI Las Vegas', la serie original) o el teniente Horatio Caine (de 'CSI Miami').

Sin huesos no hay cadáver

Emily Deschanel y David Boreanaz protagonizan la serie 'Bones'.
Emily Deschanel y David Boreanaz protagonizan la serie 'Bones'.

En una vuelta de tuerca para seguir aprovechando el tirón de las series de investigación y policiacas, nace 'Bones' (Fox). Bones es el sobrenombre de la doctora Temperance Brennan (Emily Deschanel), una famosa antropóloga forense y escritora que trabaja en el Instituto Jeffersonian.

La estructura de los capítulos es la clásica de las series de este tipo, pero el escenario es algo distinto: el equipo que trabaja con Brennan está compuesto por científicos, antropólogos y profesionales de otras disciplinas (como la psicología o bellas artes) a los que recurre la policía (el agente Booth) para resolver casos en los que es necesaria la identificación de un cuerpo que o bien está desfigurado o bien es tan antiguo que no le se pueden aplicar técnicas de reconocimiento de ADN. La serie comenzó a emitirse en 2005 y su última temporada terminó en marzo de 2017.